Gobierno: ¿amigo o enemigo?

Nena Arias | 29 de enero de 2018

"Si los hombres fueran ángeles, ningún gobierno sería necesario. Si los ángeles fueran a gobernar a los hombres, no serían necesarios controles externos ni internos sobre el gobierno. Al enmarcar un gobierno que debe ser administrado por hombres sobre hombres, la gran dificultad radica en esto: primero debes permitir que el gobierno controle a los gobernados; y en el segundo lugar, obligarlo a controlarse a sí mismo".
—Alexander Hamilton—

Es un hecho que el gobierno es una necesidad para la vida ordenada. Dios fue el primero en establecer su gobierno desde el comienzo de la creación. Pero en ese momento, todo era tan perfecto que solo se requería un mandamiento, no comer del fruto del árbol prohibido. Pero los humanos ni siquiera pudieron guardar ese único mandamiento y violaron el orden perfecto de Dios al desobedecerlo. Como resultado, el pecado entró en la cadena humana y en toda la creación; la vida se volvió muy complicada, peligrosa, desordenada y mortal.

El pecado lo contaminó todo, el espíritu, la mente y el cuerpo de la humanidad, así como toda la tierra. Dios en su misericordia dio leyes para ayudarnos a vivir una vida pacífica y ordenada a pesar del pecado, son conocidos como los Diez Mandamientos. Tenemos que seguir la ley de Dios, que sería suficiente si la gente la respetara, pero ahora también tenemos la ley del hombre a través del gobierno civil. El problema es que el gobierno del hombre tiende a corromperse mientras el gobierno de Dios permanece firme e inamovible.

El gobierno de Dios es nuestro amigo si lo respetamos, pero tiene que convertirse en el verdugo de la justicia si lo desobedecemos. Por otro lado, el gobierno del hombre debe ser limitado, pero la pecaminosidad del hombre hace que corrompan la justicia y la usen para su beneficio personal, por lo que constantemente se vuelve opresiva. Se convierte en nuestro enemigo.

Para una sociedad ordenada bajo la ley de Dios, hay tres tipos de gobierno establecidos por Dios: la familia, la iglesia y el gobierno civil, cada uno con su propia jurisdicción específica y limitada. Estos tres gobiernos tenían la intención de trabajar en armonía unos con otros bajo la máxima autoridad de Dios.

Desafortunadamente, esa relación de cooperación ha sido reemplazada por otra de competencia y contención. El estado, habiéndose separado de toda responsabilidad ante Dios, ha tomado cada vez más control de las áreas que legítimamente pertenecen a la familia o al cuerpo de creyentes en Cristo. Pero igualmente perjudicial es la forma en que la iglesia y la familia voluntariamente han renunciado a muchas de sus responsabilidades ante la burocracia del gobierno.

El estatismo progresivo de nuestra sociedad nunca se detendrá hasta que los cristianos estén listos para obedecer el mandato de Dios y asumir la responsabilidad de los deberes que Él ha asignado.

Para revertir este "gobierno" fuera de control, debemos tomar medidas efectivas en la familia y la iglesia o congregación de creyentes en Cristo para desvincularnos de la dependencia falsa del estado (especialmente en el área de servicios sociales) y retomar el reclamo de nuestras obligaciones legítimas. La Palabra de Dios, la Biblia nos ha sido dada para leer, estudiar y aplicar.

Así que no te engañes creyendo que algún día el gobierno del hombre lo hará bien. Ellos nunca lo harán. Toda evidencia apunta al hecho de que el gobierno humano no es tu amigo. Tampoco son su compañero en nada. Sus agendas no son las tuyas. Su único objetivo es la reelección para retener su poder sobre ti. Hay poca evidencia de que los gobiernos actúen en función de los intereses de otras personas que no sean los suyos.

Solo el gobierno de Dios es tu amigo. Isaías 9:6-7:

“Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su dominio y la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afirmarlo y fortalecerlo con derecho y con justicia, desde ahora y para siempre. El celo del SEÑOR de los Ejércitos hará esto.”