En tiempos como estos

Ramón Arias | 22 de mayo de 2017

Así ha dicho el SEÑOR: “Deténganse en los caminos y miren. Pregunten por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y anden en él; y hallarán descanso para sus almas. Pero ellos dijeron: ‘¡No andaremos en él!’”.
Jeremías 6:16 (RVA-2015)

Lo que estamos viendo no es nada extraño o inaudito de lo que está apoderándose de esta nación. Simplemente estamos siendo testigos de lo que viven las otras naciones día a día: es el resultado de las elites con hambre de poder motivadas por el interés egoísta valiéndose de la población analfabeta del conocimiento de la historia en un intento de lograr el control a cualquier costo. A pesar de que Estados Unidos nació con una visión diferente a la que ahora domina, debemos admitir que está pasando rápidamente a formar parte de un mundo extraño que no terminará bien a menos que se haga un cambio en la dirección correcta.

En tiempos como estos, es aconsejable mirar hacia atrás y evaluar dónde ocurrió el desvío de la visión original de los Padres Fundadores.

En su discurso de despedida, el presidente George Washington, advirtió a los ciudadanos estadounidenses sobre la importancia de mantener la unidad que lograron evitando el apoyo ciego e incondicional a los partidos políticos. En las relaciones de Estados Unidos con las naciones extranjeras, advirtió acerca de alianzas extensas.

La esperanza y el deseo de Washington era que la nueva nación se guiara por los principios traídos por los Antepasados. La próxima vez que oigas "esto no es estadounidense" presta atención a quién lo dice y conoce su trasfondo ideológico, y algo más importante, no te intimides por los indiscretos que no saben nada acerca de los principios originales de Estados Unidos, sin embargo, siempre están listos para denigrarlos.

Te animo a leer y analizar el discurso de despedida de Washington en su totalidad. He destacado partes de su mensaje: 

Discurso de despedida de Washington al pueblo estadounidense 1796

Para esto tienen todos los incentivos de la simpatía y el interés. Ciudadanos, por nacimiento o por elección, de un país común, ese país tiene derecho a concentrar sus afectos. El nombre de estadounidense, que les pertenece en su capacidad nacional, debe exaltar siempre el orgullo justo del patriotismo más que cualquier apelativo derivado de discriminaciones locales. Con ligeras diferencias, ustedes tienen la misma religión, las mismas costumbres, los mismos hábitos y los mismos principios políticos. Ustedes tienen una causa común por la que lucharon y triunfaron juntos; la independencia y la libertad que poseen son obra de consejos conjuntos y esfuerzos conjuntos de peligros, sufrimientos y éxitos comunes ....

Estas consideraciones hablan un lenguaje persuasivo a toda mente reflexiva y virtuosa, y muestran la continuidad de la Unión como un objeto primario de deseo patriótico. ¿Hay alguna duda de si un gobierno común puede abrazar una esfera tan grande? Deja que la experiencia lo resuelva. Oír la mera especulación en tal caso era criminal. Estamos autorizados a esperar que una organización apropiada del todo con la agencia auxiliar de los gobiernos para las subdivisiones respectivas, proporcione una edición feliz al experimento. Vale la pena un experimento justo y completo. Con motivos tan poderosos y obvios para la unión, que afectan a todas partes de nuestro país, mientras que la experiencia no habrá demostrado su impracticabilidad, siempre habrá motivos para desconfiar del patriotismo de aquellos que en cualquier momento pueden esforzarse por debilitar sus bandas ....

Existe la opinión de que los partidos en los países libres son útiles controles sobre la administración del gobierno y sirven para mantener vivo el espíritu de libertad. Esto dentro de ciertos límites es probablemente cierto; y en los gobiernos de un elenco monárquico, el patriotismo puede mirar con indulgencia, si no con favor, sobre el espíritu de partido. Pero en los de carácter popular, en los gobiernos puramente electivos, es un espíritu que no debe alentarse. De su tendencia natural, es seguro que siempre habrá suficiente de ese espíritu para cada propósito saludable. Y estando el peligro constante de exceso, el esfuerzo debe ser por la fuerza de la opinión pública, para mitigarlo y atenuarlo. Un fuego que no debe ser apagado, exige una vigilancia uniforme para evitar que se prorrumpa en una llama, para que, en lugar de calentarse, sea consumido.

