El enfoque correcto para el Año Nuevo

Ramón Arias | 2 de enero de 2017

Como cristianos, se supone que tenemos una ventaja sobre aquellos que carecen de conocimiento acerca de la realidad de la vida. ¿Dije, "se supone"? Sí, lo dije. No, todos los cristianos tienen la comprensión adecuada de que toda vida e instituciones sociales deben ser entendidas y deben funcionar de acuerdo al consejo completo de Dios, como se revela en las Escrituras, que es la Biblia. Esta falta de conocimiento es un impedimento para participar plenamente en una vida significativa y hacer la contribución esperada para mejorar las cosas.

La planificación es un requisito y no debe ser ignorada. Lo creas o no, la planificación y fijación de objetivos es un asunto diario desde el momento en que nos levantamos hasta que nos acostamos por la noche. La disciplina está ahí, y el mismo principio puede aplicarse a nuestra planificación y fijación de metas. Por cierto, esto no es una ilusión sino que requiere que sepamos lo que queremos lograr y cuáles son los medios para lograr nuestros objetivos. Dios nos diseñó de tal manera especial que nunca encontraremos el cumplimiento en la vida hasta que alcancemos el propósito de nuestra salvación en Cristo Jesús, para marcar la diferencia en un mundo que está dominado por la oscuridad espiritual e intelectual.

No es raro caer en la mentira que atrapa a la mayoría de la gente al pensar que no pueden hacer ninguna diferencia para mejorar la sociedad, esta percepción no sólo es incorrecta, sino que también roba a los demás de una contribución positiva. Piense en la verdad que contiene la siguiente cita: 

"Yo solo soy uno, pero todavía soy uno, no puedo hacer todo, pero aún puedo hacer algo y porque no puedo hacer todo, no me negaré a hacer algo que pueda hacer". –Edward Everett Hale

¿Cuál es el enfoque correcto que debemos tener en cuenta al enfrentar el Año Nuevo?

No debemos ver a la Biblia separada de toda la vida, sino que necesitamos aprender y aplicar los principios revelados en cada página. Tenemos que ver el mundo a través de los ojos de Dios. Esa es la razón por la que tenemos la Biblia. Aquellos que quieren ver y arreglar el mundo usando un par de gafas seculares nunca pueden hacerlo bien. Precisamente al adoptar la cosmovisión secular ficticia, nos enfrentamos a todos los problemas que vemos en el mundo en las diferentes esferas de la educación, el derecho, la política, el comercio, las relaciones internacionales, la salud, el hambre, la pobreza, los conflictos familiares, etc.

Cuando Pablo escribió a los Colosenses que, “Cristo en ustedes, la esperanza de Gloria” (Col. 1:27), esto fue para enfatizar que cada persona se convierte en la expresión de Dios en todo lo que hacen, y esto incluye la vocación que tienen en la vida. El concepto bíblico de la adoración no está confinado dentro de las cuatro paredes de un edificio de la iglesia sino que es el enfoque y la alabanza merecida a la divinidad; la adoración es lo que expresamos en nuestras tareas cotidianas mientras servimos a Dios y a la humanidad. Al traer soluciones a los problemas de la gente glorificamos a Dios con nuestra ética de trabajo, y no hay una área de desarrollo humano exenta del cristiano quien debe ser sal y luz.

Todo cristiano debe basarse en la cosmovisión bíblica que comienza con su vida personal y que incluye los aspectos espirituales, intelectuales, emocionales y físicos. Estos mismos principios deben aplicarse a la familia, la sociedad, la vida empresarial y la iglesia. La cosmovisión bíblica también obliga a los cristianos a aplicar las Escrituras a la acción social basada en la ética bíblica.

¿Sabías que los puritanos ingleses eran muy dinámicos y vivaces y no sombríos como otros los han hecho ser? Cuando llegaron, diez años después de que los Peregrinos establecieran la colonia, su entusiasmo era profundo y sólido porque se dieron cuenta de que ahora podían aplicar el consejo completo de la Palabra de Dios o la cosmovisión bíblica. Eran muy trabajadores y educados. Casi inmediatamente después de su llegada comenzaron a trabajar en el establecimiento de su institución de enseñanza superior. Sólo seis años después de aterrizar en este lado del mundo fundaron Harvard College en 1636, y la visión y la misión fueron muy claras: “Que cada estudiante sea claramente instruido, y seriamente presionado a considerar así, que el fin principal de su vida y de sus estudios es conocer a Dios y a Jesucristo, lo cual es la vida eterna” (Juan 17:3), y por lo tanto, colocaron a Cristo en la base, como el único fundamento de todo verdadero conocimiento y aprendizaje.

Los puritanos vinieron con el enfoque correcto y sentaron las bases verdaderas para todo el aprendizaje en la ciencia, la sociología, la economía, el derecho, la filosofía, y mucho más. Colocaron los valores estadounidenses originales como la verdadera fuente del conocimiento.

Aquellos que han desvirtuado la verdad sobre los puritanos lo han hecho con un sesgo clásico para desacreditar hechos históricos y promover la falsedad de los valores estadounidenses que mantienen a la nación en constante conflicto. En 1986, Leland Ryken escribió “Worldly Saints: The Puritans As They Really Were” (Los Santos mundanos: Los puritanos como realmente eran) y en diciembre de 1988 Helen Petter Westra escribió una reseña que decía:

Al examinar la moral, los valores y la teología puritana, el autor incluye capítulos que van desde el matrimonio, la familia y el trabajo hasta el culto, la predicación y las Escrituras, y encuentra en las visiones puritanas una reforma del biblismo y la piedad que él sugiere a los cristianos del siglo 20 harían bien en imitar ....

Para concluir su investigación sobre los valores puritanos, el autor centra su atención en la educación y la acción social. Subraya el énfasis puritano en la Palabra de Dios y una inquebrantable visión de la soberanía de Dios como la inspiración para la determinada búsqueda del puritano por el conocimiento y una sociedad basada en la justicia bíblica, la piedad y la obediencia a la autoridad y mandamientos de Dios.1

Cada porción de conocimiento tiene que ser comparado con el conocimiento bíblico. Es la única base segura para la estabilidad, el crecimiento y la única cosmovisión que tiene sentido para la sociedad y el mundo natural. Si no reconocemos esto, sólo puede conducir a un fracaso generacional.

Hace dos mil años Jesús señaló a los judíos, que estaban bajo la bota del Imperio Romano: una clara evidencia de su rechazo a la ley moral de Dios y las consecuencias de abrazar la cosmovisión secular:

“Por tanto, no se afanen diciendo: ‘¿Qué comeremos?’ o ‘¿Qué beberemos?’ o ‘¿Con qué nos cubriremos?’ Porque los gentiles buscan todas estas cosas, pero el Padre de ustedes que está en los cielos sabe que tienen necesidad de todas estas cosas. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Así que, no se afanen por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propio afán. Basta a cada día su propio mal”. Mateo 6:31-34 (RVA-2015)

Al comenzar un año nuevo, nuestro corazón y nuestra mente deben darle prioridad diaria de estar en la Palabra de Dios en nuestra lista de planificación y fijación de metas. También debemos comprometernos incondicionalmente a hacer un impacto en nuestra vida no sólo para nuestra generación actual, sino para las que vendrán. Como seguidores de Cristo se nos ordena discipular a las naciones (Mateo 28:18-20). Compartir la salvación con otros es sólo el paso inicial, discipularlos es hacerlos productivos en el tipo de vida de Dios y recibir las recompensas finales en el futuro.

¡Así es como mantenemos el enfoque correcto para el Año Nuevo!