La guerra contra los monumentos se está intensificando

Ramón Arias | 21 de agosto de 2017

El derecho ha sido rechazado, y la justicia se mantiene a distancia.
La verdad tropieza en la plaza, y la honestidad no puede entrar.
Isaías 59:14 (RVA-2015)

Monumentos como estatuas, esculturas, pinturas, obeliscos, nombres de parques y construcciones representan culturas, ideologías, religiones, o simplemente el recuerdo de una persona de renombre y su contribución que honra sus recuerdos, que pueden remontarse a miles de años. Sin embargo, incluso aquellos, con el tiempo, han sido destruidos por diversas razones.

A principios de 2001, ¿puedes recordar ver en las noticias cómo los talibanes en Afganistán hacen estallar las dos estatuas más grandes de Buda? Las estatuas datan de 1,700 años; fueron esculpidos en un acantilado, por lo que su destrucción provocó un alboroto internacional. Ese año en Inglaterra, el Telegraph publicó un artículo que decía: "El mulá Mohammed Omar, líder talibán, emitió un decreto especial el 26 de febrero ordenando la destrucción de todas las estatuas no islámicas".

Con el surgimiento de ISIS, las emisoras de noticias han reportado cómo han destruido iglesias cristianas; algunas mezquitas que se consideran ofensivas y un Museo de antigüedades, para el horror de muchos en el mundo occidental. Tal es la naturaleza histórica de las ideologías.

En la ciudad de Seattle hay una estatua de 16 pies de Vladimir Lenin rodeada de cañones y llamas que representan su liderazgo de la revolución marxista bolchevique que comenzó el 17 de octubre de 1917. El siguiente comentario es de Wikipedia:

Knute Berger, reconociendo que "se supone que nos divertirá" el "capricho hippie" de un símbolo soviético en medio de una ciudad americana, dijo que ver la estatua no puede dejar de recordarnos el asesinato y la represión que inspiró Lenin. Pero Berger reflexionó que tal vez el significado de esta reliquia soviética es lo contrario, que es "un trofeo del triunfalismo occidental", que representa la victoria sobre el comunismo y la caída del Muro de Berlín.

La estatua de Lenin ha sido un punto de disputa y de indignación, los artistas de la ciudad la ven como "arte" no por lo que el revolucionario representaba. Informes de que las autoridades de Seattle quieren la eliminación de la estatua de Lenin impulsó la respuesta de un legislador ruso:

El diputado del Partido Comunista Ruso, Dmitry Novikov, dijo que los planes para remover la estatua son otra manifestación de los sentimientos anti-soviéticos, anti-comunistas y anti-rusos prevalentes en los Estados Unidos.

"Si el alcalde de Seattle intenta conectar la campaña contra los monumentos confederados y la campaña contra la estatua de Lenin se ve bastante extraño, porque Lenin estaba en fuerte oposición a todas las formas de esclavitud y todas las formas de violencia social. Él era por la justicia y la libertad personal, había creado un partido que estaba luchando constantemente contra la monarquía absoluta en nuestro país", apremió Novikov.

Si encuentras la declaración de Novikov irónico es porque lo es. El 31 de diciembre de 1991, el Paraíso comunista utópico se derrumbó. El ateísmo elevó al Estado como el poder omnipotente y centralizado para implementar la igualdad, el progreso y la felicidad para todos; el resultado fue la esclavitud en todas partes donde se aplicó su ideología.

Con la reciente ola de aquellos que encuentran algo ofensivo relacionado con los monumentos Confederados están desatados y destruyendo los símbolos de la historia de los Estados Unidos y piden la eliminación de toda memoria de los que tenían esclavos. Si logran quitar los monumentos de algunos de los padres fundadores, será de interés ver como nombrarán las ciudades que llevan el nombre de Washington y otros fundadores. Lo que muchos estadounidenses no conocen es el engaño exitoso del movimiento sociopolítico de la izquierda que usa cualquier medio para destruir los fundamentos bíblicos de la nación.

Desde la llegada de las ideas de Karl Marx desde Europa a los Estados Unidos en la década de 1850 su influencia social ha crecido en muchas áreas, incluyendo nuestras instituciones, el partido político demócrata dominante, algunos en el Partido Republicano e incluso a muchos cristianos en las iglesias. Lo que es peor, son aquellos que son ingenuos del funcionamiento de los objetivos comunistas y están contribuyendo al apoyarlos para desmantelar el país.

Los comunistas son expertos en el arte del engaño y saben usar palabras y frases aceptables para la población en general. John Dewey (1859 - 1952) fue el instrumento principal en el campo educativo y las reformas sociales en las escuelas públicas. Las escuelas públicas se convirtieron en el púlpito de la iglesia de los comunistas, y la mayoría de los maestros se convirtieron en los pastores para adoctrinar a los niños. Este adoctrinamiento gradualmente llegó a las universidades. En el artículo: Marxism in America? Yes (¿El Marxismo en los Estados Unidos? Sí) Dice lo siguiente sobre el marxismo en las universidades:

Hace varias décadas, las noticias estadounidenses y el informe mundial revelaron un aumento alarmante en el número de profesores marxistas en los campus universitarios. Herbert London dijo: "Cada disciplina ha sido afectada por su predicación, y casi todas las facultades ahora cuentan entre sus miembros a un erudito marxista residente". Entre ellos, la Universidad de Duke tiene a Fredric Jameson y Lancaster University a Terry Eagleton. En cualquier universidad importante encontrarás algunos profesores abiertamente evangelistas del marxismo y muchos otros que simpatizan con los objetivos de Marx.

¿Cómo pudo Estados Unidos con una base social tan poderosa y única basada en los principios bíblicos, y que ha pasado por una guerra entre los Estados, ahora se enfrenta a la inestabilidad social y se dirige hacia una posible guerra civil? Esta pregunta se contesta con pocas palabras: Estados Unidos se apartó de la cosmovisión bíblica. 

Haz una evaluación rápida de cómo las cosas se han desarrollado desde 1963 hasta el presente, y cuando lo hagas, vas a encontrar la parte más importante que los cristianos permitieron que se establecieran puntos de vista ideológicos opuestos. Recordemos también que en materia social no hay tal cosa como un vacío o una neutralidad; las ideas nunca operan desde el vacío.

Esta guerra contra los monumentos que se intensifica está promoviendo un movimiento contracultural ideológico y su búsqueda de la justicia no es diferente a la que condujo a la revolución bolchevique de 1917. Sólo hay una fuente de justicia y no se origina en las ideas del hombre. Isaías 59:14 nos da una guía sobre cómo volver a encausarnos.

¿Debemos proponer en nuestras mentes qué voz vamos a seguir, la que rechaza los absolutos morales de Dios, o la de Dios como lo revela la Biblia?

No seguirás a la multitud para hacer el mal, ni testificarás 
en un pleito inclinándote a la multitud para pervertir la justicia.
Éxodo 23:2 (NBLH)