De todas las disposiciones y los hábitos que conducen a la prosperidad política, la religión y la moral son soportes indispensables. En vano, ese hombre reclamaría el tributo del patriotismo, que se esforzaría por subvertir estos grandes pilares de la felicidad humana, estos más firmes apoyos de los deberes de los hombres y de los ciudadanos. El mero político, al igual que el hombre piadoso, debe respetarlos y apreciarlos. Un volumen no podía rastrear todas sus conexiones con la felicidad privada y pública. Que se pregunte simplemente: ¿Dónde está la seguridad de la propiedad, de la reputación, de la vida, si el sentido de la obligación religiosa abandona los juramentos que son los instrumentos de investigación en los tribunales de justicia? Y con cautela aceptemos la suposición de que la moralidad puede mantenerse sin religión. Todo lo que se concede a la influencia de la educación refinada en las mentes de estructura peculiar, la razón y la experiencia nos prohíben esperar que la moralidad nacional pueda prevalecer en la exclusión de los principios religiosos.

Es sustancialmente cierto que la virtud o la moralidad es una fuente necesaria del gobierno popular. La regla, de hecho, se extiende con más o menos fuerza a todas las especies de gobierno libre. ¿Quién que sea un amigo sincero de él puede mirar con indiferencia sobre los intentos de sacudir los cimientos de la tela?

Promuevan entonces, como objeto de primordial importancia, las instituciones para la difusión general del conocimiento. En la proporción en que la estructura de un gobierno da fuerza a la opinión pública, es esencial que la opinión pública sea iluminada ....

Observa la buena fe y la justicia hacia todas las naciones; cultiven la paz y la armonía con todos. La religión y la moralidad exigen esta conducta; y puede ser que la buena política no lo obligue igualmente. Será digno de una nación libre, ilustrada y en futuro no muy distante, una gran nación, para dar a la humanidad el ejemplo magnánimo y demasiado nuevo de un pueblo siempre guiado por Una exaltada justicia y benevolencia. ¿Quién puede dudar de que, con el tiempo y las cosas, los frutos de semejante plan rindieran ricamente las ventajas temporales que pudiera perderse si se le adhiere firmemente? ¿Acaso la Providencia no ha conectado la felicidad permanente de una nación con su virtud? El experimento, por lo menos, es recomendado por todo sentimiento que ennoblece la naturaleza humana. ¡Ay! ¿Será imposible por sus vicios? (Énfasis añadido)

El tejido de la moral de Estados Unidos se basa en los Principios Bíblicos, que es lo que Washington afirmó, y legítimamente así es. Él amonestó a la nación a no desasociar la relación entre la obediencia a las reglas de la moral de Dios Todopoderoso que conducen a la felicidad permanente y que haríamos bien en promover eso como nuestra principal importancia. La grandeza de Estados Unidos depende de la moralidad bíblica; la falta de observación abre la puerta a todos los vicios de la conducta humana.

"Unidos estamos, dividimos caemos", la pregunta es, ¿qué ideas unen? George Washington las dejó muy claras.

¿Puede la nación estar unida sobre los principios de sus orígenes que datan antes de la Guerra de la Independencia? La respuesta está sujeta a la capacidad de la generación actual para evaluar los daños generacionales a la unidad nacional, que es el resultado de ideologías opuestas, ya sean políticas, religiosas o cualquier otra corriente. Tenemos a los medios de comunicación tendenciosos que perdieron la elección presidencial en 2016 y están decididos a destruir la actual administración. Los dos partidos políticos primarios, en su mayor parte, tienen una visión diferente de lo que Estados Unidos debe ser, y la sociedad sigue dividida como lo fue desde el comienzo de su experimento del gobierno federal.

Ahora, la cuestión para Estados Unidos permanece, como lo fue en los tiempos del profeta Jeremías cuando le advirtió al Israel renegado. ¿Somos lo suficientemente inteligentes como para mirar hacia atrás en la historia y retomar los buenos viejos caminos y caminar en ellos y encontrar la verdadera estabilidad social o nos negaremos? En esto consiste el futuro de Estados Unidos.