La difamación se está convirtiendo rápidamente en el arma de elección

Nena Arias | 13 noviembre de 2017

Más vale el buen nombre que las muchas riquezas; y el ser apreciado más que la plata
y el oro.
Proverbios 22:1

Una sola mentira destruye toda una reputación de integridad.
-Baltazar Grazian-

He notado una tendencia alarmante que es muy inquietante para mí y también debería ser preocupante para ti, debido al potencial destructivo de gran alcance que esta acción causa no solo a los individuos, sino también a las instituciones y a nuestra cultura. Me refiero a un arma muy peligrosa que se maneja en lo que parece ser una manera ligera para aprovechar una situación o a una persona. Pero, en verdad, es mortal. Trae desastrosas consecuencias de gran magnitud sobre las personas y literalmente las destruye y daña su vida y todo lo relacionado con ella, así como las vidas de sus familias y sus medios de subsistencia. Me refiero al atroz acto de asesinato de personajes en el que alguien se toma la molestia de difamar a otra persona, personas o instituciones. Trágicamente, en demasiados casos las acusaciones pueden ser totalmente sin base; no obstante, el daño no se evita ni se reduce.

Por supuesto, de entrada quiero decir que mi tema excluye a las personas que verdaderamente merecen enfrentar las consecuencias de sus malas acciones si son culpables porque hay una ley que no se puede alterar porque cosechamos lo que sembramos. Esa es una regla universal que no cambia para nadie. Tarde o temprano las consecuencias de nuestras acciones son inevitables.

Habiendo dicho eso, quiero centrarme en el otro lado de la moneda. ¿Qué constituye el asesinato de personaje?

Primero, definamos qué es el carácter:

La definición del carácter según el diccionario Learners Dictionary of American English, 2017:

• La colección de cualidades que forman la naturaleza individual de una persona

  o cosa.

• El conjunto de características y rasgos que forman la naturaleza de un

  individuo.

• El carácter denota fortaleza moral y ética: honestidad

• Características que hacen que un individuo sea diferente de los demás

Para aclarar aún más nuestro enfoque, considera que la personalidad es cómo la gente te percibe y el personaje, o carácter, es quien realmente eres. Proverbios 23:7 lo expresa de esta manera: "Porque cual es su pensamiento en su mente, tal es él.”

Un ataque infundado al carácter de una persona comienza con toda la fuerza destructiva de una mentira, que sin duda se convierte en una serie de mentiras. Nuestra sociedad reconoce esto y ha establecido que cualquier persona que mienta, especialmente bajo juramento, es punible por ley. Dios también ve esto como una ofensa muy grave, tanto que lo convirtió en el Noveno Mandamiento que dice que no debemos dar falso testimonio contra nuestro prójimo (Éxodo 20:16). Esto hace que sea aún más atroz cómo nuestra sociedad con demasiada frecuencia ya no castiga a los mentirosos, como debería hacerlo. Cada vez más, hemos sido impregnados con una evidente cultura de mentiras que parece estar fuera de control porque las leyes se han vuelto tan laxas. Algo que fue raro en el pasado, ahora lo vemos con demasiada frecuencia en todos los ámbitos y parece haberse convertido en la nueva normalidad; personas con títulos, poder y prestigio, que se supone que son modelos a seguir en nuestra sociedad a quienes la gente admira, salen impunes de asesinato literalmente mintiendo para salvar sus cuellos e incluso prosperan materialmente mientras cometen estas mentiras. Incluso si se les atrapa con las manos en la masa, con su "mano en el tarro de las galletas", tienen la audacia de negar su culpabilidad y, con demasiada frecuencia, salen ilesos.

Proverbios 22:1 dice "Más vale el buen nombre que las muchas riquezas..." Un buen nombre muestra la integridad de una persona y quiénes son realmente. Un buen nombre vale más que todo el dinero que una persona puede adquirir. Dios también ve a una persona de un buen nombre más valiosa que grandes cantidades de riquezas.

Nuestra sociedad en su conjunto necesita desesperadamente personas en las que puedan confiar. Es triste decir que la lista se acorta cada vez más y la estabilidad de nuestra sociedad empeora cada día. Cuando las personas confían saben qué esperar en la toma de decisiones que nos afecta a todos y que esas decisiones vinieron de un lugar donde su bienestar estaba siendo considerado.

¿Por qué el acto de mentir y hacer acusaciones falsas contra una persona se le llama difamación o asesinato de carácter? Claramente es porque hay muerte involucrada. La muerte del buen nombre de una persona los mancha de por vida y desacredita su palabra. Incluso aquellos que eran sus amigos encuentran difícil continuar esa relación porque su confiabilidad siempre puede estar en duda al creer que puede haber motivos no revelados para lo que hace y dice la persona en cuestión.

Es muy doloroso perder a personas amigas debido a una falsedad que alguien más perpetró. Yo hablo por experiencia. Una vez perdí a una amiga muy querida de mi niñez, que continuó en nuestra vida adulta joven y nunca pude recuperar esa relación por algo que alguien me acusó falsamente de haber dicho sobre ella. Más tarde me reivindicaron porque se descubrió cuan mentirosa era esa persona cuando mintió sobre un miembro de su familia que terminó yendo a la cárcel por algo que dijo la misma persona mentirosa.

Un buen nombre tiene un valor duradero. ¿Cuántos hombres y mujeres en la historia inspiran nuestra admiración por quiénes fueron y qué hicieron?

Manchar falsamente el buen nombre de una persona es como tirar plumas delante de un ventilador. ¿Cómo vuelves a reunir todas las plumas? O, como dice la gente, ¿cómo vuelves a poner la pasta de dientes en el tubo?

En nuestros tiempos, considera el uso de Internet y el daño que puede causar por el resto de la vida de una persona cuando se le acusa de algo falso. Una publicación en Internet está allí para quedarse, no se puede deshacer y seguirá causando un daño terrible. Es demasiado fácil arruinar la vida de una persona cuando hay pocas o ninguna consecuencia en este acto criminal de asesinar el carácter de una persona.

Dios ve esto como un pecado grave y debemos considerar seriamente elegir siempre el camino de Dios, que dice que un buen nombre es mucho mejor que las grandes riquezas.

“La memoria del justo será bendita, pero el nombre de los impíos se pudrirá.”
Proverbios 10:7