Historias que impulsan a los izquierdistas a la locura

Ramón Arias | 3 de octubre de 2016

Me sorprendió gratamente, y al mismo tiempo muy agradecido por el artículo que leí el 30 de septiembre, en el Washington Post, escrito por Amy B. Wong. Me tocó profundamente. Si no lo has leído todavía, hazlo, y compártelo con tantas personas como sea posible, es lo menos que podemos hacer para informar a otros sobre todo ahora, cuando la policía está bajo ataque constante no sólo verbalmente sino también físicamente, hasta el punto de ser mortal. No estamos ciegos o ignorantes en saber que si hay algunas personas corruptas en la policía, pero ¿no es ese el caso en todas las otras profesiones?

Al final del artículo, permíteme hacer algunas observaciones obvias que vas a tener en cuenta a medida que leas, lo que sin duda va en contra de la narrativa de la izquierda, que es el segmento más agresivo en contra de la fuerza policiaca a pesar de que les dan halagos ante el público.

Este joven caminaba durante horas de ida y venida hacia el trabajo - hasta que una parada de la policía cambió su vida

Por Amy B. Wong, septiembre 30

 

Como el nombre de la ruta sugiere, Industrial Way (Camino de la industria) no es conocido por ser amigable para los peatones.

La calle en la ciudad de Benicia en California del Norte está llena de compañías de camiones, almacenes y fábricas de acabado de metales. Ya que curvea hacia el norte, antes de que se convierta en Channel Road (Camino del Canal) una calle de atajo que pasa bajo el muy transitado Interestatal 680.

Por eso, cuando el cabo Kirk Keffer del Departamento de Policía de Benicia vio a este solitario adolescente flaco andar en el Camino Industrial durante el turno de noche hace unos sábados, tenía curiosidad. Pasaba de las 11 p.m. y es bastante oscuro, y el joven estaba acercándose al puente de la autopista.

"Por lo general, en la zona industrial, no hay tráfico de peatones, así que era un poco raro ver a alguien caminando a pie," Keffer le dijo a The Washington Post.

Él detuvo su coche de patrulla, se bajó y le llamó al peatón.

¿Estás bien? ¿Qué estaba haciendo solo ahí afuera?

El adolescente, de 18 años de edad, Jourdan Duncan, se sorprendió de momento por igual.

"Yo estaba absolutamente nervioso", dijo. "Pensé, bien, um, qué ¿he hecho algo mal? ¿Me va a arrestar? No he hecho nada malo".

Duncan le dijo a Keffer que estaba caminando de regreso a casa de sus padres en Vallejo. Acababa de salir de su trabajo en Pro-Form Laboratories, donde el adolescente trabajó en la línea de envasado de las 3 p.m. hasta alrededor de la medianoche.

"¿Vallejo? Eso es como siete millas de distancia," Keffer dijo que recordaba haberle dicho a Duncan.

Pronto, él había limpiado el asiento del pasajero en su coche patrullero y le ofreció a Duncan llevarlo a su casa.

En la unidad, Keffer le hizo más preguntas al adolescente. ¿Por qué Benicia? ¿Por qué no conduces un coche al trabajo? 

Estaba asombrado de que alguien caminara más de dos horas en cada sentido, todos los días.

Duncan explicó que acababa de graduarse de la Preparatoria Jesse Bethel el año anterior. Él había conseguido un trabajo en Pro-Form Laboratories en mayo, y disfrutaba de estar cerca de sus compañeros de trabajo. Él estaba ahorrando dinero para la universidad, dijo - pero en realidad quería ser un oficial de la Patrulla de Caminos de California, para seguir en los pasos de algunos familiares que se encontraban sirviendo en cuerpos policiales también.

Cuando la correa de distribución y una válvula de motor en su Volvo 2001 se rompieron en el mes de julio, Duncan consiguió que unos de sus amigos y compañeros de trabajo le dieran un aventón, pero pronto decidió que trataría de caminar para evitar sobrecargar a los demás.

