Un evento de hace quinientos años que sigue adelante

Ramón Arias | 30 de octubre de 2017

"La suma del asunto es que desde el comienzo de la Reforma en la nación inglesa, siempre había habido una generación de hombres piadosos, deseosa para perseguir la reforma de la religión, de acuerdo con la Palabra de Dios ... [aunque resistido por individuos con] poder ... en sus manos ... no solo para detener el progreso de la reforma deseada, pero también, con innumerables molestias, perseguir a aquellos que de corazón lo desean bien ... [Los puritanos fueron] impulsados ​​a buscar un lugar para implementar la religión protestante, según la luz de conciencia, en los desiertos de Estados Unidos".
Cotton Mather, en Magnalia Christi Americana, 1702

La humanidad enfrenta una multitud de problemas. Algunos "expertos" dicen que muchos de estos problemas carecen de una solución inmediata. La verdad es que cada problema creado por el hombre tiene una solución y puede resolverse, muchas veces, mucho más rápido de lo que la gente piensa. La advertencia es que el problema original a menudo requiere una gran dosis de humildad y eso es difícil de encontrar. La buena noticia, contrariamente a la opinión popular, es que la humanidad se dirige hacia un mundo mejor que será diferente a lo experimentado por las generaciones pasadas. La esperanza es que llegue la generación correcta que lo hará bien. Esa generación finalmente descubrirá cómo se creó inicialmente el desarrollo de la sociedad.

Además del nacimiento y el trabajo consumado de Jesucristo hace dos mil años, el evento más importante en toda la historia de la humanidad, el siguiente episodio significativo sucedió el 31 de octubre de 1517. El sacerdote católico agustino, Martín Lutero, fijó sus noventa y cinco tesis en la puerta de la Iglesia de Todos los Santos en Wittenberg, Alemania, que expone el error papal de vender indulgencias para el perdón de los pecados. Las tesis fueron escritas en latín, pero pronto fueron traducidas al alemán para que las masas las leyeran. Las intenciones de Lutero eran que la Iglesia cambiara desde adentro, no quería separarse de la Institución, y menos que nada comenzar un movimiento separado de siglos de tradiciones y rituales. El resto es historia, nació la Reforma Protestante del siglo XVI, y ningún poder terrenal pudo detener el fuego en el corazón y la mente de las personas que experimentaron la verdad revelada en la Palabra de Dios. 

Antes del audaz movimiento de Lutero para desafiar al Papa y la jerarquía católica, hubo otros reformadores de la Edad Media o Período Medieval desde la década de 1170 hasta la época de Lutero. Tres movimientos principales querían renovar la iglesia: los valdenses, los lolardos y los hermanos checos. Cada grupo estaba en contra de la iglesia, cuyo enfoque era aumentar la riqueza, los beneficios, el poder y el control total de las naciones bajo su dominio. La iglesia estaba muy lejos de las enseñanzas del completo consejo de la Biblia. Cada uno de los tres grupos promovió la educación de la Biblia en el idioma de las personas. La forma en que la iglesia respondió fue implementando la Inquisición. Una corte implementada en 1231 d.C. por la Iglesia Católica Romana para detener la primera ola de los valdenses que usaban a las autoridades civiles para castigarlos por tortura, encarcelamiento y ejecución del transgresor por leer y estudiar la Biblia.

El líder del movimiento de los valdenses era un hombre de negocios francés rico llamado Peter Waldo, que regaló su propiedad para dar a conocer la Palabra de Dios.

El movimiento de los lolardos comenzó a mediados del siglo XIV por John Wycliffe, un escolástico católico, teólogo, filósofo y profesor de seminario en la Universidad de Oxford que fue despedido en 1381 por criticar las doctrinas de la Iglesia Católica Romana.

En un artículo sobre Historia de la Iglesia, la revista Christianity Today hizo las siguientes observaciones sobre Wycliffe:

Profundizó su estudio de las Escrituras y escribió más sobre sus conflictos con la enseñanza oficial de la iglesia. Escribió contra la doctrina de la transubstanciación: "El pan, al convertirse en virtud de las palabras de Cristo, el cuerpo de Cristo no deja de ser pan".

Desafió las indulgencias: "Es evidente para mí que nuestros prelados al otorgar indulgencias comúnmente blasfeman contra la sabiduría de Dios".

Repudió el confesionario: "La confesión privada ... no fue ordenada por Cristo y no fue utilizada por los apóstoles".

Reiteró la enseñanza bíblica sobre la fe: "Confía totalmente en Cristo, confía totalmente en sus sufrimientos, ten cuidado de buscar ser justificado de otra manera que no sea por su justicia".

