No culpes a los progresistas y secularistas de los problemas de EE.UU.

Ramón Arias | 5 de septiembre de 2016

No hay duda de que todos los problemas nacionales son el resultado de ideas y decisiones de las personas. Obviamente, y culturalmente hablando, Estados Unidos está aplicando el conocimiento incorrecto en la mayoría de los ámbitos de la vida, que es la forma exacta, racional y práctica para entender lo que está sucediendo.

Un artículo en el Christian Post me llamó la atención mientras leía una declaración hecha por Franklin Graham diciendo: los enemigos de Estados Unidos hoy en día son el "secularismo sin Dios" y los que "se dicen progresistas". Graham está haciendo su parte al traer la conciencia a los cristianos en todo el país con un alcance llamado "Tour Decisión América". Se trata acerca de la oración pidiendo a Dios por el perdón y la sanidad de la nación, así como alentar a los cristianos a postularse para un cargo público y la responsabilidad de votar en las próximas elecciones.

Estoy de acuerdo en que los cristianos deben postularse a los cargos públicos en todos los niveles, excepto que no sólo cualquier persona que afirma ser cristiana lo es, y esta es la razón que desde la formación del nuevo experimento del gobierno civil a finales del siglo 18, la mayoría de los funcionarios elegidos han profesado ser de la fe cristiana. Desde entonces, más de 200 años de historia revelan que no todo el que dice ser de la fe cristiana piensa y actúa de acuerdo a los principios bíblicos. ¿Cómo lo sabemos? El resultado de las condiciones culturales lo dicen. En la actualidad, tenemos unos cuantos cristianos comprometidos pero son incapaces de darle un giro a la nación pues se cuenta con un Congreso que autoriza de manera rutinaria sólo aquello que sirve para sus intereses personales y los de sus amos que mueven los hilos, y ¿qué crees? La mayoría profesa la fe cristiana. Sólo los cristianos que conocen y viven por la visión bíblica del mundo mediante la aplicación de los absolutos morales de Dios puede hacer la diferencia para bien. Es incuestionable que el cristianismo estadounidense debe buscar el perdón y orar al único que tiene el poder y la capacidad de sanar a la nación, sin embargo, Él tiene requisitos específicos para responder a esas oraciones; analizaremos eso después de ver las siguientes afirmaciones citadas en el artículo que escribió el Sr. Graham en la publicación antes mencionada:

"En 1775, las lámparas de señales famosas de Paul Revere colgadas desde el campanario de la iglesia Old North Church para advertir que el enemigo se acercaba. No estoy colgando faroles, pero voy estado por estado advirtiendo a la gente de nuestra nación sobre el enemigo".

"El enemigo de hoy no son los británicos, sino el secularismo sin Dios y las personas que se dicen progresistas que están socavando la moral y el fundamento bíblico dado por Dios que nuestros Padres Fundadores le dieron a esta nación. Estas bases están bajo ataque, y la elección que se aproxima es muy importante para el futuro del país".

"La única esperanza para este país es Dios y lo hemos sacado fuera del debate político, y lo han sacado de la arena pública, y yo lo quiero poner de nuevo allí".

Los hechos históricos no están de acuerdo con la declaración de Graham de quién es el verdadero enemigo de la nación. En su perspectiva, los enemigos son el secularismo y los progresistas, también conocidos como liberales e izquierdistas, “que están socavando la moral y el fundamento bíblico…”

Desde hace 186 años los progresistas secularistas comenzaron a hacer incursiones para dominar la cultura de Estados Unidos en todos los ámbitos de la vida con sus ideas. Despreciaron al Dios de la Biblia y a cualquier persona que abraza a su soberanía sobre las naciones. Su objetivo era, precisamente, para minar la moral de los cimientos bíblicos originales establecidos por los peregrinos en 1620 y los puritanos en 1630. En el siglo 21, es más que evidente, que dominan a la mayoría de la cultura, incluyendo la iglesia, en todos los ámbitos de la vida. Salomón dijo: “porque cual es su pensamiento en su mente, tal es él” (Proverbios  23:7 RVA-2015).

Las ideas dominan la mente; después se convierten en la creencia que a continuación se pone en acción. Después de la Segunda Guerra Mundial, los intelectuales europeos y estadounidenses quedaron atónitos, muy similar a lo que ocurrió después de la Primera Guerra Mundial. Las élites intelectuales no podían entender cómo los alemanes, que eran una de las naciones más eruditas del mundo, comenzó dos guerras mundiales. Su principal pregunta era, ¿cómo podrían los seres humanos ser capaces de cometer tales atrocidades contra sus semejantes? Estos pseudo-intelectuales olvidaron las lecciones de la historia con todos los hechos acerca de la maldad de ideas y acciones de los hombres.

