La realidad de los ciclos del tiempo

Ramón Arias | 14 de agosto de 2017

Hay un tiempo señalado para todo, y hay un tiempo para cada suceso bajo el cielo:
 Tiempo de nacer, y tiempo de morir;
Tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado;
 Tiempo de matar, y tiempo de curar;
Tiempo de derribar, y tiempo de edificar;
 Tiempo de llorar, y tiempo de reír;
Tiempo de lamentarse, y tiempo de bailar;
 Tiempo de lanzar piedras, y tiempo de recoger piedras;
Tiempo de abrazar, y tiempo de rechazar el abrazo;
 Tiempo de buscar, y tiempo de dar por perdido;
Tiempo de guardar, y tiempo de desechar;
 Tiempo de rasgar, y tiempo de coser;
Tiempo de callar, y tiempo de hablar;
 Tiempo de amar, y tiempo de odiar;
Tiempo de guerra, y tiempo de paz
Eclesiastés 3:1-8 (NBLH)

El libro de Eclesiastés, en su mayor parte, es atribuido al rey Salomón (falleció en 931 a. de C.). El nombre del libro significa "Las palabras del predicador" como se indica en el capítulo 1:1. El enfoque filosófico de las viejas preguntas y el significado de la naturaleza de la existencia humana permanecen con cada generación. Este libro de Eclesiastés es el intento de Salomón de dar su visión al pueblo de Dios en lugar de a aquellos que no tienen conocimiento del Dios de la Biblia o están en abierta rebelión a los morales absolutos de Dios.

La única manera de entender lo que ocurre "bajo el cielo" es a través del lente bíblico. Si este principio es aceptado o rechazado no cambia el hecho de que es el único medio para entender la vida humana y este mundo.

La declaración: “Hay un tiempo señalado para todo, y hay un tiempo para cada suceso bajo el cielo" (3:1), está relacionado con los ciclos del comportamiento humano y de la naturaleza. Los historiadores los llaman ciclos para reconocer que la gente se está moviendo a tiempos y estaciones de las épocas que se acercan en la vida y la cultura.

Los ciclos son importantes porque rompen todas las especulaciones; se basan en hechos históricos que sólo aquellos que los malinterpretan para engañar a otros niegan lo innegable. John Adams declaró lo siguiente: "Los hechos son cosas tercas; y cualquiera que sean nuestros deseos, nuestras inclinaciones o los dictados de nuestras pasiones, no pueden alterar el estado de los hechos y las pruebas".

El reloj de tiempo de los ciclos nos habla para hacernos más sabios para tomar las acciones correctas para resolver problemas; de lo contrario, si los ciclos no cambian no debemos sorprendernos por el resultado. Sabes que no podemos volver atrás el reloj, aunque sea una ilusión. Utilizamos esa expresión porque si hubiéramos sabido lo que se estaba desarrollando podríamos haber hecho algo para cambiar los malos resultados. En el ámbito del tiempo cuando aplicamos los principios dados por Dios, las cosas sólo pueden ir bien. Lo contrario a eso son sus juicios. Todos necesitamos un buen juicio proporcionado por el conocimiento de saber el tiempo que trabajamos para tomar las decisiones correctas.

Los ciclos de inestabilidad social llevan a turbulencias económicas, revoluciones, guerras civiles y disturbios que indican la ruptura del orden social. Cuando alguien dice que calcular el tiempo en la vida es todo, están declarando una verdad irrevocable. Los conflictos internos sociales e internacionales de la nación eventualmente llevan a la guerra.

El historiador inglés principal del vigésimo siglo, Arnold Toynbee invirtió 40 años y escribió su obra maestra, A Study of History (Un estudio de la historia) y dijo lo siguiente:

"El Instituto de la guerra se encuentra cerca del corazón de la humanidad ... En nuestra reciente historia occidental, la guerra ha estado siguiendo la guerra en orden ascendente de intensidad ... Si la serie continúa, la progresión se llevará a términos aún más altos, hasta que este proceso intensificado de los horrores de la guerra un día sea llevado a su fin por la auto-aniquilación de la sociedad que lleva a la guerra".1

En Eclesiastés 3:8b leemos: “Tiempo de guerra, y tiempo de paz”. ¿Podemos esperar ser testigos de una paz perfecta en la tierra? Depende de cómo la gente responda para tratar con sus sentimientos personales mencionados en los versículos 2 al 8a del capítulo 3. Son las emociones fuera de control las que carcomen a las personas internamente y eso las hace reaccionar negativamente. Cuando lo multiplicamos por billones de individuos que se ocupan de la misma guerra psicológica interna, el resultado es predecible. La guerra y la paz revelan las condiciones sociales y políticas de una nación.

Hagamos frente a la realidad de los ciclos a lo largo de la historia; revelan que todas las manifestaciones del conflicto social son el resultado del fracaso humano. Indica una sociedad que no es capaz de resolver los problemas con inteligencia. Ninguna confrontación social interna o externa aparece de la noche a la mañana. ¿Cómo sabemos que una tormenta, un huracán, un tornado o un tsunami están llegando? La respuesta es obvia, así como el resultado de la inmoralidad humana, irracionalidad, terquedad y rebelión contra la ética de Dios.

Haremos bien en prestar atención a lo que leemos en Eclesiastés 12:13-14 (NBLH):

La conclusión, cuando todo se ha oído, es ésta:

Teme a Dios y guarda Sus mandamientos,
Porque esto concierne a toda persona.

Porque Dios traerá toda obra a juicio,
Junto con todo lo oculto,

Sea bueno o sea malo.

Todos los ciclos que se acumulan en la nación pueden ser detenidos y cambiados para el bien basado en los principios de Dios; depende de nosotros si queremos ser sabios.

¿Qué hora es en nuestro ciclo nacional e internacional?