Salvajes que exigen sangre

Ramón Arias | 26 de junio de 2017

“El derecho ha sido rechazado,
y la justicia se mantiene a distancia.
La verdad tropieza en la plaza,
y la honestidad no puede entrar”.
Isaías 59:14 (RVA-2015)

¡Cuidado! Nos estamos acercando a un peligroso clima social de salvajes sedientos de sangre como una manada de animales feroces que no deben ser ignorados. La demanda para la ejecución del Presidente Trump y los funcionarios electos del Partido Republicano no es una cuestión de risa. Voces reprobables se están levantando como un coro a través de los medios de comunicación alimentando la discordia y creando un abismo aún más profundo entre la ideología izquierdista y la ideología de la derecha.

La izquierda está comenzando a mostrar sus verdaderos colores ya que su paciencia se está agotando desde que perdieron la elección presidencial, y más recientemente los puestos del Congreso en las elecciones especiales en Montana, Kansas, Carolina del Sur y el sexto distrito de Georgia. El último se convirtió en la carrera política más cara. A pesar de despilfarrar más de treinta millones de dólares en la campaña y el desfile de apoyo de las élites de Hollywood, las organizaciones y de los jefes detrás de la escena no pudieron comprar el asiento ganado por Karen Handel en Georgia. La izquierda quiere el control total de la nación y simplemente no saben cómo detener la tendencia contra ellos. En su libro de estrategias, el último recurso es el derramamiento de sangre.

¿Cómo llegamos a esta condición? Seguramente no de la noche a la mañana, las fuerzas ideológicas han estado trabajando para desmantelar los fundamentos de la nación desde el principio y han pasado por una metamorfosis. Las ideas subyacentes son siempre las mismas, los hombres quieren ser dioses, y llegan a un punto en el que deben recurrir mediante el uso del poder y la destrucción para lograrlo.

El hambre devastador por el poder de parte de la izquierda ha provocado un contraataque; hay un creciente movimiento de conservadores que han dicho: "¡Ya basta!" Estados Unidos tiene gente que entiende cuales son las verdaderas creencias, valores y culturas y cómo la Biblia las ha moldeado en este país. No hay otro documento de importancia que haya influido en esta cultura. Durante los últimos 400 años, la gente de habla inglesa ha investigado la Biblia para encontrar la dirección para mejorar todas las áreas de la vida en este mundo y como preparación para entrar al otro lado del universo.

Si queremos encontrar soluciones a los problemas de la prosperidad y la pobreza, el orden y el caos, la paz social y la guerra, el bien y el mal, la vida y la muerte, el funcionamiento correcto del gobierno civil, la fuente real del derecho, las relaciones humanas efectivas y significativas, el comercio y para todos los problemas humanos debemos ir a la única fuente de autoridad infalible, la Palabra de Dios, también conocida como las Sagradas Escrituras o la Biblia. No tenemos otra alternativa si queremos salvar a la nación de los salvajes que están demandando sangre. Abraham Lincoln lo dijo bien después de que se le presentó una Biblia en 1864: "Todo lo bueno que el Salvador le dio al mundo fue comunicado en este libro [la Biblia]. Sin el, no podríamos saber lo correcto de lo malo. Todas las cosas más deseables para el bienestar del hombre, para aquí y después, se encuentran delineadas en ese libro".

Una vez más, la cristiandad estadounidense es llamada por las demandas de la historia a tomar una decisión. ¿Aceptará la responsabilidad de volver el ímpetu a la cordura nacional, o permitir que Isaías 54:19 continúe su cumplimiento para dejar un legado de una tierra devastada a las generaciones futuras.

Los cristianos vigorosos y saludables deben dejar de comer comida espiritual chatarra y alimentarse con el alimento sólido de la Palabra de Dios y aceptar el desafío que se les dio a los judíos cristianos hace 2,000 años, tal como lo leemos en la carta a los Hebreos:

“Debiendo ser ya maestros por el tiempo transcurrido, de nuevo tienen necesidad de que alguien los instruya desde los primeros rudimentos de las palabras de Dios. Han llegado a tener necesidad de leche y no de alimento sólido. Pues todo el que se alimenta de leche no es capaz de entender la palabra de la justicia, porque aún es niño. Pero el alimento sólido es para los maduros; para los que, por la práctica, tienen los sentidos entrenados para discernir entre el bien y el mal”. Hebreos 5:12-14 (RVA-2015)

Los cristianos bíblicos pueden traer de nuevo la justicia y la rectitud, y llevar la verdad a la plaza pública para que el honor pueda avanzar libremente trayendo restauración. ¿Tu qué dices?