Y así comienza

Ramón Arias | 23 de enero de 2017

Donald J. Trump es el 45º Presidente de los Estados Unidos de América.

Millones de personas en todo el mundo observaron el cambio tradicional de la administración que esta nación instituyó hace dos siglos. La expectativa y las razones para el nuevo gobierno son llevar a cabo un plan eficaz para su restauración nacional y sobre esas bases posiblemente reestructurar sus relaciones internacionales, si es que va a sobrevivir. Millones en la oposición ahora están viendo su agenda destructiva venir a un alto abrupto, y están en buena compañía con los líderes extranjeros que de plano no saben qué hacer de Trump. Puedes tener la seguridad de que están luchando para obtener el mayor conocimiento posible a fondo para comprender la mente del nuevo hombre más poderoso del mundo después de su mensaje inaugural.

Dos visiones de luz y oscuridad chocan abiertamente, y las líneas se han dibujan. El jueves por la noche, al cierre del Concierto pre-Inaugural hubo un destacado espectáculo de fuegos artificiales que impresionó al público; sin embargo, el momento más espectacular durante la extravagancia de los fuegos artificiales fue cuando la banda del ejército estadounidense tocó y el Coro del Ejército de Estados Unidos cantó el Himno de Batalla de la República. Sólo leyendo las letras de este himno se verá por qué esto fue espectacular:

Mis ojos han visto la gloria de la venida del Señor;
Está pisoteando la vendimia donde se almacenan las uvas de la ira;
Él ha desatado el relámpago fatídico de Su terrible espada veloz,
Su verdad está marchando.

CORO:
¡Gloria, gloria, aleluya! ¡Gloria, gloria, aleluya!
¡Gloria, gloria, aleluya! Su verdad está marchando.

Lo he visto en las fogatas de cien campos circundantes;
Le han edificado un altar al atardecer;
Puedo leer Su sentencia de justicia por las lámparas tenues y destellantes,
Su día está avanzando.

CORO

Ha sonado la trompeta que nunca llamará al retiro;
Está escudriñando los corazones de los hombres antes de Su Sentencia.
Oh! ¡Rápido, alma mía, para responderle, júbilo, mis pies!
Nuestro Dios está avanzando.

CORO

En la belleza de los lirios Cristo nació al cruzar el mar,
Con una gloria en su seno que nos transfigura a ti ya mí;
Como murió para santificar a los hombres, moramos para liberar a los hombres,
Mientras Dios sigue avanzando.

Lee la historia en el sitio: civilianwar.org de cómo este himno surgió. Fue escrito en noviembre de 1861, la nación estaba en una guerra fratricida que terminó en 1865. Puedes oír el himno y ver los fuegos artificiales aquí.

Durante la inauguración presidencial, el Himno de Batalla de la República reiteró de muchas maneras al principio y al final a través de oraciones y lecturas de la Biblia que no se ofrecieron a ningún dios Hindú, musulmán, budista o cualquier otro dios, sino sólo al Dios Verdadero y Soberano de las naciones.

El mensaje inaugural de Trump a la nación y al mundo es uno que debemos analizar en profundidad en los días y semanas que vendrán en este programa de radio “El Futuro de América” que se escucha en muchos países, incluyendo los países de habla hispana. Pero, no tienes que esperar, puedes hacerlo por ti mismo.

En el discurso de Trump, hay una marcada diferencia entre las dos Américas. Aquí hay unos ejemplos:

Nosotros, los ciudadanos de Estados Unidos, nos hemos unido a un gran esfuerzo nacional para reconstruir nuestro país y restaurar su promesa para toda nuestra gente.

Juntos determinaremos el curso de Estados Unidos por muchos, muchos años por venir.

Juntos enfrentaremos desafíos. Nos enfrentaremos a las dificultades. Pero vamos a hacer el trabajo.

La ceremonia de hoy, sin embargo, tiene un significado muy especial porque hoy no estamos simplemente transfiriendo el poder de una administración a otra, sino transfiriéndolo de Washington D.C., y devolviéndoselo al pueblo.

Hoy, 20 de enero de 2017, será recordado como el día en que la gente volvió a ser los gobernantes de esta nación.

Los hombres y las mujeres olvidados de nuestro país ya no serán olvidados. Todo el mundo los está escuchando ahora.

En el centro de este movimiento está una convicción crucial, que existe una nación para servir a sus ciudadanos. Los estadounidenses quieren escuelas excelentes para sus hijos, barrios seguros para sus familias y buenos trabajos para ellos mismos. Estas son exigencias justas y razonables de las personas justas y un público justo...

Somos una nación y su dolor es nuestro dolor. Sus sueños son nuestros sueños y su éxito será nuestro éxito. Nosotros compartimos un corazón, un hogar y un destino glorioso. El juramento de oficio que tomo hoy es un juramento de lealtad a todos los estadounidenses.

Estamos protegidos y siempre estaremos protegidos. Seremos protegidos por los grandes hombres y mujeres de nuestras fuerzas armadas y cuerpos de seguridad, y lo más importante, estaremos protegidos por Dios...

Y descubriremos una nueva lealtad el uno al otro. No hay lugar para los prejuicios.

La Biblia nos dice “…cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos habiten juntos en armonía!” [Salmo 133:1]

A partir de este día, una nueva visión gobernará nuestra tierra.

Estamos en el nacimiento de un nuevo milenio, listo para abrir los misterios del espacio, para liberar a la tierra de las miserias de la enfermedad, para cosechar las energías, las industrias y las tecnologías del mañana.

Un nuevo orgullo nacional nos agitará, y elevará nuestras miradas y sanará nuestras divisiones.

Todos disfrutamos de las mismas libertades gloriosas y todos saludamos la misma gran bandera estadounidense y si un niño nace en la expansión urbana de Detroit o en las llanuras azotadas por el viento de Nebraska, ellos miran el mismo cielo nocturno y sueñan los mismos sueños y están infundidos con el aliento por el mismo Creador Todopoderoso.

Fue muy refrescante escuchar que Trump hiciera referencia a “nosotros” cuarenta y nueve veces y sólo tres veces al “yo”. Está en lo correcto y seremos “nosotros” los que determinaremos el resultado y nadie más tendrá la culpa si “nosotros” fallamos.

Dios escuchó y respondió nuestras oraciones en los resultados de esta reciente elección presidencial. Ahora, no debemos fallarle y debemos trabajar sin descanso, con una determinación inquebrantable para crecer en Su conocimiento siempre abundante en Su amor y trabajo.

 “… Porque de todo aquel a quien le ha sido dado mucho, mucho se demandará de él; y de aquel a quien confiaron mucho, se le pedirá más” Lucas 12:48 (RVA-2015)