El eslabón perdido para salvar a EE.UU.

Nena Arias | 8 de enero de 2018

“Si se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, si oran y buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra.”
2 Crónicas 7:14

Este versículo de las Escrituras ha sido citado cantidad de veces en las últimas dos décadas aquí en este país de Estados Unidos, como un grito urgente de aquellos que saben que Estados Unidos está en un profundo problema espiritual. Se han esforzado por hacer sonar la alarma citando este verso con la esperanza de que suficientes personas también perciban la urgencia de que algo se debe hacer para salvar a Estados Unidos de una fatalidad inminente si ella no cambia su curso.

Me viene a la mente una leyenda urbana, ya que describe un encuentro entre un gran barco naval y lo que al principio parece ser otra nave, con la cual el barco está en curso de colisión. El barco naval, generalmente descrita como buque de guerra o portaaviones, solicita que la otra nave cambie de rumbo. La otra parte responde que el buque de la armada debe cambiar de rumbo, momento en el cual el capitán del buque de guerra reitera la demanda, identificándose a sí mismo y al barco que él comanda y, a veces, haciendo amenazas. Esto provoca una respuesta diciendo "Soy un faro. Tu decides".

La moraleja de esta historia, como deseo aplicarla, es que incluso los poderosos deben obedecer y respetar las señales de advertencia de lo que puede destruirlos.

Estados Unidos ha sido alabado como la nación más poderosa en toda la historia de la humanidad, y con razón, pero como todos sabemos ahora, está en curso de colisión hacia la destrucción a menos que cambie radicalmente su curso. Los creyentes y los no creyentes en Cristo perciben esto, aunque las soluciones que aplicaría cada campo son totalmente diferentes. Los no creyentes dicen, arreglen la economía, hagan que todos seamos ricos nuevamente y todo estará bien. Los verdaderos creyentes en Cristo dicen que solo una renovación espiritual salvará a los Estados Unidos.

El salvavidas para Estados Unidos ha estado frente a ella en plena vista por décadas cada vez que se cita este versículo clave en 2 Crónicas 7:14, diciendo ¡arrepiéntete y cambia tu curso!

Nuestra generación está presenciando la descomposición de Estados Unidos de costa a costa a una velocidad estrepitosa. La condición espiritual y moral de los Estados Unidos está causando su colapso rápidamente. Los verdaderos enemigos de Estados Unidos no están fuera de sus fronteras, sino que están dentro de sus fronteras. Todos sus problemas apuntan a un problema más profundo.

El versículo de 2 Crónicas 7:14, nos dicen los pastores y algunos políticos que se atreven a citarlo que, como nunca antes, debemos orar por nuestra nación y sus líderes. Estoy totalmente de acuerdo porque el verdadero problema de Estados Unidos es espiritual y, por lo tanto, debe tener una solución espiritual.

Este versículo clave es dirigido al pueblo de Dios porque dice: "Si mi pueblo". Como cristianos, somos la clave para salvar a nuestra nación porque el futuro de nuestra cultura está en manos de los cristianos. ¿Vamos a obedecer este llamado para ayudar a que Estados Unidos regrese a Dios?

La primera parte de este versículo dice que debemos humillarnos, caer de rodillas sobre nuestros rostros ante Dios y orar. Se habla mucho sobre la oración y el poder de la oración, pero ¿las personas realmente están orando? No solo debemos estar de acuerdo con la importancia de la oración, sino que debemos orar.

Somos un pueblo y una nación en peligro inminente porque estamos en rebelión directa contra Dios. Nos burlamos de Él, ridiculizamos Su Palabra y Sus caminos, y hacemos alarde de una gran inmoralidad.

Si nos arrepentimos de nuestros pecados, personales y corporativos, y recurrimos a Dios con humildad y reverencia, este es el primer paso en la dirección correcta. Pero no te detengas allí, que es lo que la gente hace cuando cita 2 Crónicas 7:14. El siguiente paso es la clave "Y SE VUELVEN DE SUS MALOS CAMINOS". El arrepentimiento, incluso a través de lágrimas amargas, es nulo y sin efecto si los frutos del arrepentimiento y un completo alejamiento de las malas obras no lo siguen. Hay tanto pecado que la sociedad estadounidense está aceptando y aprobando, dentro y fuera de las iglesias, que anula cualquier esfuerzo de arrepentimiento cuando no hay cambio. Incluso muchos púlpitos de las iglesias cristianas en los Estados Unidos no llaman al pecado por su nombre e instan a la gente a alejarse de Él, por temor a perder feligreses que puedan sentirse ofendidos o señalados. Debemos seguir adelante con todas las indicaciones de Dios si queremos que escuche nuestras oraciones, perdone nuestros pecados y sane nuestra tierra. Debemos cumplir con el requisito de apartarnos de nuestros malos caminos. Lo único que puede distanciar a Dios de nosotros y detener su poder es el pecado. ¡Dios no será burlado!

Después de que produzcamos los frutos del arrepentimiento, debemos llevar la verdad de Dios a la vanguardia y defenderla con todo lo que está dentro de nosotros. La oscuridad debe ser aniquilada con la luz de Dios. Hemos sido llamados a ser SAL y LUZ para este mundo y ya es hora de que representemos a Dios donde estamos.

“Si se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, si oran y buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra.”
2 Crónicas 7:14