Nunca dejes de cuestionar todo con audacia

Ramón Arias | 28 de agosto de 2017

El ingenuo todo lo cree, pero el sagaz considera sus pasos.
Proverbios 14:15 (RVA-2015)

¿Recuerdas haber escuchado que los niños hacen la mayoría de las preguntas a partir de la edad de dos años? No lo creas; las preguntas nunca cesan a lo largo de toda nuestra vida. Lo que se necesita es el uso del pensamiento analítico para procesar la información para llegar a la verdad o la falsedad.

La edad en que vivimos nos da acceso a un mundo de información; esta es una oportunidad que las generaciones pasadas no tuvieron. Somos responsables de verificar todo lo que escuchamos, vemos y leemos independientemente de la fuente. Incluso si admiramos a quienes se les llama “expertos” y que expresan ideas revolucionarias, es de vital importancia verificar todo lo que es importante. No debemos pasar por alto todas las fuentes necesarias y vitales, ya sea desde un individuo, un grupo, una institución o las tendencias culturales en general. Las fuentes primarias de la enseñanza que moldean las mentes de los individuos y de las sociedades vienen de la filosofía (amor de la sabiduría), de la ética (conducta moral), de la psicología (el estudio de la mente), de la sociología (estudio de la sociedad), de la biología (estudio de los organismos vivos), la historia, el derecho, la política, la economía y la Teología (ciencia de Dios). Ninguna persona que haya existido, que existe y existirá en el futuro escapa de los efectos positivos o negativos de las ideas de su cosmovisión. Es evidente que no todas las interpretaciones están de acuerdo; las divisiones inevitablemente conducen a un mayor conflicto de intereses como se ve a lo largo de la historia.

La cita de Edward Bulwer-Lytton en 1839, "La pluma es más poderosa que la espada" se aplica perfectamente a nuestros tiempos en la era de la comunicación rápida y avanzada por medios electrónicos. La "pluma" moderna se utiliza para propagar ideas para lograr agendas. Lo que estamos presenciando en los Estados Unidos de América es un plan de colaboración para destruirlo deliberadamente. La nación tiene demasiados enemigos internos que se han multiplicado desde el nacimiento de esta nación, aunque no lo reconozcan o lo acepten, y trabajan para crear una sociedad diferente que se parezca a las fallidas que registra la historia y, por supuesto, no admitirán esto tampoco.

Cuando los medios de comunicación dominantes controlan selectivamente el argumento de lo que la gente debe saber, para lograr su agenda, están siendo tendenciosos. En Estados Unidos, como la mayoría de las otras naciones, grupos que van desde progresistas / izquierdistas a aquellos con poder económico comparten el objetivo de desinformar el público y controlar la información.

Los que han sido adoctrinados por una sociedad cuya moral se basa en la evolución son numerosos y muy determinados humanistas / ateos. Se ven a sí mismos como intelectuales con la tarea de erosionar a la nación de su base moral bíblica original. En el siglo XXI han perfeccionado su fórmula especial de intimidación contra la oposición por el nombre de los llamados racistas, fanáticos, xenófobos, homofóbicos, islamófobos, sexistas, y el término más reciente, cesto de deplorables e irredimibles. Cuando ven el éxito de sus ataques, como es de esperarse, aceleran la retórica saboreando lo que parece ser un enfoque imparable hacia la victoria total.

Cuando la gente no cuestiona la integridad de la información recibida, tomándola en su valor nominal, con frecuencia están en lo equivocado; la mayoría de las veces es demasiado tarde para revertir los efectos sociales destructivos.

En una carta a John Norvell, fechada el 11 de junio de 1807, Thomas Jefferson dijo:

El hombre que nunca mira a un periódico está mejor informado que el que los lee, en tanto que el que no sabe nada está más cerca de la verdad que aquel cuya mente está llena de falsedades y errores.

¿Qué crees que Jefferson diría del volumen de desinformación en este siglo XXI? La fuente [visión del mundo] que controla la mentalidad de la sociedad gana, y esa es la regla histórica. ¿Qué gana? El resultado social, sea bueno o no; la historia auténtica no miente.

De todas las fuentes que influyen en nuestra perspectiva de la vida y del mundo, hay una que es el fundamento básico de la verdad donde todos los demás deben construir para el éxito, la Teología (la ciencia de Dios). Hay que tener en cuenta; la Biblia revela el carácter de Dios y cómo él está trabajando históricamente en la restauración de la humanidad. La Biblia no se escapa de aquellos que malinterpretan su contenido usando sus habilidades para dar la interpretación que se adapte a su entendimiento para sus fines. Además, debemos tener en cuenta que la Biblia no está escrita en un lenguaje complejo que la hace incomprensible, sino que está escrita para ser entendida por todos. La Biblia no es un documento humano que cambia con el tiempo o las tendencias.

Desde los albores de la historia, la gente ha torcido la Palabra de Dios para decir cosas diferentes y contradictorias. Durante los tumultuosos tiempos del antiguo Israel, antes de su colapso, Jeremías el profeta (2,626-627 a. C.), condenó la "pluma engañosa":

“¿Cómo dirán: ‘Nosotros somos sabios, y la ley del SEÑOR está con nosotros’? Ciertamente he aquí que la pluma engañosa de los escribas la ha convertido en engaño. Los sabios son avergonzados, se llenan de terror y son tomados prisioneros. He aquí que han rechazado la palabra del SEÑOR, ¿y qué clase de sabiduría les queda?" Jeremías 8:8-9 (RVA-2015)

En la cultura judía, los escribas eran muy apreciados por su capacidad para transmitir información. Después de setenta años de exilio en Babilonia, la importancia del escriba creció en Israel como una clase intelectual de eruditos que imparten sus enseñanzas, copiando e interpretando la ley de Dios. Durante la vida pública de Jesús se opusieron a él. Debido a que eran falsos intérpretes de la cosmovisión de Dios, Jesús los condenó junto con los líderes religiosos fariseos:

“¡Ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas! Porque son semejantes a sepulcros blanqueados que, a la verdad, se muestran hermosos por fuera; pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda impureza. Así también ustedes, a la verdad, por fuera se muestran justos a los hombres; pero por dentro están llenos de hipocresía e iniquidad”.  Mateo 23:27-28 Reina (RVA-2015)

Lee Mateo 23 y obtén una imagen completa de cómo Jesús criticó severamente a los escribas y fariseos siete veces consecutivas y les advirtió "ay de ustedes". Desde el comienzo de su vida pública, Jesús no escatimó palabras para condenar las enseñanzas engañosas que mantuvieron a Israel en esclavitud en lo espiritual, intelectual y emocional, manteniéndose al borde del colapso, que vino en el año 70 d.C.

Cuando las cosas se ven mal es porque si lo son; depende de nosotros discernir la causa y que incluye la responsabilidad de verificar los hechos. No debemos tomar todo lo que vemos y escuchamos a primera vista. Idealizar a alguien sin examinarlos sólo porque se muestran como sabios es muy tonto, divisivo y destructivo, que es un precio muy elevado a pagar en cualquier circunstancia.

Cuando dejamos de cuestionar todos los asuntos con audacia para verificar su veracidad, hacemos un mal servicio a las generaciones presentes y futuras. Debemos conocer la verdad de nuestro pasado si vamos a entender lo que está ocurriendo en el presente y lo que podemos esperar en el futuro. Tenemos una tarea que no debe ser ignorada o dejada para que otros nos digan lo que debemos hacer. Esto requerirá un profundo deseo de ser conocedores, comprensivos y sabios. La buena noticia es que se puede hacer, y se está haciendo; incluyámonos para lograr esta meta.