El espectro de una Tercera Guerra Mundial se avecina

Ramón Arias | 17 de abril de 2017

El mundo siempre ha estado en agitación social y atraviesa ciclos que van de mal a peor e incluso que llevan a conflictos armados, mismos que producen una pérdida significativa de vidas. Cuanto más se perfeccionan las armas de guerra, mayor es la devastación que causan.

Sólo en el siglo XX se produjeron dos guerras mundiales y una ideología comunista homicida.

Según el editor de The Black Book of Communism: Crimes, Terror y Repression (El Libro Negro del Comunismo: Crímenes, Terror y Represión), de Stéphane Courtois, documenta los horrores que resultaron de los asesinatos masivos incluyendo las hambrunas causadas por los humanos. Según los registros mencionados en el libro, no menos de 94 millones de personas perdieron la vida. Las ideas políticas fundadas en conceptos erróneos de cómo debe ser la vida, siempre conducen a resultados horripilantes.

La gente comienza a prestar más atención a la inevitable realidad de la condición turbulenta del mundo. Los noticieros informaron de las masacres de cristianos perpetradas por los supremacistas islámicos el domingo de Ramos en Egipto, donde bombardearon dos iglesias cristianas coptas. Los islamistas afirman que dominarán al mundo por lo tanto continuarán sus ataques en Europa. Irán, con su marca del Islam, se ve a sí mismo como el que dará comienzo a la destrucción del mundo que dará paso a su tan esperado mesías shiíta, el 12º Imam, que implementará la paz y la prosperidad. No debemos desviar nuestros ojos de Irán, que es el principal patrocinador del terrorismo en el mundo.

El liderazgo de Corea del Norte está obsesionado con sus armas nucleares y misiles balísticos que los harán relevantes en el mundo. Ahora, con el tercer miembro de la dinastía familiar de dictadores que quiere superar a su abuelo y a su padre en las atrocidades que cometieron, se ha vuelto más peligroso. Kim Jong-un amenaza con atacar a Estados Unidos, Corea del Sur y a Japón. Él ha puesto nerviosos a todos, y los chinos ya no son espectadores silenciosos.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ve a su liderazgo en el escenario mundial amenazado por Trump tras los ataques con misiles contra la base aérea en Siria. ¿Cuál es el próximo paso de Putin? ¿Utilizará el blofeo para abrirse camino amenazando una guerra nuclear con Estados Unidos y Europa? ¿O está dispuesto a mostrarle al pueblo ruso y al mundo que es un tipo fuerte y riguroso haciendo un movimiento que consolide su deseo de ser coronado como el próximo zar al irse a la guerra? 

La gente continuará preguntando si la cosmovisión apocalíptica nos va a explotar a todos. Algunos ya están condenando a Trump por retractarse de su campaña de rechazo a la intervención de guerra, ya que lo ven al lado del establecimiento de Washington. Ahora dicen "no votamos por un presidente del mundo", simplemente ¿podemos tener un Presidente de los Estados Unidos? La preocupación es válida, hasta que la gente entienda que una cosa es dar promesas de campaña y expresar los deseos que un candidato espera lograr y otra cosa es estar sentado en esa Oficina Ejecutiva y ver el mundo desde otra perspectiva que no sea verla a la distancia. Una persona necesita desarrollar la mente de Cristo (1 Corintios 2:16) para saber qué hacer con precisión y evitar errores costosos. No, no estoy hablando a la ligera es un hecho probado por aquellos que han aprendido esa verdad.

Para cualquiera que afirme que el resultado del actual clima de guerra no puede predecirse, les falta un ingrediente clave: ¡LA HISTORIA! No hay mejor guía para revelar lo que se puede esperar. Si la decadencia moral y espiritual del mundo actual continúa aumentando, no es difícil saber qué hay en el horizonte. Es tan seguro como el cambio de las estaciones de un año y sabemos qué esperar, es lo mismo con el comportamiento humano. No deberíamos prestar atención nomás a las naciones beligerantes; más bien deberíamos centrarnos en entender lo que lleva a las guerras.

