El ascenso de la persecución cristiana en China en 2018

Nena Arias | 8 de octubre de 2018

“Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia,
porque de ellos es el reino de los cielos.”
(Mateo 5:10)

Los cristianos chinos están luchando por su fe una vez más y reportan que es incluso peor que durante la revolución cultural bajo el régimen de Mao. Los edificios de sus iglesias, incluso las casas privadas, donde las personas se reúnen para adorar, están siendo cerradas o destruidas. Sus líderes están siendo detenidos y las autoridades están confiscando y quemando Biblias. Pero muchos cristianos no están siendo disuadidos. Dicen: "No necesitamos una iglesia para orar", por lo que se reúnen en la calle para hacer sus oraciones.

La persecución de los cristianos en China en realidad nunca desapareció por completo, pero está aumentando rápidamente una vez más bajo el régimen del Presidente Xi. Se informa que hay un par de factores que han provocado esta nueva ola de persecución. Primero, en febrero de este año, se aprobaron nuevas regulaciones y ahora se están aplicando en el gobierno nacional, luego a nivel provincial e incluso local. El otro factor es que, en marzo, el presidente Xi recibió un contrato de por vida para su presidencia y los límites de mandato ya no se aplican a él. Esto significa que puede ser presidente todo el tiempo que quiera. En este momento, Xi tiene 65 años, por lo que puede tener muchos años para perseguir al pueblo de Dios en China. Incluso antes de convertirse en presidente, como líder provincial, uno de los énfasis de Xi era controlar las expresiones y creencias religiosas. Es interesante que los líderes que están en esto por sí mismos siempre estén en contra de Dios porque ellos quieren ser dioses para la gente. Lo que Xi implementó como líder provincial ahora se está aplicando en todo el país y se está extendiendo a todas partes de China.

La persecución incluye el gobierno que incluso viene a las iglesias en el hogar y las imágenes de Jesús o los versículos bíblicos en las paredes los remueven y dictan que se coloquen carteles patrióticos. Quieren que la gente cante canciones que exalten al partido comunista en lugar de himnos que alaban a Dios. Están obligando a los pastores a aceptar cámaras con reconocimiento facial para que se instalen en sus iglesias u hogares donde las personas se reúnen para adorar para que puedan identificar quién se reúne allí. Quienes rehúsan sus iglesias y hogares son clausurados.

Las iglesias están cambiando sus estrategias y dicen, “si no podemos reunirnos en grupos grandes o en una congregación de cientos, necesitamos reunirnos en grupos pequeños de 15 o 20, por lo que necesitamos más líderes de grupo. La formación de líderes se convierte en una alta prioridad. En otras palabras, los cristianos chinos no se están rindiendo. Sabemos que la persecución de la iglesia en la historia siempre ha hecho que las personas estén más decididas a no abandonar su fe; solo sirve para aumentar el número de creyentes con una fe más fuerte. Dios y su pueblo no serán silenciados.

Los cristianos de todo el mundo necesitan que sea una prioridad orar por nuestros hermanos y hermanas chinos, especialmente por los jóvenes cristianos, porque nunca han experimentado algo así. Sus padres y abuelos saben cómo el poder de Dios da poder y protege en tiempos peligrosos, pero los jóvenes nunca han visto esto. Oremos para que su fe no les falle. De hecho, todos los demás cristianos en tierras donde la persecución de ellos y su fe están en su apogeo también necesitan oraciones fervientes diarias.

También es muy recomendable que expresemos nuestra opinión a nuestro gobierno para usar su influencia, especialmente ahora que el comercio con China está siendo enfatizado y renegociado. Debemos hacerles saber que comerciar solo con bienes materiales y dejar de lado la libertad de creencias no es una buena negociación para nadie.

“Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados son cuando los vituperen y los persigan, y digan toda clase de mal contra ustedes por mi causa, mintiendo. Gócense y alégrense, porque su recompensa es grande en los cielos; pues así persiguieron a los profetas que fueron antes de ustedes.”
(Mateo 5:10-12)

Crédito: Foto AFP / GREG BAKER