La cultura de locura

Ramón Arias | 26 de septiembre de 2016

Creo que no tengo que convencer a nadie cuando digo que es posible que hayas utilizado la expresión "No estoy lo suficientemente desequilibrado [loco] como para _______________." Todos sabemos por experiencia que no podríamos cometer ciertas acciones o decir algo que es una locura, porque eso tiene consecuencias devastadoras.

Así que, ¿qué es lo que llamamos a una nación que ha elegido una cultura donde todo se redefine para evitarle la angustia emocional a alguien? Estoy seguro que ahora has escuchado la última, donde en algunos estados los maestros no deben pronunciar mal los nombres o apellidos de las personas porque se considera una micro-agresión que podría traumatizar y obstaculizar a los estudiantes en su bienestar para el éxito en la vida. En caso de que hayas olvidado, este sigue siendo los Estados Unidos de América y el idioma nacional es el Inglés, esto significa que cualquier cosa que no sea del idioma Inglés tal vez no se puede pronunciar fácilmente.

¿Qué hay de lo que está ocurriendo en los colegios y campus universitarios donde los estudiantes pueden refugiarse inmediatamente a espacios seguros cada vez que sienten que son desafiados en su intelecto y sus emociones? Va sin mencionar toda esta confusión de género que exige ahora el uso del pronombre singular de género neutro, "ellos" para no ofender a nadie. ¿Se supone que ahora hay que dirigirse a una persona diciendo "Oye tu" o qué?

Hoy en día, la mayoría de las instituciones de educación superior están dominadas por la ideología izquierdista. Ellos hacen todo a su alcance para desalentar o erradicar el pensamiento crítico; ellos no quieren que los estudiantes expongan mediante la presentación de puntos de vista opuestos. Algunas de las cosas que encuentran desafiantes son el mercado libre vs. el Socialismo / Comunismo, el lado positivo de la desigualdad de ingresos, la economía controlada por el gobierno vs. La economía privada o el sector privado vs. el sector público, los peligros de la creciente carga tributaria exorbitante, el riesgo de la sobrecarga del presupuesto de la deuda vs. soluciones precisas al gasto excesivo del gobierno, y los probados verdaderos beneficios de la reducción de impuestos que producen mayores ingresos.

La academia izquierdista también ha hecho un excelente trabajo en la destrucción de la capacidad del estudiante para hacer las preguntas difíciles y aprender la diferencia entre la visión del mundo de la izquierda frente a la visión del mundo de la derecha. Por ejemplo: ¿Qué tan grande debe ser el gobierno? ¿Cuál es el verdadero significado de ser estadounidense? ¿Qué nos enseña la historia sobre cómo hacer una sociedad mejor? ¿Cómo podemos llegar a la verdad, a pesar de todo el dolor que infligirá? La verdad es que el pensamiento crítico y el sentido común podrían hacer maravillas para abrir la mente a los desafíos reales de la vida en el presente para afectar el futuro de una manera poderosa y positiva.

Durante décadas, y por varias generaciones, la izquierda ha monopolizado el problema de la raza negra en comparación con la raza blanca, no para hacer las cosas mejor, sino peor, ya que constantemente es lo que estamos presenciando. Las cosas están tan fuera de control que incluso si un oficial de policía negro le dispara a otra persona negra, se declara que es un racista. Un hombre negro ha sido elegido y reelegido al cargo más alto en la nación, y es él la figura más influyente en el mundo, aunque nació de un padre negro y una madre blanca, pero se le considera sobre todo una persona negra, ¿no se merece preguntar si realmente creemos que Estados Unidos es racista? ¿Qué de lo que le ha sucedido a la figura del padre en las familias de la comunidad negra? ¿No es esto un problema ético para el bienestar de la comunidad negra y debe ser debatido con hechos, no con las emociones? ¿Qué crees que pasaría si los negros y los hispanos y otras minorías investigaran los hechos históricos para averiguar quiénes son los verdaderos racistas? ¿Quien sería más racistas, los conservadores o los progresistas / socialistas liberales? El pensamiento crítico siempre hace que la mente inquisitiva quiera evitar el error.