Para aquellos cristianos que esperan que el mundo arda en llamas para que Jesús pueda regresar, tienen que mirar bien y entender cómo el Dios de la Biblia trata con las naciones que alcanzan el nivel permitido de corrupción moral antes de que Su justo juicio se manifieste en su totalidad.  La mala interpretación de lo que la Biblia dice acerca de los "tiempos finales" hace que los "expertos en profecía bíblica" se esfuercen por forzar a que los eventos mundiales apunten al "fin del mundo". Los errores de los "expertos" causan que las personas duden de la Biblia.  Otros no ponen atención y los pasan por alto y solo esperan el próximo libro que escribirán esos mismos “expertos” sobre el "fin de los tiempos", y sucesivamente el siguiente y el siguiente, con la esperanza de que algún día acierten algo. Los cristianos deben cuestionar lo que estaba en las mentes y las creencias de los cristianos que no entendieron los tiempos culturales que les llevó a la Primera Guerra Mundial, y luego a la Segunda Guerra Mundial. ¿A caso están mejor los cristianos ahora que los de las generaciones de las Guerras Mundiales? ¿O la mayoría de ellos ignora los síntomas y las causas que llevan al juicio de las naciones para un reajuste de las sociedades para construir un mundo mejor?

El espectro de la Tercera Guerra Mundial es real, no sólo porque el mundo tiene líderes que están descarrilados mentalmente y son buitres que se aprovechan de la riqueza de las naciones. El Dios que sancionó judicialmente el comportamiento cultural inmoral de la generación de Noé, Sodoma y Gomorra, el Viejo Egipto, las naciones que fueron desposeídas de su tierra para dárselas al viejo Israel, al igual que las muchas veces que el pueblo elegido de Israel fue severamente juzgado por abandonar La ley moral de Dios; ese Dios no ha cambiado. Dios es el Gobernante Soberano de las naciones, y Su ética no es negociable, lo que significa que Él está en control de la historia y no el hombre. El Dios de la Biblia es la única fuente de poder y autoridad, aunque los hombres se engañen pensando que ellos lo son.

La resurrección de Cristo nos recuerda que la tierra y el universo están bajo la autoridad de Dios, no del hombre. Consideremos las siguientes Escrituras:

“El SEÑOR estableció en los cielos su trono, y su reino domina sobre todo.” Salmos 103:19 (RVA-2015)

“¡Oh SEÑOR Dios! He aquí que tú has hecho el cielo y la tierra con tu gran poder y con tu brazo extendido. Nada hay que sea difícil para ti.” Jeremías 32:17 (RVA-2015)

“¡Oh profundidad de las riquezas, de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios e inescrutables sus caminos!” Romanos 11:33 (RVA-2015)

“Porque en él fueron creadas todas las cosas que están en los cielos y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, dominios, principados o autoridades. Todo fue creado por medio de él y para él.” Colosenses 1:16 (RVA-2015)

No depende de Dios si tendremos la Tercera Guerra Mundial. Entonces, si no depende de Él, ¿quién determina si veremos esa destrucción? Sólo hay dos tipos de personas que ocupan el mundo generación tras generación: aquellos que no conocen al Dios de la Biblia y aquellos que profesan conocerlo. No se puede esperar que el primer grupo haga nada de acuerdo a los estándares morales de Dios, tal como lo revela Su Palabra. Por lo tanto, siempre están condenados a actuar mal y a tener malos resultados. El segundo grupo tiene la mayor responsabilidad de lo que ocurre en el mundo; si malinterpretan la voluntad de Dios, nunca es culpa de Dios. La Escritura corrobora la Escritura. Si queremos entender todo lo que se desarrolla ante nosotros, sólo las Escrituras revelan el plan perfecto para restaurar todas las cosas bajo el gobierno de Dios y Cristo es nuestro ejemplo a seguir. Nuestro objetivo debe ser cumplir nuestro llamado a hacer la diferencia en un mundo que necesita conocer las Buenas Nuevas del Reino de Dios. Cuando los cristianos profesos fracasan en su comisión, no tienen a nadie más a quien culpar sino a sí mismos.

Hace dos mil años, cuando los judíos y los gentiles comenzaron a aceptar la nueva vida en Cristo, ya no podían culpar a las condiciones sociales del Imperio Romano ni de los líderes religiosos judíos ni de nadie más. Cristo vino a hacer un cambio de juego en los asuntos mundiales. Pedro le dijo a los primeros creyentes:

“Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios. Y si primero comienza por nosotros, ¿cómo será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?” 1 Pedro 4:17 (RVA-2015)

Por lo tanto, los que creen en la Biblia deben liderar en todas las áreas de la sociedad y mostrar a la gente la salida de la oscuridad cultural, el fracasar en eso tiene consecuencias perjudiciales como una Tercera Guerra Mundial. Depende del pueblo de Dios determinar esto, y no lo digo de broma.