El valor de la vida

Nena Arias | 15 de enero de  2018

Estamos llegando al cuadragésimo quinto aniversario del infame fallo Roe v. Wade en la histórica decisión emitida en 1973 por el Tribunal Supremo de los Estados Unidos sobre el tema de la constitucionalidad de las leyes que penalizan o restringen el acceso a los abortos. Desde entonces, el "aborto a pedido" en los EE.UU. ha asesinado a más de 60 millones de bebés "legalmente". Eso es más de 10 veces el número de judíos asesinados en el Holocausto.

¿Alguna vez pensaste que vivirías en un mundo que está llegando a un colapso ético total en lo que a la vida se refiere? La vida es el regalo más precioso y sagrado a los ojos de Dios, pero la voluntad de algunos humanos la está desechando fácilmente. El mundo ha evolucionado hacia una cultura de muerte y total irreverencia de la vida a través de la indiferencia al disponer de ella mediante el aborto, la eutanasia, la sustracción y venta de órganos, los asesinatos de honor y el secuestro para traficar a las personas, por mencionar solo algunas de las formas en que la vida está siendo destruida.

¿Con qué autoridad legítima toman las personas la responsabilidad de asesinar o deshacerse de una vida humana, una decisión basada únicamente en su voluntad? ¿En algún momento la gente piensa en la palabra ética o teme a Dios? ¿No saben que Dios ha creado a cada ser humano a su imagen y semejanza y SÓLO él tiene la autoridad para quitar esa vida?

La ética, en la cultura humana, se trata de valorar la vida, la tuya y la vida de otras personas. Es el respeto por la vida lo que nos da los principios fundamentales de la moralidad. Nuestro Creador nos ha instruido que no valorar la vida y destruirla, o dañarla u obstaculizarla de alguna manera son hechos de maldad y el acto de matar una vida es castigado por él y también debe ser castigado por los hombres. Recuerda: "No matarás". Se nos ordena que no matemos ni dañemos la vida de ninguna manera o habrá consecuencias graves.

Génesis 9:5-6 “Porque ciertamente por la propia sangre de ustedes pediré cuentas. Pediré cuentas a todo animal y al hombre. Yo pediré cuentas a cada uno por la vida del hombre.  El que derrame sangre de hombre, su sangre será derramada por hombre; porque a imagen de Dios él hizo al hombre”.

Señoras y señores, jóvenes, niños y niñas, es una verdadera tragedia que la vida sea asesinada, traficada y eliminada a voluntad mientras las masas permanecen indiferentes ociosamente y lo observan sin mover un dedo para hacer algo al respecto. Por lo menos, nadie que se llame a sí mismo cristiano debería estar entre esos inactivos e irresponsables, sin embargo, abundan. ¡Esto es trágico!

Lo sagrado de la vida incluso incluye la vida del pre-nacido porque Dios ya nos conoce aun antes de que nazcamos. Jeremías 1:5 “—Antes que yo te formara en el vientre, te conocí”.

El valor de la vida humana es precioso para Dios y la cuida mucho. Mateo 6:26,Miren las aves del cielo, que no siembran ni siegan ni recogen en graneros; y su Padre celestial las alimenta. ¿No son ustedes de mucho más valor que ellas?

Tengo muchas metas que cumplir en mi vida, la principal es conocer a Dios y hacerlo conocer a tantas personas como pueda. Y una meta muy importante para mi es ver el fallo del aborto revertido en mi país antes de abandonar esta tierra. Me duele mi corazón y todo mi ser cuando pienso en la llamada práctica legal del aborto. Pero no debo detenerme allí. Antes que nada, oro en contra y le pido a nuestro Padre celestial que nos dé hombres y mujeres valientes en el Congreso que revocarán de una vez por todas el fallo Roe v. Wade que ha condenado a más de 60 millones de bebés no nacidos a una muerte prematura. Es inconcebible que la mayoría de los que están en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y en el Senado de los Estados Unidos, e incluso el actual presidente en la Casa Blanca, digan que son pro vida y podrían revertir tan fácilmente el asesinato de vidas inocentes, pero se niegan hacerlo, la mayoría en nombre de no poner en peligro sus carreras políticas. ¡Qué vergüenza!

En segundo lugar, hablo y educo a menudo contra el aborto en nuestras transmisiones de radio, editoriales y demás.

Tercero, doy dinero a organizaciones que sé que son efectivas en la lucha contra el aborto y están educando con precisión y enérgicamente contra el aborto, especialmente en los campus universitarios donde las futuras generaciones pueden  ser educadas y subir entre las filas de la sociedad y revertir este mal en nuestra sociedad y en el mundo.

¡Ay de nosotros si nos quedamos sentados ociosos mientras miles y millones de vidas inocentes son asesinadas en nuestra generación! Además, al ver que la vida ha sido tan abaratada, se compra y se vende libremente esto no debe ser. ¡Dios ayúdanos! 

Por lo menos, si hablas inglés o puedes conseguir a alguien que te ayude, firma las dos peticiones activas para defender la vida que tenemos en nuestro sitio web. Son:

PETICIONES ACTIVAS

“Libra a los que son llevados a la muerte; no dejes de librar a los que van tambaleando a la matanza. Si dices: ‘En verdad no lo supimos’, ¿no lo entenderá el que examina los corazones? El que vigila tu alma él lo sabrá y recompensará al hombre según sus obras.” Proverbios 24:11-12