¿Podemos imaginar a la izquierda dominante permitiendo que las escuelas e instituciones de educación superior públicas permitan debates con madurez donde el pensamiento crítico es desafiado a definir el origen del mal y el bien, y el valor de los Diez Mandamientos? ¿Qué tal si desafiamos a la ciencia para ver si verdaderamente desacredita la existencia de Dios o la refuta? ¿Cómo surgió dentro de la ideología izquierdista la idea de que el asesinato está mal, o que robar es malo, o que un testigo falso debe ser castigado, y otros conceptos morales que se deben aplicar para estabilizar la sociedad? ¿Por qué no permitir que los estudiantes de todos los niveles escuchen y hagan preguntas en un debate sobre el ateísmo contra el teísmo? ¿Se imaginan lo que pasaría si podían usar su sentido común para racionalizar las respuestas?

Hay otras áreas de aprendizaje que los del mando de la izquierda controlan. En la educación, no permiten puntos de vista opuestos a desafiarlos en la ciencia, la historia, la ciencia política, estudios acerca de la vida y otros. Por supuesto, sería totalmente ingenuo pensar que lo único en lo que influyen es en la educación, cuando en realidad se puede ver su éxito a través de la ideología marxista-leninista en la corrección política; mediante la promoción de esa mentalidad, han transformando fundamentalmente a esta nación durante más de 100 años, y más aún, a un ritmo muy acelerado en los últimos 60 años. A pesar de que su ideología ha demostrado ser una locura, piensan que un día van a hacer las cosas bien, por lo que siguen haciendo las mismas cosas una y otra vez con los mismos resultados que fallan.

Si los estadounidenses piensan que a través de reemplazar la creencia y la dependencia en el Trino Dios a un mundo intelectual podrán crear un mejor futuro, eso querido amigo, es pura locura y la definición de una cultura de locura. La mente no es autónoma; o se somete a la verdad revelada de las ideas de Dios o a las ideas de los seres humanos dementes. Eso es lo que la historia nos enseña. Esos son los hechos y no hay generación pasada que fue capaz de manipular con éxito esos resultados, y tampoco lo hará la generación actual porque jamás tendrán éxito en jugar a ser Dios.

Millones de personas en los Estados Unidos ven a la iglesia como irrelevante y pisoteada por la filosofía moderna que ha ridiculizado la moralidad bíblica y la fe. La otra cara de la moneda revela un resurgimiento de valientes y comprometidos cristianos bíblicos. Ellos están dispuestos a poner todo en la línea para hacer la diferencia, y esto debe ser una buena razón para el entusiasmo de ser parte de la próxima reforma que afectará a todas las áreas de la cultura, no sólo en Estados Unidos sino del mundo. Y, por cierto, esto no es ilusorio porque la realidad de la historia es que se mueve en un patrón lineal y no circular.

Pablo le escribió a Timoteo lo siguiente: “Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía sino de poder, de amor y de dominio propio.”  (2 Timoteo 1:7, RVA-2015). Él tenía el Espíritu Santo en la mente, que por cierto es el mismo Espíritu Santo que guió a Jesús en Su vida pública y Su resurrección, y que está en cada persona nacida de nuevo en Cristo:

Pues no recibieron el espíritu de esclavitud para estar otra vez bajo el temor sino que recibieron el espíritu de adopción como hijos, en el cual clamamos: “¡Abba, Padre!” Romanos 8:15 (RVA-2015)

“Y nosotros no hemos recibido el espíritu de este mundo, sino el Espíritu que procede de Dios, para que conozcamos las cosas que Dios nos ha dado gratuitamente.”  1 Corintios 2:12 (RVA-2015)

Cuando una cultura alcanza el nivel más alto de la locura se convierte en desesperada por tener respuestas y está dispuesta a seguir al flautista a su destrucción. Comprometámonos a hacer todo lo posible para mostrarle a nuestra generación y a las futuras generaciones, el camino, la verdad y la vida que se nos dio a nosotros por medio de Jesucristo. Ninguna tarea es demasiado pequeña o demasiado grande, y el hecho más importante es que no estamos solos; tenemos Su promesa de estar siempre con nosotros. Con esto en mente, podemos estar seguros en gran medida y decididos para hacerle frente al futuro.