John Wycliffe dirigió la primera traducción de la Biblia completa al inglés. Su traducción lanzó una revolución, facultando a las personas de todos los estratos sociales para tener acceso a la Biblia en su idioma. Wycliffe respondió a los críticos que rechazaron poner la Biblia a disposición de la gente diciendo: "Los ingleses aprenden mejor la ley de Cristo en inglés. Moisés escuchó la ley de Dios en su propia lengua, y también lo hicieron los apóstoles de Cristo". A él también se le atribuye haber escrito el Prólogo General de su traducción de 1384 de la Biblia: "La Biblia es para el Gobierno del Pueblo, por el Pueblo y para el Pueblo".1 ¿Te suena familiar?

Wycliffe es llamado, "La Estrella de la Mañana de la Reforma", fue con él que los albores de la Reforma se lanzaron el 31 de octubre de 1517.

Jan Hus era el líder del movimiento Czech Brethren (hermandad Checa). Nacido en la República Checa, después de su maestría en 1396, Hus fue ordenado sacerdote católico en 1400. Hus fue influenciado por las enseñanzas y escritos del inglés John Wycliffe y llamó a la Iglesia Católica Romana a la reforma. Las enseñanzas y los escritos de Hus estaban en el lenguaje del pueblo; quería que entendieran lo que hubiera sido imposible en latín, que era el lenguaje de la Biblia en ese momento en la Iglesia Católica.

En 1414, la Iglesia Católica se enfrentaba a la división de tener tres papas diferentes. En octubre de 1414, Jan Hus fue llamado para comparecer ante el Consejo de Constanza, donde fue llevado a juicio, acusado de herejía y sentenciado a muerte y fue quemado en la hoguera el 6 de julio de 1415.

La historia avanza y no está controlada por humanos. Con estos eventos, Dios estaba preparando la próxima ola de la Reforma, y ​​esta es la razón por la cual el 31 de octubre de 1517 es de vital importancia en el calendario humano.

La Reforma Protestante de 1517 impactó el pensamiento cristiano que dominaba las naciones europeas. Igualmente importante fue el desafío de reformar la cosmovisión humanista de la filosofía, la teología, la educación, la ciencia, la política y la economía que se extendía por todo el mundo con su visión distorsionada de la vida en la tierra y más allá.

El movimiento histórico de hace quinientos años continuará exigiendo a las generaciones presentes y futuras traer la próxima reforma bíblica que llevará a la ciencia, la tecnología, las humanidades, el comercio y la educación a un nivel superior con soluciones éticas que ahora plagan a la humanidad con corrupción ¿El pueblo de Dios está dispuesto a obedecer y actuar según el llamado a discipular a las naciones o necesitamos pasar por una terrible y devastadora Guerra Mundial o un cataclismo mundial? Los profesantes cristianos solo pueden responder a esa pregunta, y esta vez la iglesia católica, la iglesia ortodoxa oriental, las iglesias protestantes, evangélicas e independientes no escaparán a un temblor de proporciones bíblicas.

Los tiempos modernos y posmodernos no han podido borrar los efectos de la Reforma Protestante de 1517, y nunca lo harán. Todas las cosmovisiones opuestas a la perspectiva bíblica no pueden dominar la luz de la Palabra de Dios y están condenadas a fallar una y otra vez.

Por cierto, sin la Reforma Protestante de 1517, ¡no habría un Estados Unidos de América, ¡te lo digo en serio!

Presta atención a los tiempos en que vivimos y ten la seguridad de que lo que sucedió hace quinientos años sigue importando, tu y yo decidimos qué dirección tomaremos. En las palabras de Josué a Israel de antaño y siglos después también el profeta Elías coincidieron en esto:

“Ahora pues, teman al SEÑOR. Sírvanle con integridad y con fidelidad. Quiten de en medio los dioses a los cuales sirvieron sus padres al otro lado del Río y en Egipto, y sirvan al SEÑOR.  Pero si les parece mal servir al SEÑOR, escojan hoy a quién sirvan: si a los dioses a los cuales servían sus padres cuando estaban al otro lado del Río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitan. Pero yo y mi casa serviremos al SEÑOR”. Josué 24:14-15 (RVA-2015)

 “Elías se acercó a todo el pueblo y dijo:

—¿Hasta cuándo vacilarán entre dos opiniones? Si el SEÑOR es Dios, ¡síganlo! Y si Baal, ¡síganlo! Pero el pueblo no le respondió nada.” 1 Reyes 18:21 (RVA-2015)

Nuestra forma de pensar, hablar y actuar revela en qué lado de la verdad estamos, y si va en contra de la voluntad revelada de Dios, entonces debemos dar la vuelta y seguir los preceptos correctos revelados en la Palabra de Dios.