"No quería llamarle siempre a alguien y estarles diciendo, 'Hey, ¿me pueden recoger?'", Dijo. "Eso habría tomado demasiado tiempo de la gente." 

Duncan nunca le dijo a sus padres que empezó a caminar. ("Pensaron que estaba recibiendo aventones todos los días".) La primera vez que trazó una ruta transitable en Google Maps, reveló un tiempo de viaje estimado de 2 horas y 15 minutos de un solo lado.

"Este va a ser un largo viaje", pensó Duncan. En su primer día de ir a trabajar a pie, no sabía qué esperar. "Todo el camino sólo tenía mis auriculares puestos, me mantuve en silencio y solo caminé a prisa todo el camino."

Eso fue en julio. Poco a poco, el viaje a pie se le hizo más fácil.

"La caminata ahora, no es un problema para mí", dijo.

Cuando Keffer arribó a la casa de los padres de Duncan esa noche - en 15 minutos, en coche - el oficial de policía estaba impresionado. La mayoría de la gente ni siquiera caminaría hasta la tienda, bromeó.

"Yo dije, wow, Jourdan, eso es realmente impresionante, tu dedicación y tu trabajo duro", dijo Keffer. "A los 18 años, esa es una buena ética de trabajo a tener, y dije, ya sabes, admiro eso. Sólo sigue haciendo lo que estás haciendo".

Se separaron y Keffer volvió al departamento de policía en Benicia. Aun así, no podía sacar de su cabeza el trayecto de Duncan. Mencionó su interacción con su supervisor de turno, quien, al igual que Keffer, es miembro de la junta de la Asociación de Oficiales de Policía de Benicia.

"Así que le dije, 'acabo de tener contacto con este joven'", dijo Keffer. "'Está caminando cinco horas al día, y creo que debe ser recompensado. ¿Qué pasaría si le ayudamos?'"

Les enviaron un correo electrónico al resto de la junta para obtener la aprobación para comprar una bicicleta. Era, dijo, uno de los votos más rápido que jamás hayan tenido: Dentro de una hora, tenían la aprobación de suficientes miembros de la junta que escribieron para decir que estaban de acuerdo. Y así, al día siguiente, visitó Keffer una tienda local de bicicletas llamada Wheels in Motion (ruedas en movimiento).

Él estaba buscando una buena bicicleta de montaña, Keffer le explicó al propietario. Algo con un sistema de engranaje fiable que pudiera manejar las colinas empinadas de Benicia. El dueño de la tienda, Greg Andrade, le ayudó a escoger una bicicleta de la marca Giant de $ 500 - y le fascinó la historia del joven tanto que también donó un sistema de iluminación, la luz de freno y el casco.

La única cuestión que quedaba era cómo sorprender a Duncan.

Keffer buscó el número de contacto de Pro-Form Laboratories y marcó a la empresa, pidiendo hablar con el jefe de Duncan. A continuación, explicó su encuentro de la noche anterior. Preguntó si Jourdan estaba programado para trabajar el lunes. Preguntó si no había problema si unos agentes iban al almacén para entregarle algo a Duncan de sorpresa.

Ese lunes por la noche, el 19 de septiembre, el supervisor de Duncan lo llamó para que saliera a la calle. Algunos policías lo estaban esperando.

Una vez más, Duncan se quedó desconcertado. Su jefe le aseguró que no estaba en problemas.

Al salir, vio al oficial Keffer, junto con algunos otros agentes de policía Benicia.

"'Tenemos algo para ti'", dijo que le dijeron, descargaron la bicicleta desde detrás de un coche. "'Esta es tu bicicleta' ... Yo estaba como, espera, ¿qué? ¿Es una especie de broma?"

La bicicleta era una muestra de su gratitud, dijeron los oficiales.

"Nos gustaría reconocer tu trabajo duro y dedicación por lo que haces en poner el ejemplo para los jóvenes de tu edad", dijo Keffer que le dijeron. "Esperamos que esto va a hacer tu viaje más fácil."

