La verdad sobre Halloween

Nena Arias | 29 de octubre de 2018

Los fragmentos de información que estoy a punto de compartir con ustedes en breve para presentarles la verdad sobre Halloween, no solo se corroboran en la historia del druidismo, una orden religiosa entre los celtas antiguos, sino también por cuatro exbrujas y brujos que todos han venido a Cristo y han dado testimonios que corroboran estas prácticas y de cómo están en todas partes en nuestra cultura moderna, especialmente aquí en los Estados Unidos. Está en la música, la televisión, la moda, Hollywood, los dibujos animados y las producciones de Disney, solo por nombrar algunos. Los satanistas se alegran de que los cristianos celebren y permitan que sus hijos celebren Halloween con ellos.

Los druidas eran sacerdotes de una religión celta oscura. También fueron referidos como hechiceros y sabios que incursionaron en la oscuridad y la muerte. Se sabía que los druidas bebían sangre en sus rituales y estaban involucrados en el sacrificio humano. En la víspera de Samhain, el 31 de octubre, que ahora conocemos como Halloween, tomaban canastas de mimbre, las llenaban de humanos y las quemaban como sacrificio al dios de los muertos, "el nefasto cosechador". Los druidas celebraban Halloween con gran emoción porque se decía en ese momento que todos los espíritus malignos malvados habían salido de su morada oscura para caminar sobre la tierra y atormentar a los humanos. Los druidas enseñaron a los celtas a vestirse con disfraces macabros y preparar comida para poner en sus porches, para que estos espíritus malignos no dañaran sus hogares ni atacaran sus vidas. Era un "trato" para que los espíritus no hicieran daño. Cada vez que los niños cantan o gritan "truco o trato" están repitiendo y participando en este antiguo festival de la muerte. A medida que la maldad creció, los druidas enseñaron que estas pequeñas golosinas ya no eran suficientes y ahora la gente del pueblo comenzó a traer sacrificios de animales y colgaban las cabezas de los animales y las mostraban en palos para que se vieran como los sacrificios ofrecidos a Samhain, el dios de los muertos, para que los espíritus malignos no les hicieran daño. El 31 de octubre es cuando la diosa Diana, una de las principales diosas, duerme profundamente, y mientras ella duerme, se puede tener una gran comunicación con los muertos. Se dice que la cortina entre la vida y la muerte se hace muy delgada. Con el paso del tiempo, los dioses superiores exigirían sacrificios humanos.

Los sacerdotes druidas se vestían con disfraces horripilantes e iban a una casa en el pueblo y exigían una virgen en esta celebración de año nuevo, el 31 de octubre. Si no se producía una virgen, alguien en tu casa moriría. Si por la mañana no se producía un niño o una niña, se pintaba un hexagrama de sangre con una cara malvada tallada en una calabaza en el porche y la familia moría.

¿Quieres que tus hijos celebren algo tan malvado y espantoso? Se informa que en Halloween se produce el mayor número de robos en refugios para animales y los animales se diseccionan, asesinan y sacrifican. Además, se denuncia una oleada de homicidios y delitos. ¿Piensas seriamente que celebrar este llamado "día festivo" incluso en formas alternativas que a Dios no le importa y te guiñará el ojo por tu participación en esto? Levítico 19:31 dice que no tengas nada que ver con los que consultan a los espiritistas o brujos, son una abominación para el Señor. No tengas nada que ver con esto y dile la verdad a tus hijos. Ellos ven lo suficiente para atar los cabos y entenderán cuando les expliques. No hay forma de que tu hijo pueda ver monstruos y exhibiciones sangrientas en las tiendas y pensar algo bueno sobre estas cosas. No hay forma de justificar la celebración de Halloween incluso con el llamado festival de otoño para apaciguar a la conciencia porque también eso celebra la muerte. Puedes intentar justificarlo vistiendo a tus hijos con disfraces divertidos o incluso angelicales, sin embargo, vas a celebrar algo que Dios llama una abominación. Enseña a tus hijos cómo deben ir. Enséñales a celebrar el camino de la vida, no el camino de la muerte.

Debes ser valiente y decir:

“…Pero yo y mi casa serviremos al SEÑOR.”
Josué 24:15