El precio de la libertad es sangre

Nena Arias | 21 de mayo de 2018

El sitio web, History.com, tiene esta descripción y definición aparentemente sencilla y concretizada sobre la celebración anual de Memorial Day en Estados Unidos que dice: "Memorial Day es un día feriado estadounidense, observado el último lunes de mayo, en honor a los hombres y las mujeres que murieron mientras servían en el ejército de los EE.UU. Este año, el Memorial Day 2018 (Día de Conmemoración) es el lunes 28 de mayo. Originalmente conocido como Decoration Day (Día de la Condecoración), se originó en los años posteriores a la Guerra Civil y se convirtió en un día feriado federal oficial en 1971".

En este corto párrafo, se aprenden los conceptos básicos de lo que se conoce como el Día de los Caídos en los Estados Unidos. Pero implica mucho más de lo que parece o puede ser adecuadamente expresado en palabras. La verdad es que la defensa de la libertad siempre se ha comprado a través del derramamiento de mucha sangre y tenemos una deuda de gratitud con innumerables personas cuyos nombres nunca sabremos.

En primer lugar, sabemos que no hay una sangre más importante que se haya derramado para nuestra total libertad, espiritual, emocional, física y material, que la sangre de nuestro precioso Salvador Jesucristo. Su sangre es la sangre más importante que jamás se derramó por ti y por mí, sin importar dónde vivamos en el mundo; nunca perderá su poder de salvar, sanar y liberar a toda la raza humana, en el pasado, el presente y el futuro.

Habiendo dicho eso, sabemos que vivir en este mundo y su búsqueda de ganar independencia, poder y control sobre otros para obtener ganancias es una batalla continua en todo el mundo. Como resultado, las luchas y las guerras siempre están ocurriendo. En la actualidad, el sitio www.warsintheoworld.com informa que aproximadamente 67 países están involucrados en más de 773 conflictos y guerras que milicias, guerrillas y terroristas están librando hoy en el mundo. La lista de estas guerras y conflictos se actualizó tan reciente como el 21 de mayo de 2018. Esta es una fuerte evidencia de que la lucha constante por la libertad casi siempre resulta en un derramamiento de sangre.

Por lo tanto, es con mucho aprecio en este Día de Conmemoración, que honramos a aquellos que han pagado el precio máximo por nuestra libertad aquí en Estados Unidos, donde todavía disfrutamos de un grado significativo de libertad, estamos más que agradecidos con todos aquellos que lucharon y derramaron su sangre para luchar y defender estas libertades que disfrutamos hoy.

El presidente Richard Nixon, aunque no fue uno de mis presidentes favoritos, expresó lo siguiente el Día de la Conmemoración, el 19 de mayo de 1973 en la Base Naval de Norfolk, y no pude estar más de acuerdo con él. Citaré extractos:

"Se supone que los hombres y las mujeres que visten el uniforme de nuestro país saludan al Comandante en Jefe ... pero en este día yo, como su Comandante en Jefe, los saludo a todos y cada uno de los estadounidenses que sirven en nuestro Ejército, nuestra Armada, nuestra Fuerza Aérea, nuestro Cuerpo de Marines y nuestra Guardia Costera. Su valentía, su firmeza son la columna vertebral de la influencia de Estados Unidos para la paz en todo el mundo ... Les debemos una deuda de gratitud que nunca podremos pagar ... a los más de 2 millones de hombres y mujeres que ahora sirven en uniforme ... a los millones de veteranos que han vuelto a la vida civil; a los desaparecidos en acción y a aquellos magníficos hombres que los ‘subsistieron’ en los campos de prisiones enemigas; y sobre todo, a la memoria de aquellos que dieron sus vidas por su país ... También estamos agradecidos por la fortaleza y los sacrificios de las familias de militares estadounidenses ... Todo el mundo de hoy está mirando para ver si la bandera sigue ondeando ... Demostremos que sí ... Entonces podemos mirar hacia el futuro con la confianza de que el Día de Conmemoración de las Fuerzas Armadas en los próximos años continuará ... un día de paz para Estados Unidos y para todos los pueblos del mundo".

En este Día de Conmemoración, estamos más que agradecidos por todos los que han servido y están sirviendo. Honramos especialmente a aquellos que se han caído y les damos las gracias y guardamos celosamente los sacrificios que hicieron todos.

Sobre todo, que podamos honrar a nuestro Salvador, el Señor Jesucristo y el precio inestimable que pagó por todos nosotros con el derramamiento de su preciosa sangre que continúa dándonos la vida que realmente importa hoy y por toda la eternidad.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquel que en él cree no se pierda mas tenga vida eterna”.
Juan 3:16