El surgimiento de la hostigación en Estados Unidos

Nena Arias | 22 de octubre de 2018

“Él está igualmente sobre pueblos e individuos,
para evitar que reine el hombre impío
y que ponga trampas al pueblo.”
Job 34:29-30

¿Ha llegado la ley de la hostigación a los Estados Unidos? La desesperación de los que se opusieron a la presidencia de Trump aún no se puede enfrentar con el hecho de que ganó la elección presidencial de 2016 de manera legal y honrada. Por lo tanto, desde la elección del presidente Trump, hemos sido abordados casi a diario por grupos de "opositores" que todavía quieren anular la última elección a través de mensajes agresivos y groseros verbales y confrontaciones físicas contra los partidarios de Trump. Los asaltos se han librado no solo contra los hombres y las mujeres comunes que votaron por el presidente Trump, sino contra los legisladores y conservadores republicanos en lugares públicos; en restaurantes; en eventos deportivos (donde un hombre armado casi mata al Congresista Steve Scalise). Estos opositores y disidentes están entrando incluso en los pasillos del Congreso y en las mismas cámaras de gobierno. Los disidentes están siendo incitados por las celebridades, e incluso por algunos legisladores como Maxine Waters, muy agresiva y abiertamente opositora, que ha instado a sus partidarios a hostigar y enfrentar a sus oponentes dondequiera que se encuentren los republicanos. La pregunta es, ¿qué van a hacer los republicanos y los conservadores para abordar y enfrentar lo que se ha convertido en un descenso a la ley de la hostigación o será que nos dirigimos hacia la anarquía?

¿Acaso las libertades que los estadounidenses disfrutaron durante tanto tiempo los intoxicaron hasta donde ya no pueden distinguir entre libertad y anarquía? ¿La libertad y la abundancia, que provocan la complacencia y la apatía, nos han llevado a una total dependencia del gobierno de la que ahora nos dirigimos de nuevo a la esclavitud de la que nos liberamos al declarar nuestra independencia de la corona inglesa?

La ley del populacho que mostró su cabeza fea fue muy evidente en las recientes audiencias y confirmación de Brett Kavanaugh, nominado presidencial para el Tribunal Supremo. El trato que le dieron los demócratas ultra liberales en el Senado es claro: intentaron destruir al juez Kavanaugh a toda costa. Fue un esfuerzo sin piedad por destruir a un buen hombre por razones meramente políticas. Eligieron convertirse en una turba contra Kavanaugh en lugar de hacer lo correcto. La vida ya debería haber enseñado a esos demócratas hambrientos de poder que lo que le desean a otros se les regresará y lo que siembran es lo que cosecharán. Esperamos ver los resultados de lo que les vendrá en las próximas elecciones.

Definitivamente es un momento de considerar quiénes somos como país. ¿Realmente creemos en el estado de derecho, o estamos tan airados con el gobierno que el hostigamiento se hará cargo del estado de derecho? Nunca debemos dejar que eso suceda, no sea que la anarquía se haga cargo.

“La ciudad se regocija por el bien de los justos, y cuando perecen los impíos,
hay grito de alegría.”
Proverbios 11:10