Calentamiento global, no, cambio climático, no, ¡es una ESTAFA!

Ramón Arias | 5 de junio de 2017

"Yo apruebo el comercio libre con todas las naciones, la conexión política con ninguna, y poco o ningún establecimiento diplomático, y no estoy a favor de vincularnos con nuevos tratados en las peleas de Europa, ni entrar en ese campo de masacres para preservar su equilibrio, ni unirnos en la confederación de reyes a la guerra contra los principios de la libertad".

--Thomas Jefferson a Elbridge Gerry, 1799

El discurso del Presidente Trump el jueves, 1 de junio de 2017, desencadenó la esperada y aumentada HISTERIA, no sólo en el “pantano de gobierno” de Estados Unidos, sino también en el peor escenario, la comunidad internacional. Los europeos están desquiciados, y con la ayuda de esos estadounidenses aspirantes a ser europeos que pregonan el fin del mundo, diciendo que la gente morirá, el colapso de las naciones es inminente, los océanos se elevarán destruyendo las ciudades costeras, dicen que Trump debe ser removido y así el carrusel de vociferaciones continúa.

La Casa Blanca publicó lo siguiente en su sitio de página:

Trump anunció que Estados Unidos se retirará del Acuerdo Climático de París y comenzará negociaciones para volver a entrar o negociar un acuerdo completamente nuevo con condiciones más favorables para los Estados Unidos. La decisión es un cumplimiento de la promesa que el Presidente Trump hizo al pueblo estadounidense durante su campaña. Durante el discurso pronunciado en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, el Presidente prometió que los Estados Unidos mantendría su posición como líder mundial en energía limpia, protegiendo la economía y fortaleciendo la fuerza de trabajo.

El Acuerdo Climático de París costó a la economía de los Estados Unidos cerca de 3 billones de dólares en producción reducida, más de 6 millones de empleos industriales y más de 3 millones de empleos en la industria.

El anuncio de hoy es otro ejemplo más del compromiso del Presidente de poner a Estados Unidos y sus trabajadores en primer lugar.

El Acuerdo de París: socava la competitividad y los empleos de EE.UU.

Según un estudio de la NERA Consulting, (consultoría NERA) cumplir con los requisitos de la Administración de Obama en el Acuerdo de París costaría a la economía de los Estados Unidos casi $ 3 billones en las próximas décadas.

El Acuerdo de París: Creó un fondo financiado por los contribuyentes de la ONU para usos ilegales

El presidente Obama comprometió $ 3 mil millones al Fondo Verde del Clima – que es alrededor del 30 por ciento del financiamiento inicial – sin la autorización del Congreso.

El Acuerdo de París: Fue mal negociado por la Administración de Obama

El Acuerdo negociado por Obama impone metas poco realistas en los Estados Unidos para reducir nuestras emisiones de carbono, mientras que otorga a países como China un pase libre por muchos años. Bajo el Acuerdo, China aumentará las emisiones hasta 2030.

El Acuerdo de París: Para la fecha del año 2100, el impacto al clima sería insignificante

También puedes escuchar aquí el discurso de Trump en su totalidad. Mediante el uso del pensamiento crítico o el sentido común se llega a una comprensión sólida para protegerse contra la retórica de la élite mal aconsejada y globalista que quieren más productividad económica y el control de la explotación.

Durante décadas, los estafadores del clima se han enriquecido con miles de millones, si no billones, de dólares con sus tácticas de miedo. Primero, dijeron que el mundo se va a congelar, pero no sucedió. Luego cambiaron su historia al calentamiento global, y no ha sucedido. Lo último es el cambio climático, ahora, ¿quién puede negar que el clima cambia? ¿Recuerdas las cuatro estaciones del año? Sí, el clima cambia como lo ha hecho durante milenios. También tenemos dos campos científicos en desacuerdo en sus conclusiones y conclusiones de la contribución humana a los cambios en el clima.

La mayoría de los gobiernos europeos envidian y odian a los Estados Unidos por múltiples razones. No importa que han sido los receptores de la generosidad estadounidense de vidas y capital para reconstruir sus naciones después de las dos guerras mundiales. Los europeos no son los únicos que quieren subyugar y controlar a los Estados Unidos de América; ¿acaso quieren que esta nación sea más fuerte? No hasta que tengan otra guerra entre ellos. La mayor parte de Europa quiere a un EE.UU. socialista y hacernos miserables como ellos lo son. Trump no está en contra de la ciencia; sólo quiere una forma práctica de tratar con el mejoramiento del medio ambiente que realza la economía. Si Europa está abierta a negociaciones, afirmó en su mensaje; la opción de renegociación está abierta. Si los europeos no están dispuestos a tener nuevas negociaciones, dijo Trump, eso también está bien. Estados Unidos nunca ha tenido necesidad de estar en ningún acuerdo climático; han estado liderando la limpieza durante décadas; los hechos hablan por sí mismos. Jefferson estaba en lo cierto: “Yo apruebo el comercio libre con todas las naciones, la conexión política con ninguna, y poco o ningún establecimiento diplomático, y no estoy a favor de vincularnos con nuevos tratados en las peleas de Europa, ni entrar en ese campo de masacres para preservar su equilibrio.”