En 1948, la Universidad de Chicago publicó un libro de Richard M. Weaver titulado, Ideas Have Consequences (Las ideas tienen consecuencias). El foco central del libro de Weaver es el énfasis en cómo la filosofía influye en toda la sociedad. Nuestra comprensión y aceptación de la realidad es de suma importancia. Nuestros pensamientos y nuestras palabras son importantes en la expresión de lo que consideramos real. El desafío ha sido siempre ¿quién tiene la máxima autoridad máxima para definir la realidad? Esto es lo que escribió Weaver:

"El tema en cuestión es en última instancia, si hay una fuente de la verdad más alta que, e independiente de, el hombre; y la respuesta a la pregunta es decisivas para el punto de vista de la naturaleza y el destino de la humanidad”.1

Es de esperase que los progresistas / izquierdistas rechacen a Dios Todopoderoso como la fuente de la verdad y se nombren a sí mismos como los únicos intérpretes de lo que es verdad en todos los ámbitos de la vida, en este planeta, y el universo. No importa que reciclan las ideas fallidas, que han destruido a la humanidad durante miles de años. Weaver también escribió:

"La negación de los universales lleva consigo la negación de todo lo que trasciende la experiencia. La negación de todo lo que trasciende la experiencia significa, inevitablemente, – aunque se encuentren maneras de protegerse de esto – la negación de la verdad. Con la negación de la verdad objetiva no se puede escapar del relativismo de que 'El hombre es la medida de todas las cosas'".2

Solamente los neófitos están en desacuerdo en que las ideas tienen consecuencias. Permíteme repetir; la ecuación es muy sencilla: nuestras filosofías o nuestros pensamientos determinarán lo que creemos, lo que creemos y pensamos determinará lo que hacemos y cómo regimos nuestras vidas.

En el prefacio de su libro Weaver dice:

El libro fue escrito en el período inmediatamente posterior a la segunda Guerra Mundial, y fue en cierto modo una reacción a la guerra y a su inmensa capacidad destructiva, a la demanda que le exigió a los principios éticos, y a las tensiones que se establecieron para la paz y el orden que profesamente se buscó.

¿Era Adolf Hitler, el principal culpable que llevó al mundo a la guerra? ¿Qué pasó con los cristianos alemanes? ¿Por qué la mayoría de ellos lo elevaron al nivel de salvador e ignorando todos los defectos en su visión del mundo? ¿No fue Alemania la tierra que en realidad inició la Reforma bíblica el 31 de octubre de 1517? No hace falta decir que los cristianos alemanes, siglos antes abandonaron los fundamentos bíblicos y produjeron generaciones de pródigos, y  cristianos tibios y santurrones. Ese segmento de cristianos abrió el camino a los filósofos de la visión del mundo humanista, y permitieron que los hicieran a un lado, y se conformaron a la nueva ola de ideas ateas al alejarse de los absolutos de Dios tal como se revelan en Su Palabra de Verdad. La verdad es que la mayoría de esos cristianos alemanes cobardes se convirtieron en enemigos de su nación cuando le dieron la espalda a la voluntad de Dios aquí en la tierra como en el cielo. Esos son los hechos indiscutibles de la historia sin importar cómo alguien quiera distorsionarlos.

Los mismos principios históricos deben ser aplicados a los Estados Unidos de América. Dios trajo de entre Su pueblo en Inglaterra a aquellos que sentarían la base bíblica para Su propósito para esta nación. Las generaciones después de ellos eran responsables de continuar edificando sobre ella y de reformarse de acuerdo a la verdad revelada de Dios. John Wycliffe, en su prólogo general a la traducción de la Biblia de 1384, declaró:

"Esta Biblia es para el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo", haciendo referencia a la supremacía de la ley bíblica.

Graham y todos los cristianos que están de acuerdo con él y que hacen la misma referencia deben dejar de culpar a los progresistas como los enemigos; ellos se han comprometido y están teniendo éxito en su visión original de las generaciones pasadas. Pongamos la culpa donde pertenece. Es decir, el cristianismo estadounidense es directamente responsable de la condición deplorable de esta nación puesto que se alejó de la comisión cultural de Dios. No se equivoquen: Hay consecuencias devastadoras a largo plazo cuando los cristianos no cumplen con la Gran Comisión de Mathew 28:18-20.  

