Si me engañas una vez, la culpa es tuya

Ramón Arias | 27 de febrero de 2017

¿Estás familiarizado con el dicho, "Si me engañas una vez, la culpa es tuya pero si me engañas dos veces, la culpa es mía"? ¿Qué tan consecuente es esto y cómo pasamos de un simple dicho a entender su significado, y sobre todo las consecuencias de no entenderlo?

¿Cuántas veces hemos escuchado que se nos dice, "aprende de tus errores"? Es un buen consejo si lo tomamos en serio y nos hacemos más sabios para impedir que otros se aprovechen continuamente de nosotros a través del engaño.

La batalla con los medios de comunicación deshonestos está al frente con un presidente y su administración que, hasta ahora, ha declarado que no se someterá al poder que configura la mente de las personas sujetas a las agendas ideológicas de los medios de comunicación.

Aquí está el dato: Mika Brzezinski es coanfitriona de MSNBC "Morning, Joe", en la discusión de la mañana que desinforma abiertamente a su audiencia, todos sabemos que no son objetivos en su análisis de los acontecimientos actuales, y que están constantemente denigrando al Presidente Trump simplemente por cumplir sus promesas de campaña. Mika dijo lo siguiente:

"Bueno, creo que los márgenes peligrosos aquí, sabes, son que él [el presidente Trump] está tratando de socavar a los medios de comunicación y tratando de inventar sus propios hechos. Y podría ser que mientras el desempleo y la economía empeoran, podría socavar tanto la mensajería que realmente puede controlar exactamente lo que la gente piensa, y ese es nuestro trabajo".

Mika Brzezinski repitió esto dos veces, así que no fue un desliz de la lengua sino la verdad. Ella estaba afirmando lo que la mayoría de los medios han estado haciendo durante doscientos años "controlando lo que la gente piensa". Ninguno de los panelistas invitados la cuestionó o corrigió, Scarborough añadió algo que Trump dijo:

"Los medios de comunicación son el ‘enemigo del pueblo’, eso suena como Mussolini o Lenin, lo que obviamente provoca preocupación de que la frase en ese momento hace que suene más como un dictador en formación ..."

Trump dijo en una conferencia de prensa de la Casa Blanca: "Las noticias falsas son el enemigo del pueblo". Desde entonces, lo ha repetido varias veces de la misma manera, aclarando que es la "falsa noticia" que es el problema. Los medios de comunicación izquierdistas removieron la palabra "falsos" y corrieron con sólo una frase parcial diciendo, "... los medios de comunicación son el enemigo del pueblo".

Mika Brzezinski afirma que es el trabajo de los medios de controlar lo que la gente debe pensar, y Scarborough corroboró esto por mentir cuando eliminó la palabra "falsos" de lo que Trump dijo. Estoy de acuerdo con el presidente Trump, "los medios de comunicación falsos, son el enemigo de la gente", ¡jaque mate!

¿Deberíamos preocuparnos por la diferencia entre la verdad y la falsedad? ¿Qué tan importante es estar atentos a esto? ¿Recuerdas el dicho anteriormente mencionado: "Si me engañas una vez, la culpa es tuya pero si me engañas dos veces, la culpa es mía"? La responsabilidad final recae en la gente porque vivimos en tiempos precarios. Ahora más que nunca, el consejo del presidente Ronald Reagan se aplica cuando dijo: "Confía, pero verifica". En nuestros tiempos, es muy apropiado decir que debemos: verificar antes de que podamos confiar, y eso es un trabajo que vale la pena hacer, especialmente en esta época en la que la desinformación se utiliza peligrosamente como medio para controlar a la gente, tenemos que estar muy alerta. Este principio no se aplica sólo a los medios de comunicación, sino a toda la comunicación, independientemente de la fuente, que por cierto incluye lo que se enseña en las instituciones y organizaciones cristianas. Los púlpitos de Estados Unidos tienen la mayor responsabilidad en esto.

De todas las personas, los cristianos deben ser los más capacitados para entender las ideas y su fuente. La guerra por el control de la mente es una batalla vieja que continúa en nuestro tiempo y continuará en el futuro. Jesús advirtió a los judíos de su tiempo. Una advertencia que es para todos Sus discípulos a lo largo de la historia:

“Guárdense de los falsos profetas, que vienen a ustedes vestidos de ovejas, pero que por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Así también, todo árbol sano da buenos frutos, pero el árbol podrido da malos frutos. El árbol sano no puede dar malos frutos, ni tampoco puede el árbol podrido dar buenos frutos. Todo árbol que no lleva buen fruto es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conocerán”. Mateo 7:15-20 (RVA-2015)

Cada idea, palabra y acción tiene una fuente de inspiración basada en el bien o el mal; esto se manifiesta a través del paisaje social y cultural de una nación, y éstos son también los hechos de la historia. Juan, el apóstol, escribió:

“Amados, no crean a todo espíritu, sino prueben si los espíritus son de Dios. Porque muchos falsos profetas han salido al mundo”. 1 Juan 4:1 (RVA-2015)

Si uno es engañado sólo una vez es lo suficientemente aterrador, pero si se nos engaña dos veces, uno asumo toda la responsabilidad y las consecuencias. Con esta realidad clara, vamos a aceptar las presentes y futuras tareas monumentales que harán la diferencia en esta batalla ineludible para el alma, no sólo de esta nación, sino también de las naciones del mundo.

Después de esta consideración, espero que nunca podamos ver y oír nada en un día de la misma manera. Prestemos atención a todo, incluso al más pequeño detalle, no con paranoia, sino con el desafío y la emoción de arrojar luz con la verdad donde la oscuridad controle.