Los ciclos viciosos de las naciones

Ramón Arias | 25 de septiembre de 2017

Multitudes, multitudes están en el valle de la decisión porque está cercano el día del SEÑOR en el valle de la decisión.
Joel 3:14 (RVA-2015)

A medida que continuamos presenciando la contorsión y la deformación de los Estados Unidos de América, y otras naciones del mundo, no piensen por un momento que están viendo eventos inusuales. No niego que la turbulencia y el punto de la desesperación nacional está aumentando y puede conducir a un resultado peligroso. También sé que podemos aprovechar el momento y dirigir a esta nación de nuevo a la única fuente confiable que tiene todas las soluciones a los problemas más complejos creados por ideas equivocadas.

Estados Unidos no debe seguir mirando hacia Europa occidental para orientarse porque Europa está cayendo rápidamente en las mismas condiciones sociales que causaron dos guerras mundiales. Peor aún, los europeos siguen adoptando la ideología fallida del comunismo y las ideas radicales que prometen hacerlos estables y llevar al mundo de vuelta a las utopías probadas y fallidas del nazismo y el marxismo. La gente abraza estos mesías políticos radicales cada vez que empeora el clima social. Verdaderamente no hay nada nuevo bajo el sol y la historia está ahí para enseñarnos, si nuestras mentes están abiertas a aprender de miles de años de estos ciclos viciosos: “Lo que fue, eso será; y lo que ha sido hecho, eso se hará. Nada hay nuevo debajo del sol” Eclesiastés 1:9 (RVA-2015).

En Estados Unidos no tenemos que reinventar la rueda social, todo lo que tenemos que hacer es prestar atención a quienes entendieron la visión para el experimento de esta nueva nación. Hay una gran diferencia entre el amor al poder y el poder del amor. Nuestro primer presidente, George Washington, entendió la distinción y nosotros también debemos hacerlo. En su Discurso de Despedida (1796) advirtió acerca del peligro del amor al poder que da origen al autoritarismo si los controles y balances no son mantenidos para limitar el poder del gobierno:

Es importante, asimismo, que los hábitos de pensar en un país libre inspiren cautela a los encargados de su administración, que se circunscriban a sus respectivas esferas constitucionales; evitando en el ejercicio de los Poderes de un departamento invadir a otro. El espíritu de invasión tiende a consolidar los poderes de todos los departamentos en uno, y así crear cualquier forma de gobierno, un verdadero despotismo. Una estimación justa de ese amor por el poder, y la predisposición a abusar de él, que predomina en el corazón humano, es suficiente para satisfacernos de la verdad de esta posición.

El nombre de AMERICANO, que les pertenece, en su capacidad nacional, debe siempre exaltar el orgullo justo del patriotismo, más que cualquier denominación derivada de discriminaciones locales. Con ligeros matices de diferencia, usted tiene la misma religión [cristianismo bíblico], modales, hábitos y principios políticos ....

De todas las disposiciones y hábitos que conducen a la prosperidad política, la religión [cristianismo bíblico] y la moral son soportes indispensables. En vano, ese hombre reclamaría el tributo del patriotismo, que debería esforzarse por subvertir estos grandes pilares de la felicidad humana, estos más firmes apoyos de los deberes de los hombres y los ciudadanos ....

Y aceptemos con cautela la suposición de que la moralidad se puede mantener sin religión [cristianismo bíblico] ....

Observen la buena fe y la justicia hacia todas las naciones. Cultiven paz y armonía con todos. La religión [cristianismo bíblico] y la moralidad imponen esta conducta; y podrá ser que la buena política no lo imponga igualmente? ... ¿Podrá ser que la Providencia no haya conectado la felicidad permanente de una Nación con su virtud?

Washington conocía la Providencia de Dios y los planes para la nación. También entendió que otros países imitarían la idea de esta nación donde los ciudadanos son el gobierno y responsables de mantenerlo sano y libre de corrupción a medida que aprenden la aplicación práctica de la ética de Dios en todas las áreas de la vida, el orden y la unidad.

