Dar marcha atrás al tiempo

Ramón Arias | 24 de julio de 2017

“Por tanto, cualquiera que oye estas palabras Mías y las pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca;  y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; pero no se cayó, porque había sido fundada sobre la roca. Todo el que oye estas palabras Mías y no las pone en práctica, será semejante a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; y cayó, y grande fue su destrucción.” Mateo 7:24-27 (NBLH)

Hace dos mil años, Jesús dijo a los judíos, históricamente, sólo hay dos fundamentos para que las personas y las naciones construyan sus vidas y su cultura: ​​la roca (sabiduría) y la arena (insensatez). Hace referencia a los únicos dos sistemas mundiales que han existido; la comprensión de estos fundamentos explica la razón por la que los individuos y las sociedades prosperan y también por qué las grandes civilizaciones con todo su esplendor, poder y dominio se han derrumbado.

La generación de Jesús debería haber entendido sus enseñanzas y advertencias, ya que tenían 1,300 años de experiencia de ambas perspectivas para prosperar y para colapsarse. El daño de vivir bajo el dominio del Imperio Romano era evidente; ya no había nada sustancial de su cultura pasada cuando habían experimentado la grandeza de construir sobre la revelación de la palabra de Dios. Jesús también les advirtió (Mateo 24) de su destrucción venidera como el resultado del rechazo de Israel hacia los absolutos morales –que sucedió en el año 70 d.C. Los judíos se negaron a mirar hacia atrás en su historia nacional y desatendieron todo el sentido común de su desaparición.

El Diccionario de Cambridge da la siguiente definición de "dar marcha atrás al tiempo (en algo) para cambiar algo para que se comporte o exista como lo hizo en el pasado". Comprender la historia (el pasado) nos dice dónde estamos en el presente y qué se puede esperar en el futuro. Si las tendencias actuales hacen que la gente sea desesperada, es una clara señal de pesimismo. En una pesimista nube cultural de oscuridad, es natural que la gente piense que la sociedad "no puede dar marcha atrás". Otros ven la incertidumbre como una oportunidad para avanzar en las ideologías fallidas porque no entienden los hechos reales de la ficción (arena = insensatez) y los principios sólidos (roca = sabiduría). Cuando la confusión se apodera de la mente, no es sorprendente que se convierta en la norma y la gente se sienta incompetente para afrontar el desafío, y lo que es peor, aceptan ir con la corriente y se unen a la construcción de la sociedad sobre la locura, que es como la arena.

Foto: Andrey Armyagov - FotoliaLos ciclos de la historia deben ser enseñados en la escuela, a través de los medios de comunicación, la iglesia y en la familia. Cuando comprendemos que los ciclos sociales viciosos destructivos pueden romperse, es porque la historia enseña que el patrón puede ser detenido. Otro hecho importante que Jesús enseñó es el juicio de Dios contra la locura.

Jesús no vino a enseñar acerca de la religión, sino a reforzar que el hombre no es autónomo (sin la ley moral de Dios), incluso si rechaza las normas divinas, no lo exime de las consecuencias de construir sobre el fundamento cultural equivocado. La ilustración del constructor insensato es exponer la mentalidad humanista secular que pretende crear un fundamento alternativo y una construcción efectiva aparte de la establecida por el Creador, que regula la conducta humana.

El hecho de que la gente deje de creer en el Dios de la Biblia no significa que la definición de lo correcto y lo incorrecto o el bien y el mal desaparecen de la cultura. Si los estadounidenses piensan que al remover la palabra de Dios de la arena pública ya sea en la historia, la educación, la ciencia, la economía, la política, el derecho civil, la literatura, las artes y el resto de las ideas manifestadas en la cultura, se están deshaciendo de Dios, entonces están triste y trágicamente equivocados y tienen que echar un vistazo profundo a la historia, y al constructor insensato mencionado en el pasaje de Mateo 7:24-27.

Cuando Jesús usa la analogía de los dos constructores, los sabios y los necios, la lección transmitida es la capacidad de los negadores del Dios de la Biblia y una sociedad incrédula que continúa desarrollando diferentes tipos de edificios, ciudades, puentes, tecnología , los viajes espaciales, y una multitud de logros, pero en vano. Ellos desarrollan desafiantemente sus filosofías de la vida y las transmiten a través de todos los medios de la educación. Pero Jesús hace evidente su inevitable colapso.

Los sabios y los insensatos, ambos, tienen un sistema de creencias que definen quiénes son y el tipo de instituciones que desarrollan en la sociedad para crear su identidad y continuidad. La diferencia son los valores morales y espirituales que la próxima generación también heredará.

El sabio constructor conoce la palabra de Dios y la aplica a todas las áreas de la vida, nunca hace concesiones adoptando y mezclando las ideas del constructor insensato. La lección para el cristianismo estadounidense y el resto del cristianismo en el mundo es que es posible retroceder el reloj y aprender del éxito de aquellos que aplican el conocimiento de Dios en sus vidas y cultura. El sabio constructor no fue llamado a ser republicano, conservador, libertario o cualquier otro tipo de persuasión política, sino a imitar el carácter moral de Dios y de Jesucristo a todo lo que necesita lograr en esta vida.

Los cristianos bíblicos sólo tienen una forma de reconstruir; volviendo a la fe bíblica genuina para prevenir el declive y el colapso de la nación. La historia revelará si había suficientes constructores sabios o si los necios lograron destruir el futuro de Estados Unidos.