La resurrección de Cristo: ¿es un hecho o un fraude?

Nena Arias | 30 de marzo de 2018

El Domingo de Pascua es el día en que casi todo el mundo celebra la Resurrección de Cristo, pero, ¿Fue la Resurrección de Jesús un hecho o un fraude? ¿Cómo sabemos? ¿Hay buenas pruebas para creer en la Resurrección? Esto es muy importante porque si el creyente en Cristo común no puede explicar por qué cree en Él y en Su resurrección, y la mayoría no puede presentar buenas razones, entonces ¿cómo pueden creerlo o dar una respuesta a quienes preguntan sobre la razón de su fe?

En 1 Pedro 3:15 se nos amonesta, “Más bien, santifiquen en su corazón a Cristo como Señor y estén siempre listos para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes, pero háganlo con mansedumbre y reverencia.”

Los cristianos confundimos al mundo cuando no podemos dar buenas razones para nuestra fe. ¿Cómo harías para defender la veracidad de la resurrección de Cristo? La mayoría de la gente quiere saber cuál es la evidencia razonable antes de poder creer, ¿no es así?

Primero, tendrías que buscar la evidencia. Una de las mejores explicaciones bíblicas de la resurrección la encontramos en 1 Corintios 15, Pablo dice que la resurrección de Cristo es la prueba más importante en la cosmovisión cristiana para nuestra fe, porque si la resurrección de Jesús no es verdadera, entonces nuestra fe es en vano—está vacía, es un fraude. Y estoy totalmente de acuerdo con él. En este pasaje a continuación también se nos cuenta de una multitud de testigos que vieron al Jesús resucitado. Los testigos oculares siempre son los más importantes para probar un caso en un tribunal de justicia. Es un pasaje largo pero vale la pena leerlo:

“Porque en primer lugar les he enseñado lo que también recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; que apareció a Pedro y después a los doce. Luego apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven todavía; y otros ya duermen. Luego apareció a Jacobo, y después a todos los apóstoles. Y al último de todos, como a uno nacido fuera de tiempo, me apareció a mí también.

"Ahora bien, si Cristo es predicado como que ha resucitado de entre los muertos, ¿cómo es que algunos entre ustedes dicen que no hay resurrección de muertos? Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo ha resucitado. Y si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra predicación; vana también es la fe de ustedes. Y aun somos hallados falsos testigos de Dios, porque hemos atestiguado de Dios que resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si se toma por sentado que los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo ha resucitado; y si Cristo no ha resucitado, la fe de ustedes es inútil; todavía están en sus pecados. En tal caso, también los que han dormido en Cristo han perecido. ¡Si solo en esta vida hemos tenido esperanza en Cristo, somos los más miserables de todos los hombres! Pero ahora, Cristo sí ha resucitado de entre los muertos, como primicias de los que durmieron. Puesto que la muerte entró por medio de un hombre, también por medio de un hombre ha venido la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados.” (1 Corintios 15:3-8, 12-22)

Entonces, ¿cuál es el caso para entender la Resurrección de Cristo? Es muy posible que Jesús creyera en una causa lo suficiente como para morir por esa causa. Entonces Él fue crucificado, murió y fue sepultado, Pero ¿eso qué? Muchas personas mueren por causas en las que creen lo suficiente como para dar su vida por ellas. Pero no vuelven de entre los muertos presenciados por muchas personas.

Otra evidencia poderosa es que la tumba está vacía. Los escépticos de Jesús no pudieron convencer de que Jesús era un fraude porque no podían producir el cuerpo. Tampoco pudieron probar que había sido robado.

Los discípulos dijeron que lo vieron resucitar de entre los muertos, pero ¿es suficiente? Ellos fueron sus seguidores, hay todo tipo de personas que creen en muchas cosas que no son ciertas. Pero eso no lo hizo verdadero simplemente porque creían que era verdad. Pero también se nos dice en 1 Corintios 15:6 “Luego apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven todavía; y otros ya duermen.”

Algunos escépticos dicen que tal vez Jesús no murió así que después de que todo sucedió, él simplemente fue resucitado como lo hacen los paramédicos. Los expertos en las víctimas de muerte dicen que hay tres evidencias conocidas como el triángulo mortis que los que lo rodearon habrían reconocido en una persona muerta. 1) Primero está el enfriamiento que se conoce como algor mortis. 2) Después el cuerpo se pone rígido, conocido como rigor mortis, endurecimiento de las articulaciones y los músculos de un cuerpo unas pocas horas después de la muerte. 3) una vez que el cuerpo deja de funcionar, el corazón deja de bombear, la sangre es atraída por la gravedad a la parte más baja de su cuerpo y se pone negra y magullada, esto es livor mortis. La gente del primer siglo habría reconocido estos síntomas puesto que ellos enterraban a sus muertos.