De 1796 a 2017 han transcurrido doscientos veintiún años y la nación se enfrenta a su mayor desafío, no de amenazas externas, sino de dentro de nuestras fronteras. El rápido y precipitado movimiento hacia la cultura humanista y lejos de nuestra base original en el Dios de la Biblia no terminará bien; los ciclos viciosos pasados ​​y presentes de las naciones lo atestiguan.

Antes y después del nacimiento de esta nación, se han levantado voces para advertirla con advertencias inflexibles para volver a la fe bíblica de los Antepasados. Hasta ahora, ha sido en vano.

El verdadero conocimiento, entendimiento y sabiduría no están en la mente de los individuos que rechazan la verdad revelada de Dios como se encuentra en la Biblia. Considera lo que dijo William Henry Seward (16 de mayo de 1801 - 10 de octubre de 1872) en sus escritos y discursos. ¿Sabes quién fue Seward? Para aquellos que no saben lo siguiente es una visión de él citada por William Federer en su invaluable "America's God and Country, Encyclopedia of Quotations":

Seward fue Gobernador del Estado de Nueva York, 1839-43; Senador de los Estados Unidos 1849-61; y Secretario de Estado bajo el Presidente Lincoln durante la Guerra Entre los Estados, 1861-65. Los asesinos de Lincoln también intentaron matarlo; uno de los cómplices de John Wilkes Booth irrumpió en la casa de Seward y lo hirió. Más tarde sirvió como Secretario de Estado bajo el Presidente Andrew Johnson, 1865-69, trabajando para implementar la "reconstrucción" en el Sur.

Entre sus logros se encontraba la negociación de la compra de Alaska de Rusia, 1867. En ese momento se llamaba burlonamente "Seward's Folly", (la locura de Seward) ya que la tierra se pensaba que no servía para nada, pero más tarde resultó ser de tremendo valor.1

William Federer continúa citando las bien documentadas e importantes declaraciones de William Henry Seward si debemos considerar seriamente si queremos hacer que la nación no sea grande con la sabiduría de los hombres sino con la sabiduría de Dios:

No creo que la sociedad humana, incluyendo no sólo a unas pocas personas en ningún estado, sino a masas enteras de hombres, hayan alcanzado o alcancen jamás un alto estado de inteligencia, virtud, seguridad, libertad o felicidad sin las Sagradas Escrituras; incluso la esperanza entera del progreso humano está suspendida en la influencia cada vez mayor de la Biblia.

William Henry Seward dio una discurso titulado, The Destiny of America (El Destino de los Estados Unidos), en el cual él declaró:

¿Miramos al escritorio sagrado? Sí, de hecho; porque es de institución Divina, y es aprobado por la experiencia humana. Los ministros de Cristo, que inculcan la moral divina, bajo la autoridad divina, con la sanción divina y sostenidos y ayudados por influencias especiales cooperadoras del Espíritu Divino, llevan ahora más allá y ampliamente la gran obra de la renovación de la civilización del mundo, y su emancipación de la superstición y el despotismo.

En 1836, como vicepresidente de la American Bible Society, William Henry Seward expresó:

No sé cuánto tiempo un gobierno republicano puede florecer entre un gran pueblo que no tiene la Biblia; el experimento nunca ha sido probado; pero esto sí sé: que el gobierno existente de este país nunca podría haber tenido existencia sino por la Biblia.

Y, además, en mi conciencia, creo que si en cada década de años se pudiera encontrar una copia de la Biblia en cada familia de la tierra, sus instituciones republicanas se perpetuarían.2

Es imposible detener el círculo vicioso que condena a las naciones a menos que nos acerquemos y tomemos la única salida que se encuentra en un verdadero retorno al fundamento seguro y vivimos el consejo completo de la verdad revelada de Dios. No le crean a las voces derrotistas y escapistas que dicen que nunca se puede lograr estabilidad; ellos están equivocados, y siempre lo estarán, porque no conocen el poder de Dios o las Escrituras (Mateo 22:29).