El doble estándar de la izquierda

Nena Arias | 30 de abril de 2018

Los asuntos de fe, religión e ideologías políticas siempre parecen crear división y tensión entre las personas porque estos asuntos se basan en sistemas de valores profundamente arraigados en sus seguidores. En su mayoría, estos valores son antagónicos entre sí y la gente siente pasión por ellos. Pero en mi tiempo de vida de casi 68 años, al momento de este escrito, nunca había visto tal animosidad y agresiones expresadas ​​hacia un presidente en funciones, o al cargo de la presidencia, como lo estoy viendo para Donald Trump y sus seguidores.

Las personas que demuestran su apoyo a Donald Trump ya sea expresando sus opiniones a favor de él o usando una gorra o camiseta con el lema "Make America Great Again" (MAGA) están siendo discriminados en muchos lugares. Las personas están perdiendo empleos, las familias están experimentando mucha tensión, los jóvenes están siendo marginados en las escuelas, en Hollywood los actores son puestos en la lista negra solo porque hablan en favor de nuestro presidente.

Recientemente, a un hombre se le dijo que abandonara el bar donde estaba sentado para tomar una copa y una comida. El propietario del bar se ofendió por las opiniones políticas del hombre y le dijo que debía abandonar el bar. El cliente decidió demandar por discriminación: un juez de Manhattan dictaminó el miércoles que no hay nada "escandaloso" en expulsar a los simpatizantes del presidente de los bares, porque la ley no protege contra la discriminación política.

Un contador de Filadelfia, Greg Piatek, de 31 años, fue botado de un bar de West Village en enero de 2017, justo después de que Trump tomara posesión de su cargo, por usar un gorro con el eslogan de "Make America Great Again", según su demanda por el incidente. "¡Cualquiera que apoye a Trump, o crea en lo que él cree, no es bienvenido aquí! ¡Y debe irse ahora mismo porque no le serviremos!". Piatek afirma que el personal del bar The Happiest Hour en West 10th Street se lo contó después de que él y sus amigos se quejaron por del servicio descortés que recibían de un barman.

Los propietarios de negocios se reservan el derecho de rechazar el servicio a cualquier persona que consideren no propicia para un buen negocio y algunos incluso publican las razones en algún lugar de su establecimiento. Estas razones pueden incluir rechazar el servicio a aquellos que están vestidos inadecuadamente o algún otro tipo de comportamiento que pueden hacer sentir incómodos a sus otros clientes. Pero lo que estamos viendo es que la libertad es una calle de un solo sentido con los izquierdistas y están influyendo en el sistema en su dirección.

El juez en el caso dictaminó, "Aquí el reclamo de que el demandante no fue atendido y eventualmente escoltado fuera del bar debido a su apoyo percibido para el presidente Trump no es una conducta escandalosa". Sin embargo, en este caso el tribunal aún falló a favor del propietario citando la libertad del propietario de no servir a alguien con quien no está de acuerdo.

¿Desde cuándo es permisible para el propietario de una empresa rehúse el servicio a alguien con el que no está de acuerdo políticamente? Estamos viendo que no está permitido que un panadero, florista o fotógrafo se niegue a prestar servicio por un punto de vista con el que no está de acuerdo. Entonces, ¿por qué es esto aceptable para un empresario liberal pero no para otros empresarios con un punto de vista diferente?

Los dueños de negocios han sido multados por varios estados debido a su negativa en apoyar una práctica particular con la que no están de acuerdo, como las bodas entre personas del mismo sexo, y deben tener la misma protección legal que el propietario del bar. Esto es lógico, pero sabemos que la mentalidad izquierdista no funciona con lógica o hechos. Están dispuestos a torcer, girar o ignorar la ley cuando le conviene a su agenda.

Los panaderos que se negaron a servir en una boda entre personas del mismo sexo no discriminaron a los homosexuales que vinieron a comprar un pastel por alguna otra razón.

Los izquierdistas se niegan a hacer negocios con personas con las que no están de acuerdo regularmente. Y ellos son libres de hacer eso. Pero hay dos sistemas de justicia en Estados Unidos. Lo hemos visto con Hillary y Trump, y lo estamos viendo con personas que tienen creencias religiosas sobre ciertos tipos de prácticas e ideologías sexuales y políticas conservadoras en general.

Otro campo que vemos que los izquierdistas ganan es en los sistemas de las escuelas públicas. Actúan sobre una agenda y no importa si los padres están de acuerdo o no. Por lo general, el sistema escolar gana.

La izquierda ya no esconde su agenda, está en nuestra cara y con sus actitudes nos dicen a los demás que no estamos de acuerdo con ellas, "les guste o no, vamos a tomar el control". ¿Vamos a dejar que lo hagan?

“Porque, si bien en otro tiempo eran tinieblas, ahora son luz en el Señor. ¡Anden como hijos de luz!" Efesios 5:8

"Todo lo que es necesario para que el mal triunfe es que los hombres buenos no hagan nada" -Edmund Burke