Hay escépticos quienes dicen que todo el asunto de resucitar a Jesús fue una teoría de conspiración, pero esto tampoco funciona porque una teoría de conspiración es muy difícil de lograr y una conspiración exitosa tiene que tener cinco elementos para ser verdad. 1) Una teoría de conspiración debe tener el menor número de coconspiradores porque es más fácil para dos personas decir una mentira que mucha gente. 2) Además, deben mantenerlo por el menor tiempo posible. Es fácil decir una mentira durante una hora que durante un año o más tiempo. 3) Los conspiradores deben tener una muy buena comunicación porque la historia tiene que coincidir con exactitud con los otros coconspiradores. 4) Si los coconspiradores tienen una relación familiar ayuda porque los miembros de la familia generalmente no delatan a sus familiares. 5) La presión de una investigación causa que se quebranten. Pero si no hay nadie presionándolos, puede continuar para siempre. Estas cinco cosas tendrían que estar en su lugar para una conspiración cristiana de éxito con respecto a la resurrección de Cristo. También había gente bajo presión para decir la verdad. Pablo menciona que más de 500 personas fueron testigos en el mismo día.

¿Cuánto tiempo tendrían que mantener la conspiración? ¿Unos pocos días, unas pocas semanas, seis meses, seis años? ¿O seis décadas? No es posible que más de 500 personas hayan podido mantener su teoría de la conspiración durante 60 años, que es la duración aproximada de la vida de los discípulos. Los investigadores dicen que, en realidad, las teorías de conspiración se rompen en un corto período de tiempo porque las partes deben continuar teniendo una buena comunicación entre ellas para asegurarse de que continúen contando la misma historia. Los discípulos y todos los creyentes fueron dispersados ​​a muchos lugares y naciones. Todos los discípulos fueron presionados, torturados e incluso martirizados y aún se mantuvieron en la verdad hasta su muerte. Ninguno de ellos cambió su historia sobre Jesús, quién era, lo que hizo, cómo murió y que resucitó y que ellos fueron testigos presenciales de todo ello.

Luego está la evidencia singular de Pablo puesto que fue un perseguidor de cristianos. ¿Tu crees que él quería que Jesús estuviera vivo? ¡Por supuesto que no! Sin embargo, él dio testimonio de cómo Jesús se le apareció rumbo a Damasco para perseguir a los cristianos.

Luego hubo el incidente de Tomás quien dudó. Él era un discípulo de Jesús que no estaba presente cuando el Jesús resucitado se apareció a los 10 discípulos. Era un escéptico que se negó a creer sin una experiencia personal directa: Tomás, se negó a creer que el Jesús resucitado se había aparecido a los otros diez apóstoles, hasta que pudo ver y sentir las heridas recibidas por Jesús en la cruz. Gracias a Dios por Tomás ...Juan 20:26-29 dice “Ocho días después, sus discípulos estaban adentro otra vez y Tomás estaba con ellos. Y aunque las puertas estaban cerradas, Jesús entró, se puso en medio y dijo: —¡Paz a ustedes! Luego dijo a Tomás: —Pon tu dedo aquí y mira mis manos, pon acá tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente. Entonces Tomás respondió y le dijo:—¡Señor mío y Dios mío! Jesús le dijo: —¿Porque me has visto, has creído? ¡Bienaventurados los que no ven y creen!”

La máxima prueba final y más poderosa de la Resurrección de Cristo es tu explicación ¿Estás abierto a experimentar a este Jesús resucitado? ¿Lo has tomado en serio y lo has probado en tu propia vida o ya has decidido que no puede ser real así que la evidencia no importa? ¿Si no, porque no?

La única razón por la cual las personas no creen en Cristo resucitado es porque han decidido que no quieren creer y siempre encontrarán la forma de justificar su rechazo preconcebido hacia Él.

Pregúntate a ti mismo: ¿quién es el Cristo resucitado para mí? Sólo tu puedes contestar a esa pregunta.

  © Big Book Media Ltd. Derechos Reservados