Irlanda legaliza el asesinato de los no nacidos

Nena Arias | 29 de mayo de 2018

Los no nacidos perdieron su derecho a la vida en Irlanda la semana pasada. Esto es tan extraño y triste ya que Irlanda ha sido un bastión de la conservadora Iglesia Católica Romana durante mucho tiempo. Según las estadísticas gubernamentales oficiales recopiladas durante el censo de 2002, la afiliación religiosa de la población es 88.4 por ciento católica romana, 2.9 por ciento Iglesia de Irlanda (anglicana), 0.52 por ciento presbiteriana, 0.25 por ciento metodista, 0.49 por ciento musulmana y menos de 0.1 por ciento judía. Las estadísticas muestran claramente que la religión predominante en la República de Irlanda es el cristianismo, con la iglesia más grande siendo la Iglesia Católica Romana, que es fuertemente pro-vida. ¿Entonces, qué pasó?

Como puedes ver, la fe religiosa predominante en Irlanda es el cristianismo, que afirma leer y aceptar la Biblia como su principal autoridad; esto incluye los libros del Antiguo Testamento de la ley de Dios como la autoridad de la fe cristiana. El Libro del Éxodo, donde están los Diez Mandamientos, indica claramente "No matarás". ¿Cómo pueden los cristianos justificar un voto a favor de acabar con la vida humana no nacida?

La historia nos dice que el aborto no es una práctica nueva, se registró en 1550 a. C. en Egipto, en lo que se llama el Papiro de Ebers (nota 2) y en la antigua China alrededor de 500 a. C. Sin embargo, las civilizaciones modernas parecen pensar que cuanto más "sofisticadas" se vuelven, les da el derecho de tratar a los no nacidos de una manera bárbara. Especialmente, cuando las caídas dramáticas en asuntos de fe disminuyen, la vida pierde valor y se vuelve fácilmente desechable. El dramático colapso del cristianismo en Irlanda en las últimas décadas ha perdido interés en el tema.

Cada vez más, estamos viendo esta cultura de la muerte contra el no nacido recibiendo aceptación social en todo el mundo y convirtiéndose en una práctica "legal" para aniquilar a generaciones enteras. Un voto a favor del aborto es una tragedia en cualquier parte del mundo. Un error no se convierte en un bien simplemente porque la mayoría lo dice. ¿Con qué autoridad piensan los humanos que pueden hacer esto y estar en lo cierto? Muy pronto, el mundo pagará un alto precio por esto porque Dios, quien da la vida, no puede ser burlado. Ninguna persona o civilización que piense que la vida es suya para disponer a su gusto tendrá éxito indefinidamente.

Cada ser humano es una creación especial a la imagen de Dios. Cada persona es dotada por su Creador de enorme valor, por lo tanto, la muerte intencional de cualquiera es una pérdida de algo precioso e irremplazable y somos más pobres por ello. En Estados Unidos, votemos a favor de la vida en cada elección con la esperanza de evitar la ira del Todopoderoso.

"Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó ..." (Génesis 1:27).  “Antes que yo te formara en el vientre, te conocí" (Jeremías 1:5).