La CBO Reconoce que financiar a Planned Parenthood es el asesinato de bebés

Ramón Arias | 20 de marzo de 2017

 “No matarás”

Éxodo 20:13 (NBLH)

Mucho peso está sobre los hombros de la CBO no partidista (Oficina de Presupuesto del Congreso), y muchos esperan su predicción. El análisis mide el impacto que tienen los proyectos de ley en la sociedad y sus comentarios sobre la ley de salud para revocar y reemplazar a Obamacare, también es motivo de preocupación por el impacto que tendrá al dejar "sin servicios que ayuden a las mujeres a interrumpir el embarazo" como Plan Parenthood. Lee el análisis aquí.

Lo que entiendo al leer la declaración de la CBO es muy sencillo: sin fondos para el aborto para Planned Parenthood, la industria más asesina, resultará en más nacimientos. La financiación para Planned Parenthood es de unos 500 millones de dólares al año. ¿Suena esto como si estuvieran reconociendo que asesinar a bebés no deseados durante el embarazo es mejor para la sociedad y la economía? Según su evaluación, eso es lo que están diciendo.

Con todos los problemas que enfrentamos, ¿deberíamos estar preocupados por entidades como Planned Parenthood? ¡Absolutamente! Tenemos a los jueces federales de izquierda, no electos, que van en contra de la Constitución y ponen en peligro las vidas de las personas al interrumpir los mandatos constitucionales, sólo se preocupan por usurpar el poder e imponer decisiones arbitrarias, estableciendo precedentes peligrosos. Parece que ahora han abierto la puerta para sostener las semillas de la anarquía, ya sea que la acepten o no. La verdad es que nadie puede ignorar la historia sin pagar el precio social. El hacer caso omiso de hechos históricos innegables no sólo nos hace necios, sino que nos confirma como tales.

El hecho de que la nación está sobrecargada de problemas esto no significa que debemos ignorar la evaluación de las organizaciones como la CBO no gubernamentales para no remover los fondos federales a la industria de asesinatos planeados. Los fondos federales hacen que sea ilegal usarlos para financiar abortos. ¿Hemos olvidado la serie de videos de 2015 que expusieron a los funcionarios de Planned Parenthood con una conversación sobre la recolección de partes del cuerpo y donaciones de tejido de bebés asesinados? Esos videos provocaron una investigación en la Cámara de Representantes. Hay conservadores en ambas cámaras del Congreso, que se preocupan por poner fin a la industria del aborto, y nosotros también deberíamos hacerlo.

Históricamente, nunca termina bien para una sociedad que asesina a sus nonatos, o que les niega su derecho a la vida después de su nacimiento. El asesinato de los más indefensos de todos los seres humanos tiene raíces más profundas en la moral de una sociedad; si sus caminos pervertidos no son erradicados de la cultura no hay nada que pueda detener la ira de Dios.

El Sexto Mandamiento no es un concepto religioso; es una ley universal que ni siquiera las naciones ateas erradicarán. Desde los albores de la historia humana, el asesinato ha sido tratado con dureza y cuando esto falla, la anarquía aumenta. "No robarás" es el Octavo Mandamiento y al igual que el Sexto Mandamiento, la sociedad no puede permitirse ignorarlos aunque rechacen la misma existencia de Dios; saben que en sus corazones y sus mentes aborrecen tales acciones. Por naturaleza, los humanos detestan el asesinato y se horrorizan cuando alguien comete tal acto. Además, la gente no disfruta cuando otros roban de ellos; en ambos casos exigen justicia.

Los Diez Mandamientos de Dios son el fundamento básico de toda ley y orden, sin ellos es imposible tener una sociedad estable. La gente puede quejarse, protestar, rechazar e incluso condenar los mandamientos, pero no podrían vivir sin ellos; la vida sería insoportable. Ahora, si esos Mandamientos si se entendieran bien, y se razonaran ​​a fondo y se aplicaran en todas las áreas de la sociedad, veríamos una cultura que sería codiciada por todas las naciones.

Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad hacia el Sexto Mandamiento. Si no trabajamos para detener la matanza de bebés no nacidos, en parte nos hacemos culpables de aquellas vidas que han sido destruidas desde 1973 en este país; estamos hablando de cerca de 60 millones de ellos, en el momento de escribir este artículo. Dios no acepta testigos silenciosos y espera que actuemos; conforme lo hacemos, estamos evitando Su justo juicio a las generaciones venideras y futuras.

Hay mucho que tú y yo podemos hacer para detener el asesinato de los no nacidos. Podemos llamar y escribir a nuestros elegidos Representantes y Senadores que debemos exigir el fin de financiar abortos como una grave necesidad, y también pedirles que legislen una ley que revertirá Roe vs. Wade. Hasta que esta masacre sea abolida, no habrá paz social ni estabilidad.

Otra contribución que podemos hacer es apoyar a las organizaciones que ayudan a las mujeres a no abortar o dar a sus bebés para la adopción. Todo esfuerzo por poner fin a la violación del Sexto Mandamiento no sólo vale la pena cada esfuerzo, sino que nuestro Padre celestial también lo espera de nosotros.

 “Por tanto, al que sabe hacer lo bueno y no lo hace, eso le es pecado”. Santiago 4:17 (RVA-2015)