Por qué los Diez Mandamientos nunca serán eliminados

Nena Arias | 26 de marzo de 2018

"El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”.
Mateo 24:35

Desde que la rebelión contra Dios entró a la raza humana, los humanos siempre han tratado de crear leyes, planes y alternativas que funcionen para ellos igual al orden establecido por Dios para todas las cosas, pero nunca han tenido éxito y nunca tendrán verdadero éxito.

Los seres humanos escriben sus políticas gubernamentales que llenan miles de páginas en sus esfuerzos por hacer las cosas bien, pero nunca lo hacen. Dios ha escrito sus políticas gubernamentales en diez frases simples pero poderosas que cubren todas las áreas necesarias para un buen orden social y que producirán paz y prosperidad para todos.

Los humanistas han dado sus mejores esfuerzos durante milenios para destruir los mandamientos de Dios. Trabajan duro para oprimir, discriminar y atacar al pueblo de Dios con la esperanza de disuadirlos de seguir a Dios, pero Dios siempre ha tenido un pueblo que no será intimidado o subyugado, incluso si tienen que pagar con sus vidas.

La estrategia del humanista para luchar contra Dios y su pueblo en nuestros tiempos incluye eliminar la mención de Dios en todos los lugares públicos mientras protestan para que se eliminen todos los símbolos bíblicos religiosos de los edificios del gobierno y las propiedades federales. Incluso litigan estos casos con dinero de los contribuyentes en nuestros tribunales. Usan nuestro propio dinero contra nosotros porque confían en el hecho de que no tenemos el dinero para luchar. Su lucha no es contra nosotros, sino contra Dios mismo. Saben que sus mejores esfuerzos a lo largo de los siglos no han servido para deshacerse de Dios, por lo que dirigen su atención hacia la eliminación de su pueblo.

Aquellos que quieren ser su propio dios y tienen su propia autoridad para hacer sus propias leyes, que pueden cambiar en cualquier momento, dicen que no se puede legislar la moralidad, sin embargo, nunca pueden dejar de legislar sin moralidad. Sin embargo, tienes que dárselos, su tenacidad, agresividad y persistencia han hecho tremendos avances, incluso en una nación como Estados Unidos, que tenía una base cristiana en sus comienzos y cuyo 70% de ciudadanos aún afirman ser cristianos. Podemos ver esto en la forma en que se han apoderado y controlan totalmente nuestros sistemas de educación pública y cómo están adoctrinando a las generaciones en su mentalidad, han logrado la legalización del aborto bajo demanda que ha asesinado a cerca de 60 millones de bebés, los "matrimonios" entre el mismo sexo ahora son ampliamente aceptados, la creciente aceptación del transgénero y el robo gubernamental sin encubrimiento siguen y siguen.

¿Deberían las leyes de Dios gobernar a la humanidad o las reglas de sus propios caprichos funcionarán? ¿Son felices las personas al ser gobernadas por el Estado o prefieren ser libres bajo Dios? Esta es la batalla eterna, que continúa todos los días en nuestro mundo.

Los humanistas se engañan a sí mismos al decir que no se puede legislar la moralidad, pero siguen legislando leyes contra malhechores como asesinos, ladrones, adúlteros y todo tipo de delincuentes. ¿De dónde sacaron el código moral para hacer eso? Se adueñan de los valores morales de Dios pero lo rechazan y lo pelean todo el tiempo. En última instancia, toda moralidad es de naturaleza religiosa ya que se basa en fundamentos establecidos por Dios para todas las cosas.

Incluso en los tribunales de justicia, los casos se discuten en términos de lo que es moral o inmoral. Por más que lo intenten los que odian a Dios no pueden alejarse de la ley establecida de Dios que claramente delinea todas sus diez frases esenciales e ineludibles conocidas como los Diez Mandamientos.

Dios dijo, “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mateo 24:35).

Los Diez Mandamientos fueron establecidos por todos los tiempos desde que fueron entregados a Moisés y la nación de Israel en el Monte Sinaí para ser sus guardianes y darlos al mundo, así que desde que Dios creó estas preciosas leyes nunca podrán ser erradicadas. Las personas pueden optar por no observarlas, pero siempre serán juzgadas por ellas.

“La hierba se seca y la flor se marchita; pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre”.
Isaías 40:8