Trump hizo campaña por los hombres y mujeres olvidados de la nación prometiendo restaurar la productividad que crea empleos. Forbes publicó un artículo el 13 de enero de 2017, "Donald Trump's Entirely Correct -- There Really Are 96M Unemployed Americans. (Donald Trump es completamente correcto – realmente hay 96 millones de estadounidenses desempleados").

En parte, el artículo dice:

Es maravilloso, ¿no? La manera en que la prensa está unida en gritarle a Donald Trump para demandar que hay 96 millones de estadounidenses que están desempleados. La cosa es que tiene razón en un nivel. Hay realmente 96 millones de estadounidenses sin trabajo. Estoy totalmente de acuerdo en que esto no es lo que normalmente entendemos por "desempleo", que es el estado de querer un trabajo, buscar uno, y no ser capaz de encontrarlo. Estar totalmente contento de no tener un trabajo y por lo tanto no estar buscando uno es diferente de esto, ciertamente lo es, pero sigue siendo desempleo.

La última elección presidencial desenmascaró a los medios de comunicación como nunca antes, también a los pseudointelectuales, a Hollywood y a la mayoría de los millonarios y multimillonarios que quieren dar forma a la historia de lo que Estados Unidos como debe ser, no para ellos, sino para otros. Los lunáticos liberales quieren que creamos que los acuerdos internacionales son buenos para nosotros cuando en realidad son antiestadounidenses. ¿Por qué no dan su riqueza a las naciones en desarrollo que están dispuestas a tomar dinero y no les importa lo que le sucede a la clase obrera de los Estados Unidos y liderar el camino viviendo "ecológicamente"? Debemos ser capaces de discernir la verdad de la falsedad pero nunca la encontraremos en la visión del mundo liberal/progresista.

Pensando nuevamente en lo que Jefferson entendía acerca de los Asuntos Exteriores, ¿tenía razón? Es un hecho dado que durante miles de años, la conducta humana nunca cambia; es buena o es mala:

"Siempre he considerado fundamental que los Estados Unidos nunca debe participar activamente en las disputas de Europa, sus intereses políticos son totalmente distintos de los nuestros, sus celos mutuos, su equilibrio de poder, sus complicadas alianzas, sus formas y principios de gobierno, es todo extraño para nosotros, son naciones de guerra eterna, todas sus energías se gastan en la destrucción del trabajo, la propiedad y la vida de su pueblo". --Thomas Jefferson a James Monroe, 1823

Una palabra de precaución a los cristianos, nunca eludan la verdad inalterada de que es el Dios de la Biblia quien controla los eventos humanos. Ninguna persona o nación puede oponerse a Su plan divino y triunfar; si no estamos con Él estamos en Su contra. Es muy imprudente oponerse a Él, ¿no? Su Palabra revela que las naciones alcanzarán Su conocimiento y el mundo se va a transformar radicalmente. El apóstol Pablo escribió hace dos mil años: “Porque considero que los padecimientos del tiempo presente no son dignos de comparar con la gloria que pronto nos ha de ser revelada. Pues la creación aguarda con ardiente anhelo la manifestación de los hijos de Dios” Romanos 8:18-19 (RVA-2015). Mientras más cristianos desarrollen la mente de Cristo en ellos, más traerán cambios culturales y científicos para mejorar a las naciones y el planeta.

La historia está de nuestro lado revelando que el Dios de la Biblia, no el hombre, tiene el control, esto es seguro y nunca lo dudes:

“El SEÑOR hace nulo el consejo de las naciones y frustra las maquinaciones de los pueblos. El consejo del SEÑOR permanecerá para siempre, y los pensamientos de su corazón por todas las generaciones. ¡Bienaventurada la nación de la cual el SEÑOR es Dios, el pueblo al cual escogió como posesión suya!”  Salmos 33:10-12 (RVA-2015)

Comprometámonos todos los días a hacer no sólo a Estados Unidos grande, sino al mundo, aplicando los principios de Dios en todas las áreas de la vida y el planeta. Vigilémonos contra aquellos que nos quieren estafar y hay que desenmascarar sus ideas equivocadas, ¡tal vez ellos también serán iluminados!