Llenando las iglesias por las razones equivocadas

Nena Arias | 7 de mayo de 2018

Es correcto decir que las iglesias cristianas en Estados Unidos están en problemas. Durante varias décadas, se ha informado una disminución de la asistencia a la iglesia en la mayoría de las denominaciones cristianas fundamentales. La mayoría de las estadísticas nos dicen que casi el 50% de los estadounidenses no asisten a la iglesia. Muchas de las iglesias principales han visto este drástico declive en su membresía y asistencia por varias razones, razón por la cual una razón particular no puede ser señalada como la única razón.

Por otro lado, hay algunas iglesias que están experimentando un crecimiento numérico, pero desafortunadamente por todas las razones equivocadas. Una mala interpretación de lo que se trata el amor, la compasión y la justicia de Dios es atraer a aquellos que han decidido que Dios es más liberal que justo. Han decidido interpretar la Biblia de una manera más humanista y liberal que desde la perspectiva de Dios. Estas personas han encontrado iglesias que les atienden en el nombre de Dios. Han tomado una posición que es más conveniente para sus necesidades con preferencia que al completo consejo no adulterado de la Palabra de Dios que no hace concesiones con el pecado.

En algunas iglesias que aceptan una interpretación menos estricta de la Palabra de Dios, a las personas se les dice una verdad parcial acerca de la Palabra de Dios, que todo puede ser borrado bajo el perdón sin una transformación de vida porque Dios es amor y Él te acepta tal como eres. Él sabe que eres un pecador y pecarás. Esto siempre atraerá a las personas que buscan una manera de justificar la vida pecaminosa y aún así dicen que están con Dios. Pablo señaló a los corintios que el pecado no heredará el reino de Dios cuando les advirtió diciendo lo siguiente: “¿No saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se engañen: que ni los inmorales sexuales ni los idólatras ni los adúlteros ni los afeminados ni los homosexuales ni los ladrones ni los avaros ni los borrachos ni los calumniadores ni los estafadores, heredarán el reino de Dios." (1 Corintios 6:9-10)

Foto: fotomine - FotoliaMucha gente se congregará en iglesias donde el pecado no es llamado por su nombre. Las iglesias han encontrado los puntos débiles en las personas y los problemas y hacen concesiones para hacer que la gente quiera venir a su iglesia. Estos son lugares donde solo predican sermones de "hazme sentir bien" o atienden a las necesidades de la gente. Estas iglesias también han abordado temas como la inmigración ilegal, que permite a los infractores ilegales no solo infringir la ley al ingresar ilegalmente sino también al permanecer ilegalmente en este país; lo hacen con la ayuda de las iglesias y la aprobación completa. Cuando se corre el rumor de que es un refugio seguro, las personas acudirán en masa a ese lugar, ya sea que quieran o no la espiritualidad. El crecimiento numérico puede aumentar, pero no donde realmente cuenta. Viene de iglesias que ofrecen refugio a inmigrantes indocumentados. Otro problema que se utiliza es el control de armas y la aceptación de la agenda homosexual.

Los pastores que empujan a sus congregaciones hacia el activismo con un giro en las Escrituras reconocen que sus esfuerzos podrían acelerar la desaparición de un pilar de la vida estadounidense si no le dan el énfasis correcto a la Escritura, pero lo hacen de todos modos. Sostienen que es la mejor manera de seguir el ejemplo de Jesús, y tal vez la única manera de salvar iglesias cuya pertenencia e influencia ha estado en declive durante medio siglo, las iglesias liberales realmente están atrayendo a los jóvenes milenarios, pero no hacia Dios sin diluir la Palabra.

Algunos pastores temen por su sustento con los niños que todavía están en la escuela y como se van a mantener. Por lo tanto, siguen cultivando lo que a menudo ha sido un club social glorificado para atraer una mayor asistencia. Prefieren ser personas que agradan a los humanos que llenarán sus bolsillos y llenarán las bancas de sus iglesias por razones equivocadas.

Oremos todos y trabajemos para que Estados Unidos tenga una verdadera reforma bíblica. Es su única esperanza de supervivencia.