Esquizofrenia intelectual

Ramón Arias | 15 de mayo de 2017

"El individuo enfermo se encuentra en casa con todos los demás enfermos similares. El conjunto de la cultura está orientada a este tipo de patología. El resultado es que el individuo común no experimenta la separación y el aislamiento como lo que siente la persona plenamente esquizofrénica. Se siente tranquila entre los que sufren de la misma deformación, de hecho, es la persona plenamente sana que se siente aislada en la sociedad insana – y puede sufrir tanto de la incapacidad de comunicar que es él quien puede llegar a ser psicótico". – Eric Fromm, psicólogo suizo (La Anatomía de la Destructividad Humana)

¿Alguna vez has cuestionado la fuente de conocimiento y comprensión de la élite intelectual para sus ideas? ¿Qué tan bien entrenado(a) estás para detectar si esas ideas han demostrado ser históricamente y arqueológicamente precisas? Hemos oído que "la prueba está en el pudín" y otro dicho conocido es "por su fruto los conocerás".

Así como la naturaleza nos enseña que todo se reproduce según su especie, también lo es con la cultura, las ideas se reproducen según su especie. ¿Crees que nuestra cultura va en la dirección correcta? Si tu respuesta es sí, ¿cuáles son tus consideraciones para esa afirmación? Si tu respuesta es no, la misma pregunta se aplica. Si somos honestos y prestamos atención a la temperatura social de la nación, llegaremos a la conclusión de que la población, en su mayoría, está de acuerdo en que vamos en la dirección equivocada como nación. Si eres cristiano o conservador, los que no están de acuerdo con tu cosmovisión te hacen responsable de todo lo que va mal en la nación. En realidad, si eres humanista, liberal / progresista, socialista o comunista, la culpa recae sobre ti. Aquellos que piensan que son neutrales no entienden que tal posición no existe. Nadie es neutral.

Cada campo ideológico tiene su ejército de intelectuales y las cosas están subiendo de tono. Estamos llegando a un punto de hervor—si no se resuelve, debemos esperar las consecuencias. Otra tendencia peligrosa es la clasificación del alto coeficiente intelectual (cociente de inteligencia) de un individuo. Cuando la sociedad elogia la inteligencia humana sin filtrar las raíces filosóficas de esas ideas, las personas quedan cegadas en su pensamiento. El paisaje de la historia está lleno de toda la destrucción y el sufrimiento causado por aquellos que habían sido entronados a causa de su coeficiente intelectual. Mientras que otros con diferentes niveles de CI tienen que limpiar y restaurar un nivel de cordura, es decir, hasta que otra generación olvida lo mal hecho en el pasado y el ciclo se repite. La verdad es que un CI nunca es la verdadera medida de ningún individuo a menos que tengan la fuente de la verdadera inteligencia.

Estoy seguro de que todos admiramos el gran despliegue de inteligencia que se aplica a habilidades específicas que no se utilizan para la destrucción. También sabemos que hay personas cuya inteligencia supera a las personas conocidas que han sido veneradas durante décadas e incluso siglos, pero los hechos siguen siendo irrefutables cuando revelan inestabilidad en la vida de las personas, en sus hogares y en su sociedad.

Cuando menciono la Esquizofrenia Intelectual de ninguna manera está relacionada con individuos que sufren un trastorno cerebral crónico. Por cierto, la American Psychiatric Association (la Asociación Psiquiátrica Americana) explica que la esquizofrenia: "... afecta a alrededor del uno por ciento de la población. Cuando la esquizofrenia está activa, los síntomas pueden incluir delirios, alucinaciones, problemas con el pensamiento y la concentración, y la falta de motivación. Sin embargo, cuando estos síntomas son tratados, la mayoría de las personas con esquizofrenia mejorará en gran medida con el tiempo .... La complejidad de la esquizofrenia puede ayudar a explicar por qué hay conceptos erróneos sobre la enfermedad. La esquizofrenia no significa una personalidad doble o una personalidad múltiple. La mayoría de las personas con esquizofrenia no son peligrosas o violentas. Tampoco son indigentes ni viven en hospitales. La mayoría de las personas con esquizofrenia viven con la familia, en hogares de grupo o por cuenta propia".

La esquizofrenia intelectual a la que me refiero es la que padece un gran porcentaje de la población, no sólo en esta nación sino también de otros países. Simplemente observando las acciones de las personas se manifiestan las ideas que dominan su pensamiento, que crean el desequilibrio de sus emociones, y su comportamiento errático, a pesar de que es aceptado y alabado como normal. La forma en que las personas perciben la realidad en contra de toda lógica y sentido común revela que su visión del mundo tiene más que ver con la fantasía y la ilusión que con la sólida realidad histórica.

Estados Unidos necesita soluciones a este trastorno de salud mental que está destrozando la nación. Nuestro intelecto o entendimiento, como se relaciona con nuestra mente, es un diseño espectacular y debe ser utilizado a consecuencia. La creación de nuestro cerebro puede conocer la realidad, la verdad y los hechos de la falsedad independientemente de la fuente humana. Esto significa que necesitamos la única fuente confiable que nos pueda rescatar de ser arrastrados y esclavizados a la esquizofrenia intelectual. La fuente de la verdadera cordura es Jesucristo quien dijo:

“Todas las cosas me han sido entregadas por mi Padre. Nadie conoce bien al Hijo, sino el Padre. Nadie conoce bien al Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.  Vengan a mí, todos los que están fatigados y cargados, y yo los haré descansar.  Lleven mi yugo sobre ustedes, y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallarán descanso para su alma.  Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”. Mateo 11:27-30 (RVA-2015)

Nadie conoce nuestro diseño y propósito a la perfección que él que nos creó a Su imagen y semejanza. La invitación es que todos vengan a Jesús. Tomen nota de que no está hablando de una institución humana, sino directamente de Él, que sabe cómo devolvernos todo nuestro potencial. ¿Para qué vivimos y trabajamos día tras día? La falta de conocimiento de estos dos propósitos sencillos es una carga interminable. Definitivamente necesitamos descanso mental y alivio durante todo el día y todos los días de nuestras vidas. Cuando aprendemos de Jesús, nuestra mente se nutre de una manera tan poderosa que será imposible ser aspirado en el torbellino de la esquizofrenia intelectual.

A medida que desarrollamos la mente de Cristo (1 Corintios 2:16), nos convertimos en personas de gran habilidad para discernir todo el balbuceo que nos rodea. La buena noticia es que millones están experimentando esta liberación mental y pueden participar en el mercado de ideas y podrán desacreditar las tonterías que la gente está siendo alimentada.

Debemos desarrollar la capacidad de entender la fuente de las ideas al conocer el único fundamento fiable de la verdad, la Biblia. Es un grave error pensar que un documento tan incomparable es un libro religioso y si queremos aprender y crecer, entonces volvámonos estudiantes asiduos de la Palabra Revelada de Dios.