Duncan dijo que estuvo impresionado por el regalo, y también humillado por la atención. Varias estaciones de noticias locales lo querían en sus programas. Normalmente reservado, accedió a hablar con timidez a todos ellos - "Estaba tan nervioso; nunca he estado en la televisión" - pero no podía dejar de pensar: ¿Ellos quieren entrevistarme por caminar?

"El camino no es difícil", dijo. "Es como un reto. Para mí, fue como un desafío para ver si yo estaba dispuesto a hacer lo que sea necesario para llegar al trabajo".

Keffer dijo que eso era precisamente lo que le llevó a hacer algo por Duncan. Y Duncan dijo que la bicicleta le ha hecho "sentir más a gusto" con su viaje, que ahora se ha reducido a una hora.

Duncan dijo que él y Keffer se mantienen en contacto, y que Keffer se ha ofrecido a llevarlo en un paseo para que pueda tener una mejor idea de que se trata y de lo que significa ser un agente de policía. 

"Es algo en lo que he estado interesado desde la escuela preparatoria. Una gran cantidad de miembros de mi familia, están en servicio en cuerpos policiales", dijo Duncan. "Es lo que hacen y, debido a la gran cantidad de gente que piensa que hay malos policías por ahí, quiero demostrar que no todos los policías son malos - lo cual es cierto, debido a lo que acaba de ocurrirme a mí".

_____________________________________________

Mis breves observaciones

La parcialidad de los medios de comunicación de izquierda, en su mayoría, impide que este tipo de noticias se le haga saber a la nación y entender que más del 99 por ciento de los que sirven para proteger nuestras ciudades van más allá de sus obligaciones como acabamos de leer.

Cada día, en todo el país, la gente que entiende lo que es ser un buen samaritano están ayudando a los necesitados.

La historia de Duncan y el oficial de policía Keffer es evidencia de que los liberales y los socialistas no quieren que se sepa. La izquierda quiere que las personas dependan de ellos a través de la "generosidad" del estado paternalista que debe poner sus manos en los bolsillos de la gente que trabaja duro solo para promover la pereza y asegurarse tener un bloque de votantes en cada elección.

El oficial Keffer es un recordatorio de lo que hacen las personas que cuidan a otras personas que merecen el apoyo cuando demuestran su voluntad y determinación para hacer algo de sus vidas y no jugar la "carta minoritaria" ni fomentar la mentalidad de derechos a subsidios.

Los Duncan de esta nación demuestran que la libre determinación es mucho mayor que la esclavitud de la dependencia en cualquier forma, en particular por una élite socialista de opresión; están aquellos que no le temen a la libertad y a la responsabilidad personal para vivir sus vidas en servicio a los demás.

A medida que se acerca la hora de la elección, hagamos nuestra la debida diligencia para saber si los candidatos ofrecen más de la misma dependencia del gobierno o de que entiendan la importancia de que las personas se conviertan en autosuficientes y recuerden lo que el Pres. John F. Kennedy dijo en su discurso inaugural:

"... Los derechos del hombre provienen no de la generosidad del Estado, sino de la mano de Dios ....

Y así, compatriotas: No preguntes lo que tu país puede hacer por ti - pregunta qué puedes hacer por tu país.

Conciudadanos del mundo: no pidan lo que Estados Unidos va a hacer por ustedes, sino lo que podemos hacer juntos por la libertad del hombre.

Por último, si eres ciudadano de los Estados Unidos o ciudadano del mundo, pide de nosotros los mismos altos estándares de fuerza y ​​sacrificio que pedimos de ti. Con una buena conciencia nuestra única recompensa segura, con la historia que es el juez supremo de nuestros actos, salgamos al frente de la patria que amamos, pidiendo su bendición y su ayuda, pero sabiendo que aquí en la tierra la obra de Dios debe ser verdaderamente nuestra".