¿Cuáles son nuestros valores?

Ramón Arias | 10 de julio de 2017

El consejo del SEÑOR permanecerá para siempre, y los pensamientos de su corazón por todas las generaciones. ¡Bienaventurada la nación de la cual el SEÑOR es Dios, el pueblo al cual escogió como posesión suya! El SEÑOR ve desde los cielos; mira a todos los hijos del hombre. Desde el lugar de su morada observa a todos los habitantes de la tierra.
Salmos 33:11-14 (RVA-2015)

El discurso pronunciado por el presidente Donald Trump, el 6 de julio en Varsovia, Polonia, se centró en los valores de la civilización occidental. Los medios de comunicación de izquierda y la multitud de Hollywood se volvieron locos y el bombardeo de las críticas, como era de esperarse, fue condenando sin parar a Trump por no mantener los valores estadounidenses en Polonia. Al mismo tiempo, los enemigos de los valores bíblicos y todo lo que es un verdadero conservadurismo llamaron al discurso racista por defender los valores occidentales.

La civilización occidental no existiría sin el cristianismo. Sin embargo, el cristianismo está bajo severo ataque en muchos lugares, incluyendo los del bloque occidental. Aquellos que odian a Dios, la Biblia y a Jesucristo, desprecian que Él es la única manera de restaurar a los seres humanos y a las naciones.  Ellos ignoran y subestiman la poderosa y positiva contribución del cristianismo. El patrimonio cultural de los Estados Unidos de América está indudable y profundamente arraigado en los principios bíblicos.

Ninguna persona que haya vivido, vive o vaya a vivir en el futuro puede escapar la influencia de las ideas; cada persona actúa sobre lo que cree, y eso se llama cosmovisión. W. Andrew Hoffecker, da la siguiente definición: "La cosmovisión de uno da coherencia a cómo uno piensa y vive, proporciona parámetros morales, y motiva directamente el comportamiento".1

Los promotores de COEXIST (coexistir) contemplan la hermandad de las naciones donde todas las cosmovisiones se hacen iguales, es una idea noble pero que la historia rotundamente rechaza. Las visiones del mundo son diferentes y chocan una con la otro por la sencilla razón de que las ideas nunca pueden convertirse en una. La civilización occidental tiene definitivamente una fundación cristiana a pesar de todos sus defectos. Con esto en mente seleccioné porciones del discurso del presidente Trump en Varsovia, Polonia, que no sólo el pueblo polaco acogió el mensaje histórico de Trump, sino que muchos en los Estados Unidos, en su mayoría conservadores, están muy orgullosos de ello:

A través de cuatro décadas de gobierno comunista, Polonia y las otras naciones cautivas de Europa sufrieron una brutal campaña para demoler la libertad, su fe, sus leyes, su historia, y su identidad -de hecho, la esencia misma de su cultura y su humanidad. Sin embargo, a través de todo esto, nunca perdieron ese espíritu. Sus opresores trataron de romperlos, pero Polonia no pudo ser quebrantada.

Y cuando llegó el día 2 de junio de 1979, y un millón de polacos se reunieron alrededor de la plaza de la victoria para su primera misa con su Papa polaco, ese día, todos los comunistas de Varsovia debieron saber que su sistema opresivo pronto se derrumbaría. Ellos deben haberlo sabido en el momento exacto durante el sermón de Juan Pablo II cuando un millón de hombres, mujeres y niños polacos levantaron de repente sus voces en una sola oración. Un millón de polacos no pidieron riquezas. No pidieron privilegio. En cambio, un millón de polacos cantaron tres simples palabras: "Queremos a Dios." ...

Mientras estoy aquí hoy frente a esta increíble multitud, esta nación fiel, todavía podemos escuchar esas voces que hacen eco a través de la historia. Su mensaje es tan verdadero hoy como siempre. El pueblo de Polonia, el pueblo de Estados Unidos y el pueblo de Europa todavía gritan "Queremos a Dios".

Juntos, con el Papa Juan Pablo II, los polacos reafirmaron su identidad como nación consagrada a Dios. Y con esa poderosa declaración de quienes son, llegaron a entender qué hacer y cómo vivir. Permanecieron en solidaridad contra la opresión, contra una policía secreta sin ley, contra un sistema cruel y perverso que empobreció sus ciudades y sus almas. Y ustedes ganaron. Polonia prevaleció. Polonia prevalecerá siempre. ...

Por último, a ambos lados del Atlántico, nuestros ciudadanos se enfrentan a otro peligro, uno que está firmemente bajo nuestro control. Este peligro es invisible para algunos, pero muy conocido para los polacos: la influencia constante de la burocracia gubernamental que drena la vitalidad y la riqueza de la gente. El Oeste se hizo grande no debido al papeleo y a los reglamentos pero porque la gente fue permitida perseguir sus sueños y perseguir sus destinos.

