¡Feliz 4 de julio!

Nena Arias | 2 de julio de 2018

Otra celebración del 4 de julio está sobre nosotros. El 242° cumpleaños de Estados Unidos está a solo un par de días de la fecha de este escrito. Todos anticipamos un momento de compañerismo con la familia y amigos y todos los adornos que vienen con este día festivo. Los fogones, los picnics, los desfiles, las decoraciones y, por supuesto, la elaborada exhibición de fuegos artificiales que todos disfrutamos. Una sensación de patriotismo se hincha en cada corazón estadounidense verdadero. Además, no podemos olvidar a aquellos que lucharon por nuestra independencia y sacrificaron sus vidas.

Estados Unidos nunca ha temido invasiones extranjeras, incluso frente al infame ataque en Pearl Harbor. Siempre hemos sido un país que está listo para defenderse e incluso es preventivo de la amenaza de guerra en nuestro suelo en todo momento. Estamos siempre en alerta.

Ayudamos a otros países a luchar contra sus enemigos también porque la mayoría de las veces sus enemigos también son nuestros enemigos comunes. Muchos países nos lo agradecen cuando hemos intervenido en sus luchas internas con gobiernos abusivos y opresivos que amenazan incluso con aniquilar a algunos de sus propios pueblos en su búsqueda por mantenerse en el poder.

Pero algo diferente está sucediendo dentro de nuestras fronteras y de costa a costa. La división en nuestro país en muchos frentes se está volviendo más clara. Tenemos enemigos desde adentro que están alzando su fea cabeza de una manera muy agresiva y mordaz empujando la agenda socialista / comunista / marxista con tanta fuerza como puedan reunir. Los políticos arraigados de ambos partidos políticos están siendo derrotados en sus reelecciones por idealistas más jóvenes y más decididos que están luchando para ganar a toda costa, como la joven de 28 años Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York, quien le ganó al político demócrata de 10 términos que esperaba un puesto más alto en el Congreso este próximo período. Ocasio-Cortez simplemente está arrojando los ideales socialistas / comunistas por todas partes y la gente los aceptó. A veces me pregunto por qué los que aman tanto esa ideología no se van a vivir a uno de esos países que viven bajo esos regímenes en lugar de odiarnos tanto y querer convertir a Estados Unidos en algo para lo que nunca fue diseñado.

A medida que observamos nuestro paisaje nacional, ciertamente podemos ver los truenos y relámpagos que amenazan traer una tormenta de tal vez mayores disturbios civiles, como nunca hemos visto en nuestra vida. Los fuertes vientos de los disturbios se están levantando para que todos los vean. Aquellos que no están satisfechos con la dirección que el país lleva están haciendo que sus voces se escuchen cada vez más fuerte. Están arrojando su ira en todas direcciones, pero especialmente hacia el presidente, los miembros de su administración y qué decir sobre su odio hacia los conservadores y los cristianos, que los izquierdistas odian porque les estorbamos el camino para convertir esta nación en algo totalmente irreconocible.

Los tiempos en que vivimos requieren una profunda reflexión y evaluación de la condición moral de nuestra nación en las áreas social, política, económica y educativa. No podemos negar que nuestro futuro como nación se ve sombrío debido al curso destructivo en el que nos encontramos.

Además, no debemos pasar por alto la amenaza de naciones como el gobierno iraní que ha declarado su deseo de eliminar a los Estados Unidos de América. ¿Qué podemos decir de la China comunista que por el momento muestra un gran interés en beneficiarse económicamente y en adquirir toda la tecnología que puede extraer de los Estados Unidos? China ha acelerado enormemente el desarrollo de sus armas hasta el punto de perfeccionar un submarino que no es detectable por radar. La filosofía e ideología comunista de China es tan antagónica a nuestra forma de vida que nunca deberíamos creer por un momento sus intenciones de "paz y buena voluntad", especialmente por la forma en que están aumentando su arsenal de armas.

Si a esto le sumamos el rápido crecimiento de los gobiernos izquierdistas y antiestadounidenses en América Latina, los enormes celos contra los Estados Unidos en Europa y el desprecio y desdén de una mayoría de países de diferentes continentes hacia esta nación, no tenemos una vista panorámica muy favorable. Este sentimiento negativo, al contrario de lo que muchos pueden decir, no se debe solo al hecho de que los Estados Unidos de América en este momento es la nación más poderosa y rica del mundo, sino también que se ha olvidado de Dios y de su fundamento bíblico que le dio su grandeza.

En ese frente, creo que hay un rayo de esperanza en que muchos estadounidenses han despertado a la urgencia de volver a nuestros valores bíblicos originales. Los cristianos han clamado especialmente a Dios por bastante tiempo y Dios ha escuchado esas oraciones, que responderá a su debido tiempo. En el corto tiempo que el presidente Trump ha estado en el cargo, las cosas han comenzado a cambiar. Muchos de nosotros estamos sorprendidos de que alguien que era poco probable que se convirtiera en presidente esté en la Casa Blanca y Dios lo puso allí.

Justo en la última semana se anunció la jubilación del juez Anthony Kennedy, esto significa que por primera vez en muchas décadas tenemos la oportunidad de tener una mayoría conservadora en la corte más alta de la tierra. Con Dios permitiendo esto, podemos revertir algunos de los mayores reproches en contra de nosotros como el aborto masivo y las cuestiones del mismo sexo.

Si comenzamos a limpiar casa y nos volvemos de nuestros malos caminos, entonces Dios escuchará nuestras oraciones y sanará nuestra tierra, para que podamos llegar a ser una nación que trae gloria al Dios del universo, nuestro Creador que nos diseñó para ser una nación que llevaría su nombre y verdad a todo el mundo.

¡Dios, ayúdanos a salvar a Estados Unidos! ¡Feliz cumpleaños No. 242, Estados Unidos!