¿Tenemos el derecho de ser pasivos hacia el aborto?

Nena Arias | 12 de febrero de 2018

“Por tanto, al que sabe hacer lo bueno y no lo hace, eso le es pecado.”
Santiago 4:17

Recientemente escuchamos el primer discurso del Estado de la Unión de Donald Trump. Debo admitir que escuché algunos puntos muy buenos y logros veraces de esta administración, incluyendo algunos toques muy humanos al presentar a invitados especiales con historias muy conmovedoras de eventos que han sucedido en sus vidas dignos de dar a conocer a la nación y de lo que algunos de los temas importantes que se están estudiando y deben abordarse para satisfacer mejor las necesidades de nuestros ciudadanos.

Observé que un tema extremadamente importante se excluía convenientemente de los temas que deben abordarse con urgencia en nuestro país, y que tantos presidentes y congresos han sido demasiado cobardes para abordarlo por completo, y ese es el tema del aborto legalizado. Todos los grandes logros y objetivos de una presidencia y una nación son inútiles si el valor de la vida se ve disminuido.

La devaluación de la vida humana es una de las graves señales de advertencia de una cultura en crisis: una nación que ya no protege a los débiles, como los muy ancianos y los muy jóvenes, porque no valora la vida por encima de otras prioridades ya está destinada a una caída ruinosa.

La gente puede entusiasmarse todo lo que quieran sobre los avances económicos que esta administración está logrando y las promesas de restaurar la riqueza de Estados Unidos, pero a menos que eliminemos este reproche contra nosotros desde la perspectiva de Dios, estamos en un grave problema.

No debemos negar que estamos en decadencia social, cultural y moral. El aumento de la inmoralidad en una nación que abandona la idea del "bien" contra "el mal" y tolera la indecencia sobre la base del relativismo moral. Esta es una nación que se dirige por el camino de la destrucción. Desde hace algún tiempo, en Estados Unidos, hemos estado abandonando nuestras creencias espirituales y cambiándolas por creencias políticas, pero la política y el gobierno, a la manera del hombre, jamás nos salvarán de las consecuencias del pecado.

Tal es el reproche del asesinato de bebés en el útero de la madre en esta nación. Cuando se rechaza una ley tras otra en el Congreso que nos acercaría más a la eliminación del aborto, es despreciable y desalentador. Nos empuja más y más hacia la ladera fangosa de la inmoralidad hacia nuestra destrucción.

El partido que defiende mayoritariamente los "derechos" del aborto es el Partido Demócrata. Pero el Partido Republicano no está exactamente limpio en esto. Con una mayoría republicana en ambas cámaras y un presidente republicano en la Casa Blanca, el fallo en el caso Roe v. Wade podría haberse revertido hace mucho tiempo si aquellos que dicen ser verdaderamente pro-vida defenderían esa postura. En este momento los republicanos tienen toda la munición política necesaria para salvar millones de vidas en este país, pero son demasiado cobardes para hacerlo. Han hecho débiles intentos para prohibir los abortos tardíos y los bebés que son el resultado de la violación y el incesto. Pero saben que estos proyectos de ley nunca serán aprobados.

Por otro lado, la mayoría de los partidarios de la vida en el Congreso afirman ser de la fe cristiana, lo que lo hace aún más atroz porque Dios nos hace responsables de proteger la vida en todas las etapas de su desarrollo. El mandamiento de "no matar" se aplica a toda la vida humana en cualquier etapa. Debemos proteger la vida en todas las etapas, entonces, ¿por qué solo luchan por los abortos tardíos? ¿Por qué no proteger todas las vidas en todas las etapas? Además, ¿dónde encuentran los legisladores cristianos su posición de que un bebé concebido a través de la violación y el incesto tiene que pagar por los pecados de otros al extinguirle su vida? ¿No sabía Dios que un bebé bajo tales circunstancias no debería ser concebido o permitió su concepción porque tiene un plan hermoso para esa vida a pesar de las circunstancias de su concepción? Sabemos que este último es la verdad.

Somos moralmente responsables ante Dios por todo el derramamiento de sangre inocente que está ocurriendo en este país, y tenlo por seguro que hay sangre en nuestras manos, entonces, ¿por qué pensamos que podemos mirar hacia otro lado para no ver este horrendo pecado?

Los cristianos no tienen ningún negocio de votar por políticos a favor del aborto, punto. Los pastores deberían dejar esto muy claro desde sus púlpitos. Te conviertes en cómplice de estos crímenes ante Dios si no los repudias y haces todo lo posible para erradicarlos. Esta extrema sed de sangre en la política y en nuestra cultura debe cesar y debemos llamarle por el nombre de lo que es.

No tenemos el derecho de no repudiar esta masacre a plena vista. Los bebés están siendo desmembrados y cortados en pedazos mientras todavía están vivos, o quemados con soluciones salinas dentro del útero de la madre, o inyectados con dosis masivas de veneno para matar al niño y hacer que la madre entregue un bebé muerto, o el espeluznante proceso de aborto del nacimiento parcial, que hace que el bebé completamente desarrollado nazca pies primero excepto la cabeza, luego insertan y colocan un tubo aspirador a través de la parte posterior de la cabeza de los bebés, luego proceden a aspirar sus sesos. Después de matar a este niño, las partes se ensamblan en una mesa para asegurarse de que no dejan ninguna pieza dentro de la madre. ¡Digámoslo como es! Aquellos que están a favor del aborto están a favor de estos horrendos crímenes "legales".

Esta industria multimillonaria de la muerte debe cesar y debemos hacer todo lo posible para salvar vidas y condenar a quienes viven de esta industria delictiva. No votes por candidatos que están a favor del aborto, educa a quienes te rodean contra esto y se proactivo, dile a tus pastores que enseñen los hechos desde la perspectiva de Dios, y puedes dar donaciones a organizaciones que están peleando a favor de la vida. También puedes ser voluntario en un centro local cristiano que ayuda en el embarazo en tu comunidad para salvar vidas y puedes orar sin cesar. Que Dios nos ayude ... a cambiar esto.

Recuerden, “…al que sabe hacer lo bueno y no lo hace, eso le es pecado” (Santiago 4:17).