Los estadounidenses, los polacos y las naciones de Europa valoran la libertad individual y la soberanía. Debemos trabajar juntos para enfrentar fuerzas, tanto de dentro como de fuera, del Sur o del Este, que amenazan con el tiempo para socavar estos valores y borrar los lazos de cultura, fe y tradición que nos hacen ser quienes somos. Si no se controlan, estas fuerzas menguan nuestro valor, socavan nuestro espíritu y debilitan nuestra voluntad de defendernos a nosotros mismos y a nuestras sociedades.

Pero así como nuestros adversarios y enemigos del pasado aprendieron aquí en Polonia, sabemos que estas fuerzas también están condenadas al fracaso si queremos que fracasen. Y nosotros, de hecho, queremos que fracasen. Están condenados no sólo porque nuestra alianza es fuerte, nuestros países son resistentes y nuestro poder es inigualable. A través de todo eso, tienen que decir que todo es verdad. Nuestros adversarios, sin embargo, están destinados al fracaso porque nunca olvidaremos quiénes somos. Y si no olvidamos quiénes son, simplemente no podemos ser vencidos. Los estadounidenses nunca olvidarán. Las naciones de Europa nunca olvidarán. Somos la comunidad más rápida y más grande. No hay nada como nuestra comunidad de naciones. El mundo nunca ha conocido nada parecido a nuestra comunidad de naciones. ...

Recompensamos el genialidad. Nos esforzamos por la excelencia, y apreciamos obras de arte inspiradoras que honran a Dios. Valoramos el orden de la ley y protegemos el derecho a la libertad de expresión y a la libre expresión.

Damos poder a las mujeres como pilares de nuestra sociedad y de nuestro éxito. Ponemos la fe y la familia, no el gobierno y la burocracia, en el centro de nuestras vidas. Y discutimos todo. Lo desafiamos todo. Buscamos saberlo todo para que podamos conocernos mejor. ...

... lo que hemos heredado de nuestros antepasados ​​nunca ha existido hasta este punto antes. Y si no lo preservamos, nunca jamás volverá a existir. Así que no podemos fallar. ...

Nuestros ciudadanos no ganaron la libertad juntos, no sobrevivieron a los horrores juntos, no enfrentaron el mal juntos, sólo para perder nuestra libertad a una falta de orgullo y confianza en nuestros valores. No lo hicimos y no lo haremos. Nunca retrocederemos.

 Mientras conozcamos nuestra historia, sabremos construir nuestro futuro. Los estadounidenses saben que una fuerte alianza de naciones libres, soberanas e independientes es la mejor defensa para nuestras libertades y nuestros intereses. ...

La cuestión fundamental de nuestro tiempo es si el Occidente tiene la voluntad de sobrevivir. ¿Tenemos la confianza en nuestros valores para defenderlos a cualquier costo? ¿Tenemos suficiente respeto para que nuestros ciudadanos protejan nuestras fronteras? ¿Tenemos el deseo y el valor de preservar nuestra civilización ante aquellos que la subvertirían y destruirían?

Podemos tener las economías más grandes y las armas más letales en cualquier parte de la Tierra, pero si no tenemos familias fuertes y valores fuertes, entonces seremos débiles y no sobreviviremos. ...

Nuestra propia lucha por el Occidente no comienza en el campo de batalla – comienza con nuestras mentes, nuestras voluntades y nuestras almas. Hoy en día, los lazos que unen nuestra civilización no son menos vitales y no exigen menos defensa que el terreno en el que la esperanza de Polonia descansó en su totalidad. Nuestra libertad, nuestra civilización y nuestra supervivencia dependen de estos vínculos de historia, cultura y memoria. ...

Así que, juntos, luchemos como los polacos, por la familia, por la libertad, por el país y por Dios.

(Énfasis añadido)

Si te interesa leer el mensaje entero a la gente de Polonia haz clic aquí.

¿Cuáles son nuestros valores? Definitivamente no son los que dominan la mayor parte de la cultura estadounidense en la actualidad. Los principios bíblicos son el fundamento de estos Estados Unidos de América claramente declarados en la Declaración de Independencia. Sin la menor duda, el pueblo de 1776 manifestó sus valores basados en la creencia y la fe en el Dios de la Biblia. Oficialmente, reconocían y afirmaban que la existencia de Dios es una verdad "autoevidente". Estados Unidos nació como nación de Dios, y esta es la razón por la que el documento de la Declaración de Independencia menciona a Dios cinco veces: Dios es el Creador de cada persona, Dios es el legislador Supremo, Dios es la única fuente de derechos humanos, Dios es el Juez Supremo de todo el mundo, y Dios es nuestro Proveedor y Protector.

Si Estados Unidos quiere ser grande de nuevo, entonces, debemos restaurar la cosmovisión bíblica en toda nuestra cultura. Cualquier cosa menos de esto es inaceptable para Aquel que es el dueño legal del mundo y el universo.