La fatiga política puede desanimar la oración por la nación

Nena Arias | 5 de febrero de 2018

“Por esto exhorto, ante todo, que se hagan súplicas, oraciones, intercesiones y acciones de gracias por todos los hombres;  por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que llevemos una vida tranquila y reposada en toda piedad y dignidad. Esto es bueno y aceptable delante de Dios nuestro Salvador.”
1 Timoteo 2:1-3

Hace poco escuché a un predicador / orador itinerante decir que muchas iglesias que ha visitado últimamente, que solían orar por el país, han dejado de hacerlo. Sabiendo la importancia de la oración, ¿qué pudo haber causado eso? ¿La gente simplemente descontinuó el hábito? Si les importa Estados Unidos, ¿por qué dejarían de orar por eso?

¿Podría ser la hostilidad y el odio especialmente provenientes de los medios de comunicación lo que está haciendo que las iglesias tengan miedo e intimidación o simplemente decidieron retirarse de la política incluso hasta el punto de no seguir orando por los Estados Unidos? ¿Acaso pensaron algunos cristianos que, después de las elecciones de 2016, ya hemos hecho nuestro trabajo para elegir mayorías conservadoras en ambas cámaras y colocamos a un republicano en la Casa Blanca, sin duda los conservadores que elegimos harán su trabajo así que “podemos tomarnos unas vacaciones largas” y relajarnos en la política por un tiempo?

Los pastores siguen siendo los líderes. ¿Temen los pastores orar en voz alta por los que tienen autoridad como las Escrituras dicen por temor a que alguien en la congregación se ofenda y lleve su queja a los medios o de alguna manera la haga pública?

Otros piensan que cada vez que mencionen el nombre de Donald Trump deben defenderlo de alguna manera o que es una aprobación de quién es. Ciertamente veo que eso puede ser un desafío para los cristianos, especialmente con los valores y principios bíblicos que siempre debemos defender.

Tony Perkins, presidente del Family Research Council, publicó un artículo el 26 de enero de 2018 titulado "Apoyo a Trump porque ha cumplido, no porque sea un modelo a seguir". Dijo: "Respeto que existan algunos conservadores muy frustrados que la izquierda busca distraer y dividir. Pero si nos preocupamos por el futuro de nuestra nación, debemos ocuparnos del presente. Esto no es una lealtad ciega por parte de los evangélicos. Este es un apoyo razonado para un líder político que ha cumplido y mantenido sus promesas de campaña".

Franklin Graham dijo esto sobre Donald Trump: "Ciertamente no lo consideramos el pastor de este país, y él no lo es. Pero aprecio el hecho de que el presidente se interesa por los valores cristianos, tiene una preocupación por proteger a los cristianos, ya sea aquí en casa o en todo el mundo, y aprecio el hecho de que él protege la libertad religiosa y la autonomía".

En Daniel 2:21, él nos recuerda que cuando se trata de gobernantes, es Dios quien decide estos asuntos. Él dice: “Él cambia los tiempos y las ocasiones; quita reyes y pone reyes. Da sabiduría a los sabios y conocimiento a los entendidos”.

Te pregunto, ¿oraste antes de votar en las elecciones presidenciales de 2016? ¿Crees que Dios escuchó tus oraciones junto con millones de otros cristianos que también estaban orando para que Dios interviniera en las elecciones? ¿Consideraste la alternativa? Oramos, investigamos e hicimos nuestra tarea, y luego votamos. Es Dios quien dio el resultado. Lo mismo se aplica a todas las otras elecciones y a las demás presidencias, ya sean buenas o malas, es Dios quien elige. Se dice que las personas tienen el gobierno que merecen. Entonces todas las presidencias deberían hacer que hagamos un inventario y sepamos lo que Dios nos está diciendo como nación y lo que debemos hacer para acercarnos a él.

Cuando se trata de orar por nuestra nación y por aquellos con autoridad, esto es lo que la Biblia dice sin excepciones, en 1 Timoteo 2:1-3: “Por esto exhorto, ante todo, que se hagan súplicas, oraciones, intercesiones y acciones de gracias por todos los hombres;  por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que llevemos una vida tranquila y reposada en toda piedad y dignidad.  Esto es bueno y aceptable delante de Dios nuestro Salvador”.

Nuestras instrucciones son muy claras y no hay excepciones. No depende de si creemos que nuestro líder es lo suficientemente piadoso o no. De nuevo, repito, es Dios quien elige y es Dios quien espera que oremos por nuestros líderes a pesar de todo.

Puedes visitar este enlace de Oración por los Estados Unidos  en nuestro sitio de Internet para obtener una maravillosa guía de oración y comenzar a presentar a los Estados Unidos ante nuestro Padre celestial para que podamos vivir vidas tranquilas y pacíficas en nuestra querida nación.