Libertad contra seguridad

Ramón Arias | 18 de septiembre de 2017

“Una democracia no puede existir como una forma de gobierno permanente. Sólo puede existir hasta que los votantes descubran que pueden votar a sí mismos la generosidad del tesoro público. A partir de ese momento, la mayoría siempre vota por los candidatos que prometen más beneficios del tesoro público, con el resultado de que una democracia siempre se derrumba por una política fiscal suelta, siempre seguida por una dictadura".

"La edad promedio de las grandes civilizaciones del mundo ha sido de 200 años. Estas naciones han progresado a través de esta secuencia: de la esclavitud a la fe espiritual; de la fe espiritual al gran valor; del valor a la libertad; de la libertad a la abundancia; de la abundancia al egoísmo; del egoísmo a la apatía; de la apatía a la dependencia; de la dependencia de vuelta a la esclavitud".

Hay contradicciones con respecto a quién es el autor de las citas anteriores. Algunos dicen que estas citas son del escocés Alexander Fraser Tytler, otros dicen el francés Alexis de Tocqueville o Arnold Toynbee. La importancia de las citas es la innegable exactitud histórica de su contenido.

A lo largo de mis estudios del desarrollo histórico y social, encuentro una fibra convencional entre las personas que exigen seguridad del gobierno civil sin saber que conduce a la esclavitud. Aquellas personas que valoran la libertad por encima de la seguridad se ven a sí mismos como los vencedores. La verdad es que el resultado de una nación recae sobre la comprensión de la ciudadanía del autogobierno y la fuente de todas las formas de gobierno que conducen a la libertad con responsabilidad por todo lo que hacen.

"Por el bien de todos" y "por el bien de la nación" es una declaración muy desgastada que vale la pena para aquellos que aspiran a posiciones gubernamentales y tomar ventaja de la ignorancia de la gente de su rica historia de la libertad. ¿Por qué una generación elige la seguridad sobre la libertad? La respuesta es más que obvia: hacen esta elección sin conocer las horribles consecuencias que les esperan pensando que los pseudo-intelectuales y los políticos deshonestos saben mejor que nadie cómo conducir a la sociedad a una mayor estabilidad y progreso.

Se dice que Estados Unidos de América es el país más libre del mundo: ¿sabes cuántos crímenes federales están en sus libros que pasan como ley? ¿Sabes también cuántos miles de reglamentos administrativos existen a nivel federal? ¿Sabes cuántos gobiernos locales existen? ¿Sabes cuántos cientos de miles de funcionarios electos dirigen esos gobiernos locales? ¿Sabes cuán estrictamente gobiernan nuestras vidas los niveles estatal y federal? ¿Puedes acertar cuántas leyes cuelgan sobre nuestras cabezas, un, cinco, diez, veinticinco, treinta y cinco o más de 45 millones? Si has decidido por el último, estás más cerca de la verdad. Y es mas, continúan creciendo. ¿Por qué necesitamos millones de leyes? ¿A caso aumentan nuestras libertades o tienen el efecto contrario de reducirlas? ¿A qué velocidad crees que vamos hacia una forma de gobierno dictatorial en los Estados Unidos de América?

Crédito foto: BerezkoLa ironía de todo esto proviene de aquellos que afirman que las leyes de Dios son demasiado legalistas u opresivas. Aún peor son los que niegan la importancia de la ley moral de Dios para una vida personal y social eterna; si ellos están al tanto de esto o no, siguen aceptando las leyes del hombre que han demostrado sobrecargar a la gente y destruir a las naciones.

Aquellos que niegan la existencia de Dios sólo tienen una base para su argumento para que las cosas mejoren, es la forma humanista de gobierno que falsamente promete seguridad, prosperidad y un paraíso en la tierra. Los humanistas nunca pueden cumplir tal promesa para el "bien de todos" y el "bien de la nación". Qué coincidencia que a través de sus políticas los que siempre se benefician y se enriquecen de oprimir y explotar a la clase productiva son las élites gobernantes, sus familias, sus amigos y aquellos a quienes quieren favorecer.

Mediante el uso del pensamiento crítico, podemos responder sabiamente a la siguiente pregunta. ¿Qué leyes son más fáciles y más beneficiosas para nuestras vidas para desarrollar una sociedad estable, millones de leyes hechas por el hombre o los Diez Mandamientos dados por el Creador del universo?

Estar bajo el gobierno de Dios, ya sea a nivel personal o nacional, debe ser protegido y tendremos beneficio de la verdadera libertad. Rechazar la forma de gobierno de Dios es una garantía para ser manipulado por el engaño y la corrupción, lo que inevitablemente conduce a la pérdida de libertad. Aquellos que rechazan la voluntad de Dios, para las generaciones presentes y futuras, no tienen otra opción que aceptar los limitados planes terrestres torcidos que los seres humanos presentan.

La advertencia de Thomas Jefferson tiene sentido: "La libertad no es gratis; el precio que debe pagarse por la libertad es la vigilancia eterna".

¿Cuánto tiempo van a creer las personas las mentiras de que los Fundadores de este país estaban en contra de Dios y querían una forma secular y tiránica de gobierno? Es hora de retomar la historia inalterada de la cristiandad bíblica y aprender sobre la firme fe en la Soberanía y la Providencia de Dios. James Madison, el cuarto presidente de los Estados Unidos, y firmante de la Constitución, resume las convicciones de los fundadores: "Antes de que cualquier hombre pueda ser considerado como miembro de la sociedad civil, debe ser considerado como un sujeto del Gobernador del Universo".

¿Quieres despertar tu apetito para conocer los beneficios de la ley de Dios? Entonces debes leer primero Salmos 119 y después estúdialo línea por línea, experimentarás el significado de la libertad. Los ocho versículos iniciales de este Salmo dicen:

Felices son los íntegros, los que siguen las enseñanzas del Señor.
Felices son los que obedecen sus leyes y lo buscan con todo el corazón.
No negocian con el mal y andan solo en los caminos del Señor.
Nos has ordenado que cumplamos cuidadosamente tus mandamientos.
¡Oh, cuánto deseo que mis acciones sean un vivo reflejo de tus decretos!
Entonces no tendré vergüenza cuando compare mi vida con tus mandatos.
A medida que aprendo tus justas ordenanzas, te daré las gracias viviendo como debo hacerlo.
Obedeceré tus decretos; ¡por favor, no te des por vencido conmigo!

(Salmos 119:1-8 Nueva Traducción Viviente) (NTV)

La ley moral de Dios es la fuente de nuestra libertad y seguridad; nada más puede compararse. Hace dos mil años, Santiago escribió una carta confirmando no sólo Salmos 119, sino todo el consejo de la verdad revelada de Dios: 

Pero el que presta atención a la perfecta ley de la libertad y persevera en ella sin ser oidor olvidadizo sino hacedor de la obra, este será bienaventurado en lo que hace. Santiago 1:25 (RVA-2015)

El bienestar de la nación está en manos de los cristianos bíblicos comprometidos para involucrarse con el conocimiento, la comprensión, la sabiduría, la audacia y nunca silencioso al enfrentar el mal manifestado en toda la cultura. La guerra cultural no es sólo para unos pocos, sino también para todos los que aman al Dios viviente y al Jesucristo resucitado, después de todo, ellos nunca han sido derrotados ni pueden ser derrotados.

Créanlo, o no los cristianos toman conciencia de que la Biblia tiene todas las respuestas a los problemas desconcertantes que enfrenta esta nación. No hay otro documento o plan para construir la civilización apropiada que la Biblia.

Elegimos el camino que seguiremos.