¡Celebra la Navidad todos los días!

Nena Arias | 3 de diciembre de 2018

Hemos entrado en el mes de diciembre, donde la mayoría de la población mundial celebrará el advenimiento de la venida de Jesús al mundo, en forma humana, para cumplir la misión más importante de todos los tiempos; y eso es liberar a todas las personas del pecado y la muerte a través de su nacimiento, ministerio público, muerte, sepultura y resurrección. Él vino para hacer que los hombres y las mujeres de todas las edades sean mejores ciudadanos que a su vez pueden transformar su cultura en un sistema que todos deseen. ¡Esto es algo no solo para celebrar, sino para gritar desde las azoteas! El cumplimiento de esta gloriosa promesa encabeza todos los demás logros en toda la historia humana, pasada, presente y futura.

Casi 800 años antes de que naciera Jesús, el profeta Isaías anunció a la sociedad israelita corrupta el evento más grande de toda la historia que se llevaría acabo en el tiempo señalado por Dios, es decir, el nacimiento y propósito de la aparición de Jesús en la tierra:

“Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su dominio y la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afirmarlo y fortalecerlo con derecho y con justicia, desde ahora y para siempre. El celo del SEÑOR de los Ejércitos hará esto.” (Isaías 9:6-7)

La Navidad es una de las celebraciones más odiadas por los ateos, los liberales, los progresistas, los socialistas y los marxistas, y podemos esperar una vez más una lucha este año de sus esfuerzos por quitarles el significado a los cristianos que celebran el nacimiento de Cristo en la tierra. Para los cristianos, la celebración en sí misma no es el verdadero problema, sino más bien comprender el verdadero significado, abrazarlo y volver a comprometerse en sus vidas a través de un pacto renovado que acepte el Señorío de Cristo y ser fieles representantes de su gobierno aquí en la tierra como está en el cielo. Dios nunca aceptará un gobierno humano que viole sus estándares de vida y ningún humano puede llevar los títulos de Cristo como lo reveló Isaías.

Cualquier cristiano que no entienda el gobierno de Cristo en su vida, en la cultura y que determine celebrar el nacimiento de Cristo como un día festivo más, experimentará nada menos que una celebración navideña sin sentido que los dejará vacíos, decepcionados y endeudados. No es así para aquellos que entienden y viven bajo el gobierno de Dios. ¡El júbilo de disfrutar de los beneficios de nuestro Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz es una celebración diaria indescriptible y podemos celebrar la Navidad todos los días con alegría renovada! La Navidad no es un evento, es un estilo de vida aquí y para siempre.