La tasa de suicidio está aumentando

Nena Arias | 11 de junio de 2018

El acto de suicidio ha pasado a primer plano en estos días cuando dos celebridades de alto perfil decidieron quitarse la vida colgándose. El ícono de la moda Kate Spade y el famoso chef Anthony Bourdain, dos personas que parecían tener vidas muy privilegiadas y deberían haber sido muy felices, según los estándares del mundo, pero que en cambio decidieron poner fin a todo.

Ambos dejaron atrás a sus seres queridos que, sin duda, quedarán devastados por esta tragedia y tal vez lo sean por un largo tiempo. Incluso pueden culparse a sí mismos y seguramente preguntarán una y otra vez: "¿por qué no lo vimos venir? ¿Qué es lo que pasamos desapercibidos?"

Se publicaron nuevos datos federales que muestran que las tasas de suicidio han estado aumentando durante años en casi todos los estados de este país y en todas las líneas demográficas.

La muerte por suicidio de una persona conocida hace que la gente piense sobre este acto, pero como sabemos, el suicidio no es nada nuevo y se informa que en los últimos veinte años la tasa de suicidios en EE.UU. aumentó en un 25 por ciento desde 1996 a 2016 según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés). El número es asombroso porque casi 45,000 estadounidenses, 10 años o más, se suicidaron solo en 2016. También se informa que el suicidio es la décima causa de muerte en este país.

En su mayoría, se culpa a la mala salud mental y sin duda eso es parte de ello. Pero el CDC informa que el cincuenta y cuatro por ciento de los fallecidos en 27 estados en 2015 no tenían una condición conocida de salud mental. Otras causas incluyen problemas y/o pérdida de relaciones (45.1% versus 39.6%), factores estresantes (50.5% versus 47.2%) y crisis recientes / inminentes (32.9% versus 26.0%), pero estas circunstancias fueron comunes en todos los grupos.

Es evidente que hay algo más, además de los desafíos de salud mental influenciando este comportamiento en Estados Unidos, que está causando este aumento en el suicidio. Hay mucho más que es de mayor profundidad porque los humanos no son solo un cuerpo y una mente, también tenemos un espíritu, que es la parte más profunda de cualquier ser humano; es quien realmente somos. Si el espíritu es descuidado y no está saludable, lo cual solo puede ser alimentado, fortalecido y sostenido por el espíritu de Dios, fácilmente puede causar desesperación y que la persona renuncie a la vida. No fuimos creados para vivir la vida solos, sino para vivir totalmente dependiendo de la única fuente que nos puede dar la sabiduría, el entendimiento y la fortaleza para llevar a cabo con éxito la vida, ya sea que alcancemos notoriedad o no.

Todos estamos construyendo una cosmovisión. En otras palabras, es el lente y el filtro con el que vemos toda la vida e interpretamos todas las cosas. La cosmovisión que hemos adoptado influye la forma en que vivimos, lo sepamos o no. Nuestra toma de decisiones se ejecuta a través de este filtro. Nuestras mentes y emociones están determinadas por lo que está en nuestra parte más interna. Primero agotamos los recursos de lo que hay en nuestra mente y emociones. Si eso no es suficiente, profundizamos a nuestro espíritu. Pero si no ha sido nutrido y sostenido por la Palabra y el Espíritu de Dios, que es la única manera de tener un espíritu sano, las personas se quedan con las manos vacías y comienzan a dar vueltas en confusión en la vida hasta que pierden el control. Si nuestro filtro no puede darle sentido a la vida y al mundo, la desesperación, la frustración y la angustia se arraigan y toman el control. Si Dios no es real para el individuo, esa persona no tiene una fuente fidedigna e inagotable de fortaleza que durará toda la vida y dará una verdadera esperanza para la otra vida también. Todo en la vida se vuelve insatisfactorio porque no llenan los anhelos más profundos.

Jesús nos dijo cómo tener una vida fructífera y satisfactoria cuando dijo: “Yo soy la vid, ustedes las ramas. El que permanece en mí y yo en él, este lleva mucho fruto. Pero separados de mí nada pueden hacer.” (Juan 15:5)

Una vez que una persona se da cuenta de que Dios, el Todopoderoso, Creador del universo y sustentador de todas las cosas los ama, se experimenta la satisfacción y un verdadero propósito para la vida que nada más puede reemplazar. Dios no quiere vernos fracasar. Él nos prepara para el verdadero éxito, dándonos talentos, dones y habilidades y oportunidades para hacer algo significativo con nuestras vidas.

Él ha prometido caminar con nosotros y fortalecernos a través del dolor y el sufrimiento, que son necesarios para ayudarnos a desarrollar un carácter fuerte y duradero que nos ayude a navegar a través de las tormentosas aguas de la vida y llevarnos a cosas más grandes y mejores.

Dios quiere que experimentemos una vida hermosa que no es posible sin él, razón por la cual incluso las personas que alcanzan el estatus de celebridad no están satisfechas y se dan por vencidas sin clamar a Dios en su momento de necesidad. Una vez que nacemos de nuevo en la clase de vida de Dios a través de Cristo Jesús, todas las cosas tendrán sentido y se volverán significativas. Familia, relaciones, amistades: cada uno sacará lo mejor de nosotros, y muchas veces, cuanto más desafiante, más esas experiencias nos enriquecerán. Dios es más que capaz de elevarnos a las alturas superiores de una vida verdaderamente significativa que anhelamos, con o sin riqueza, fama o fortuna. Tendremos un propósito verdadero y duradero más grande que nosotros para cumplir nuestro diseño dado por Dios y graduarnos, en el tiempo que Dios determine y no en el nuestro, a una vida eterna y perfecta que comienza aquí en la tierra.

Dios nunca se dará por vencido con nosotros. Él está a tu lado cada vez que lo llamas. Al igual que el hombre que sobrevivió después de saltar desde el puente Golden Gate en San Francisco y se arrepintió en el momento en que saltó. Le gritó a Dios y le dijo: "No quiero morir, lo siento". Es muy raro que alguien sobreviva tal salto. Milagrosamente, Dios envió un león marino para mantenerlo en alto hasta que llegó la ayuda. Eso es lo mucho que Dios nos ama a todos y está dispuesto a llevarnos al triunfo a través de nuestros desafíos sin importar lo difícil que sean. Siempre busca en él tu fuente de fortaleza, conocimiento y sabiduría para superar todo.

“Mejor es refugiarse en el SEÑOR que confiar en el hombre.”
Salmos 118:8