Confianza en Dios aun cuando no tiene sentido

Nena Arias | 17 de septiembre de 2018

Aunque la higuera no florezca ni en las vides haya fruto, aunque falle el producto del olivo y los campos no produzcan alimento, aunque se acaben las ovejas del redil y no haya vacas en los establos; con todo, yo me alegraré en el SEÑOR y me gozaré en el Dios de mi salvación. ¡El SEÑOR Dios es mi fortaleza! Él hará mis pies como de venados y me hace andar sobre las alturas. Al director del coro, con mis instrumentos de cuerda.
Habacuc 3:17-19

Una de las primeras preguntas cuando ocurren los desastres naturales es "¿dónde está Dios cuando ocurre un desastre?" O "¿por qué permite Dios que sucedan estas cosas malas si es lo suficientemente poderoso como para prevenirlas?" Estos desastres incluyen terremotos, tornados, tsunamis, huracanes o sequías mortales o inundaciones que causan tanto sufrimiento humano y pérdida de vidas. Si él nos ama y él es el Señor de toda la creación, ¿por qué no previene este sufrimiento? ¿Le importa el arrastre de la pena y el caos? ¿Tienes respuestas precisas y satisfactorias a estas preguntas desafiantes?

Cuando vemos la pérdida y el desastre, las personas luchan por comprender cómo un Dios que es todopoderoso y omnisciente también puede considerarse bueno y amoroso, pero permite tal destrucción, sufrimiento y dolor.

Para comenzar a llegar a la respuesta correcta de por qué Dios permite el sufrimiento humano, pongamos las cosas primero en su lugar. Debemos recordar que el mundo está en un estado caído y nosotros también. Dios no tiene intención de que la raza humana continúe viviendo en un mundo menos que perfecto. Por lo tanto, su objetivo final es liberar al mundo y a nosotros de los efectos del pecado, pero debe hacerse a su manera. Los elementos no funcionan a la perfección debido al pecado. Nuestros cuerpos están en decadencia debido al pecado. La Biblia dice que cuando el hombre cayó en pecado, toda la naturaleza fue maldecida. En otras palabras, era imposible que un hombre pecador viviera en un ambiente perfecto de paraíso, por lo que toda la naturaleza también sufrió una maldición (Romanos 8:19-22). Gracias a Jesús, se puede revertir. A través de Él se nos ha dado la autoridad para tomar el dominio sobre los elementos como lo hizo con la tormenta en el Mar de Galilea cuando reprendió a la tormenta y la tormenta obedeció. “Y despertándose, reprendió al viento y dijo al mar: —¡Calla! ¡Enmudece! Y el viento cesó y se hizo grande bonanza” (Marcos 4:39).

En segundo lugar, no solo el mundo está caído, sino que también tomamos decisiones y llevamos a cabo acciones cuya inspiración y motivos no son correctos, y que producirán resultados que dependerán de su índole, lo que puede causar mucho sufrimiento producido por nosotros mismos.

En tercer lugar, está el juicio de Dios que debe venir porque Dios no permitirá que el pecado quede impune no solo en el más allá, sino en este mundo durante nuestras vidas terrenales. La Biblia enseña que Dios está involucrado en algunos de los desastres naturales debido a su juicio. Las plagas de Egipto son un ejemplo, también el diluvio en los días de Noé. El solo hecho de que Él pudiera prevenirlos muestra que debemos enfrentar directamente el hecho de que algunos desastres naturales suceden con la aprobación de Dios por una causa y un propósito muy justo. Él siempre tiene razones muy justas y una perspectiva mucho más amplia y más completa de por qué esto es así. Pero, si hay algo de lo que podemos estar seguros es que Dios es justo y que nunca lastimará a nadie solo porque sí.

Nuestras oraciones están con las personas que perdieron hogares y seres queridos en los recientes huracanes e incendios forestales de los EE. UU. Hagamos todo lo posible para ayudarlos a reconstruir sus vidas. Podemos hacer más que orar. Podemos donar a organizaciones que hacen un gran trabajo para ayudar a las personas a reconstruir sus vidas nuevamente y atender las necesidades espirituales. También podemos ofrecer un tiempo de voluntariado para ayudar y hacer la vida más fácil para los demás.

Entonces, como pueden ver, desde la perspectiva de Dios, hay una comprensión sobre cómo interpretar cuando llegan los desastres naturales, y cuando ocurre una tragedia, Él es Dios en todas las estaciones de la vida.

Él nos ama y Él es "el mismo ayer, hoy y siempre" (Hebreos 13:8).