Los hombres y las mujeres son creados iguales

Nena Arias | 12 de marzo de 2018 

Entonces dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y tengan dominio…sobre la tierra”. Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó. Dios los bendijo y les dijo: “Sean fecundos y multiplíquense. Llenen la tierra; sojúzguenla y tengan dominio…sobre la tierra”.
Génesis 1:26-28

La Biblia registra el origen de toda la creación en su primer libro: Génesis. El pasaje anterior establece claramente el origen del hombre y la mujer. He resaltado en “negritas” las palabras en plural para señalar que en el plan de Dios, el hombre y la mujer se colocan en el mismo nivel de importancia, valor y propósito. A los ojos de Dios, ambos son lo mismo.

Incluso después de la caída de Adán y Eva en el pecado, continuaron siendo los mismos a los ojos de Dios, aunque Dios tuvo que establecer un orden social para la familia en los roles que cada uno debe llevar a cabo. El hombre es responsable de su familia y la mujer es su ayudante. Ambos son uno en autoridad con respecto a los niños. "Honra a tu padre y a tu madre" es el quinto mandamiento y no hace distinción en la parte de honor solo en el papel que desempeña cada uno. El hombre es padre, proveedor y protector. La mujer es madre, concibe, los lleva en su vientre y da a luz a los hijos, pero juntos, marido y mujer, son uno. (Génesis 2:24)

El pecado distorsionó a los humanos, debido a la desobediencia, ahora ambos querían ser su propio dios. Creyeron en la mentira de Satanás cuando les dijo, "serás como Dios" (Génesis 3:5), desde entonces esta batalla de los sexos es una batalla antigua y seguirá enfureciéndose hasta que tanto hombres como mujeres se rindan y dejen de luchar contra Dios y su diseño de ellos. Jesús vino a restaurar todas las cosas a su orden original. Pablo lo declara de esta manera: "Esta es la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo para todos los que creen. Pues no hay distinción” (Romanos 3:22).

Cada año en el mes de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer.

En 1914 se celebró el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo, ese día era domingo y ahora siempre se celebra el 8 de marzo en todos los países. La celebración del Día de 1914 en Alemania se dedicó al derecho de voto de las mujeres, que las mujeres alemanas no ganaron el voto hasta 1918.

En Estados Unidos, en 1987, el Congreso declaró marzo como el Mes Nacional de la Historia de la Mujer. Cada año se emite una Proclamación Presidencial especial que honra los logros extraordinarios de las mujeres estadounidenses. Eso parece bastante noble, pero ¿es eso lo que significa para la mujer moderna?

El Proyecto Nacional de Historia de la Mujer afirma: "Estamos volviendo a contar la historia y cambiando el futuro". En realidad están reescribiendo la historia pero ¿ha sido para mejor? ¿Han ganado las mujeres un mayor valor desde que comenzaron estos movimientos? La respuesta clara es que no.

Está claro que la "celebración" de las mujeres de hoy en día no incluye a todas las mujeres y todas las cuestiones que atañen a las mujeres. Fingen que se preocupan por todas las mujeres, pero ¿de verdad? ¿Mencionan los 22 millones de mujeres desaparecidas en los Estados Unidos debido al aborto? Y eso ni siquiera está contabilizando los abortos selectivos del sexo que tienen como objetivo a bebés no nacidos en este país. ¿Dónde están sus derechos? ¿Dónde están los derechos de aquellas mujeres que no apoyan sus cosmovisiones y agendas, y aquellas mujeres que eligen ser amas de casa, y aquellas mujeres que son cristianas? En pocas palabras, estos llamados movimientos de mujeres se han convertido solo en marchas de mujeres demócratas / liberales. Parece que solo la "libertad de elección" para matar a sus hijos por nacer y "derechos reproductivos" es lo que suena más fuerte proveniente de estas mujeres, especialmente dado que su símbolo de elección es un sombrero con forma de vagina.

Las mujeres en Estados Unidos son más que vaginas. Son admiradas y reconocidas en valor no por las protestas ruidosas en las calles para exigir respeto; sino lo ganan por su dignidad, carácter noble y contribución valiosa a la sociedad. Saben que la mano que mece la cuna gobierna el mundo. Un hombre o una mujer que se respetan a sí mismos y a los demás vive una vida productiva en servicio a Dios y a los demás nunca tienen que marchar en las calles o tocar su propia trompeta para alabar su valor y ser notados, o respetados. Lo siguiente es citado del sitio The American Conservative:

Alexis de Tocqueville llegó a Estados Unidos en 1831 para estudiar sus prisiones, pero terminó documentando casi todas las facetas de la vida estadounidense. Con curiosidad periodística, el aristócrata francés escudriñó la religión y el gobierno de los Estados Unidos, su sociedad e industria. Quería saber qué permitió a los Estados Unidos superar a Europa como la superpotencia política y económica del mundo. ¿Su conclusión? Las mujeres estadounidenses eran las responsables del éxito de este país.

Las mujeres que vio Tocqueville no eran directoras ejecutivas o celebridades, políticas o atletas profesionales. Estaban confinadas en gran parte al hogar: a limpiar, cocinar y cuidar a los niños. Pero para el joven historiador político, ninguna posición parecía más importante. "Nunca ha habido sociedades libres sin moral, y ... es la mujer la que moldea la moral", escribió. Tocqueville vio a las mujeres estadounidenses como la piedra angular de la familia, las que unieron a todos los demás. Al asumir la responsabilidad principal del hogar, las mujeres estadounidenses permitieron que sus esposos cumplieran sus roles como proveedores y protectores, y ambos trabajaron para lograr un objetivo común: fortalecer a la familia. Estos papeles tradicionales de hombres y mujeres, calumniados hoy como "estereotipos de género" dañinos, son precisamente lo que ayudó a hacer a Estados Unidos excepcional a los ojos de Tocqueville.

El verdadero valor de la vida de cualquier persona, hombre o mujer, no está en su género, sino en su calidad de carácter. Nuestro verdadero valor y libertad se encuentra en el trabajo restaurador de Cristo para redimirnos de nuestro estado caído.

"Ya no hay judío ni griego, no hay esclavo ni libre, no hay varón ni mujer; porque todos ustedes son uno en Cristo Jesús.”
Gálatas 3:28