Cuando se hace concesión, se ignora, se niega o se rebela contra la verdad revelada de Dios el resultado nunca ha sido agradable, y siempre es muy doloroso. Sin embargo, si los cristianos que profesan que la Biblia es la Infalible, e Inspirada Palabra de Dios; y la aplicaran a todos los ámbitos de la vida y la cultura se conocería la evidencia positiva. Por otra parte, el mundo estaría corriendo a abrazar los principios bíblicos para obtener los mismos resultados de gran alcance ya que ninguna otra visión del mundo puede ni siquiera llegarle cerca para igualarla. 

La comisión de Cristo a los primeros discípulos de ir y hacer discípulos a las naciones con las Buenas Nuevas de la esperanza de vida de un auténtico progreso social y la justicia para la humanidad sigue siendo el mandato cultural para nosotros hoy. Ciertas partes del mundo han visto pequeños vestigios del conocimiento manifestado, la comprensión y la sabiduría de Dios y pueden dar fe de los beneficios culturales revolucionarios al obedecer los mandamientos de Dios.

La responsabilidad de llevar a cabo el Reino de Dios en la tierra como en el cielo cae sobre los hombros de la iglesia—cada creyente nacido de nuevo en pacto con Dios y Su Palabra. Cuando la iglesia pierde de vista su papel real y se aleja de los absolutos de Dios y abraza las ideas del mal, la nación sufre enormemente. Por otro lado, cuando la Iglesia enseña la verdad revelada eterna de la Palabra de Dios, las sociedades se regocijan y la transformación cultural se mueve en la dirección correcta. “Cuando los justos aumentan el pueblo se alegra; pero cuando gobierna el impío el pueblo gime” Proverbios 29:2 (RVA-2015).

La iglesia de creyentes en Cristo tiene una opción para construir sabiamente en las ideas de Dios y marcar el comienzo de sus bendiciones, o elegir construir tontamente y en el proceso llevar a la nación a la ruina y traer el juicio de Dios sobre ella. “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios. Y si primero comienza por nosotros, ¿cómo será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?” 1 Pedro 4:17 (RVA-2015).

Esta es la fórmula de instrucciones al pueblo de Dios para dirigir a la nación en la dirección correcta. Salomón en su oración de dedicación del templo de Jerusalén, registrada en 2 Crónicas 6, enumera las consecuencias de los pecados personales y nacionales, y aboga por ellos ante Dios para que abra sus oídos y escuche las oraciones de arrepentimiento. Querido lector, por favor toma el tiempo de leer este capítulo y descubre que no es sólo la oración lo que Dios pide, sino también el reconocer que los problemas nacionales son el resultado del pecado de la gente de Dios, y que tienen que hacer los cambios correctivos en sus vidas. En 2 Crónicas 7, Dios se le aparece a Salomón en un sueño haciéndole saber que ha escuchado sus oraciones y se comprometió a revertir su juicio nacional si las personas hacen lo siguiente:

“si se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, si oran y buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra.”  2 Crónicas 7:14 (RVA-2015)

Es inútil orar por la sanidad nacional ante Dios sin seguir paso a paso los requerimientos de Dios. Su pueblo debe hacer lo siguiente: (1) si se humilla mi pueblo, (2) si oran y buscan mi rostro en espíritu y en verdad buscar Sus mandamientos, leyes y estatutos para vivir y darle su aplicación a todos los ámbitos de la vida, incluyendo las leyes civiles y el gobierno, (3) se vuelven de sus malos caminos, el cambio de vida es una indicación de la voluntad de ser la nueva creación en Cristo y la esperanza de las generaciones futuras, y (4) entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra. Esta siempre ha sido la condición de Dios para la sanidad de la nación, y Él nunca hace concesiones con Su palabra.

A Adán le fue muy conveniente culpar a Eva por su pecado de desobediencia pensando que iba a encubrir su irresponsabilidad; y era fácil para que Eva culpara a la serpiente por su pecado, ella pensó que era su manera de no tener que asumir su responsabilidad personal (Génesis 3:8-13). Nunca podemos ser más astutos que Dios; a pesar de que Su pueblo a lo largo de generaciones han pensado que podían hacerlo sólo para descubrir que la necedad es un terrible precio a pagar. Por otro lado, el ser humilde y entregarse incondicionalmente a las normas de Dios para vivir siempre hace que Su pueblo sea bien informado, inteligente y muy productivo para el beneficio de la sociedad.

En cuanto al futuro de Estados Unidos, no está en las manos de Dios. Él ha puesto la responsabilidad sobre Su pueblo y en nadie más. Ese es nuestro llamado. Cuando las personas justas de Dios lo honran, podrán ir adelante dirigiendo como la cabeza, y los que ahora se oponen aceptarán su derrota en todos los ámbitos de la vida y tendrán dos opciones: experimentar la vida nueva en Cristo o tener que trabajar para recuperar lo que perdieron.