Se está pagando el precio por echar a Dios fuera de las escuelas

Nena Arias | 26 de febrero de 2018

¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos traman cosas vanas? Se presentan los reyes de la tierra, y los gobernantes consultan unidos contra el SEÑOR y su ungido, diciendo: “¡Rompamos sus ataduras! ¡Echemos de nosotros sus cuerdas!” Salmos 2:1-3

No hay duda de que nuestra cultura está pagando un precio muy alto por sacar a Dios de nuestras escuelas públicas. Trágicamente, continúa habiendo más tiroteos escolares en Estados Unidos y estos incidentes están aumentando desde el primero de su tipo en 1999 en Columbine High School. En la Escuela Preparatoria Columbine en Littleton, Colorado, dos adolescentes mataron a una serie de personas el 20 de abril de 1999, el conteo final quedó en 13 personas muertas e hirieron a más de 20 personas antes de suicidarse. En ese momento, la masacre fue el peor tiroteo en la escuela preparatoria en la historia de Estados Unidos y provocó un debate nacional sobre el control de armas y la seguridad escolar, así como una importante investigación para determinar qué motivó a los pistoleros, Eric Harris, de 18 años, y Dylan Klebold, 17. Ese incidente ya no es el más grande de su tipo, otros tiroteos escolares han reemplazado al número de muertos.

¿Te has preguntado a ti mismo por qué esto no sucede en otras naciones del mundo? ¿Has oído hablar de alguno? Yo no. Me he hecho esta pregunta.

Cuando ocurren estas tragedias, muchas personas claman por el control de armas como si eso solucionara el problema.

En Estados Unidos, ha habido armas de fuego en la escuela, mucho antes de que hubiera tiroteos en las escuelas. Un ministro bautista en Oklahoma escribe: "En el estacionamiento de la escuela, cada cuarto automóvil era una camioneta pickup, la mayoría de los cuales tenía un estante para rifles en la ventana trasera, un rifle de cacería colgaba en el estante y las ventanas abiertas. Nunca escuchamos algo como un tiroteo en la escuela. Sabíamos lo correcto de lo incorrecto. Sabíamos moralidad. La mayoría de los estudiantes asistían a la iglesia al igual que la mayoría de nuestros maestros".

Por supuesto, sabemos que las armas en las manos equivocadas pueden causar daños graves. Pero las armas y la accesibilidad a ellas nunca es el problema. El problema real vuelve al corazón pecaminoso de las personas. El problema real con todos los actos pecaminosos es el corazón pecaminoso de la humanidad.

Una persona o una nación que excluye a Dios de su vida y cultura no debe esperar que la ley y el orden prevalezcan porque no hay otra fuerza real para impedir que el pecado se manifieste. Ninguna cantidad de leyes y su cumplimiento pueden restringir el pecado en los seres humanos pecaminosos. Es de sentido común que cuando quitas a Dios de la imagen, lo único que queda son individuos pecaminosos, corruptos y depravados. La sociedad como un todo nunca admitirá esto ahora, pero hubo un momento en Estados Unidos en que todas las personas lo sabían.

En una serie de tres decisiones de la Corte Suprema en 1962 y 1963 –de eliminar la Biblia y la oración de nuestras escuelas públicas– fue una decisión mortal de importancia espiritual en la historia de nuestra nación en los últimos 55 y 56 años.

En Estados Unidos, se permitió que el humanismo se infiltrara y muchos de los objetivos de los humanistas se lograron en la arena de las escuelas públicas. Pero prohibir la Biblia en las escuelas públicas no ha producido el resultado que imaginaron. De cualquier manera que lo veas, nuestras escuelas públicas son un desastre, y el repudio de nuestra rica herencia bíblica-cristiana en las escuelas tiene todo que ver con eso. Entonces, lo que realmente necesitamos es control del corazón y no control de armas.

Podríamos quitar todo lo que pueda usarse como arma, como automóviles, aviones, bates beisbol, cuchillos, hachas, etc., pero sin un cambio de corazón por parte del poder de Dios, la gente encontrará algo para usar como un arma cuando su corazón está empeñado en hacer daño. El primer asesinato registrado en la historia humana de Caín asesinando a su hermano Abel es un excelente ejemplo de esto (Génesis 4).

¿Qué se puede esperar de nuestros jóvenes cuando se les ha dicho toda su vida que no hay Dios o que él no importa y que los humanos no son mejores que los animales o los objetos inanimados? Sin embargo, la imagen de Dios dentro de ellos los alerta a la conclusión opuesta. Entonces la confusión es demasiada para muchos de ellos.

Por cierto, prepárense porque todavía no hemos visto el impacto total del humanismo en nuestro país. Todavía estamos al borde de los valores derivados de nuestra herencia cristiana, sin ellos continuaremos viendo los resultados trágicos.

William McGuffey, el autor del siglo XIX de los lectores de McGuffey, predijo: "Borren todo pensamiento y temor de Dios de una comunidad, y el egoísmo y la sensualidad absorberán al hombre completo ... La virtud, el deber, el principio, serían burlados y despreciados como sonidos sin sentido. Un sórdido interés propio suplantaría cualquier otro sentimiento; y el hombre se convertiría, de hecho, en lo que la teoría del ateísmo declara que es: un compañero de brutos".

Tengan la seguridad de que más leyes y más regulaciones no resolverán el problema, incluso si se aplicaran correctamente.

Tenemos un veneno tóxico llamado pecado que corre a través de nuestra sociedad que se ha dejado correr desenfrenado, y no se ha permitido aplicar la única solución, que es la moral bíblica. Debemos orar por una reforma bíblica. Creo que es la única esperanza real de los Estados Unidos. Mientras tanto, estamos cosechando lo que hemos sembrado, esencialmente alejando a Dios de nuestras escuelas y nuestra vida nacional.

“Y ahora, oh reyes, sean sabios; acepten la corrección, oh gobernantes de la tierra Sirvan al SEÑOR con temor y alégrense con temblor. Besen al hijo, no sea que se enoje y pierdan el camino; pues se enciende de pronto su ira. ¡Bienaventurados todos los que en él se refugian!” Salmos 2:10-12