¡Fuimos advertidos!

Ramón Arias | 25 de julio de 2016

Cada ciclo de elecciones es un recordatorio de las profundas divisiones en esta nación y la polarización que las opuestas visiones sociales del mundo causan. Las personas eligen a los individuos que prefieren que gobiernen los asuntos de la sociedad tanto a nivel de la ciudad, el condado, el estado y en el gobierno federal. Los ganadores se sienten apoderados y tienen un sentido de mando, sin tener en cuenta que ganaron solamente por un pequeño margen.

Tenemos muchos partidos políticos, pero sólo dos de ellos dominan las elecciones. El camino a la decadencia social ha sido un proceso lento, pero se ha acelerado en los últimos 70 años; este no es un buen pronóstico para nuestro país. Ambos partidos principales han contribuido a la actual condición nacional caótica y, en cierta medida, también han impactado al mundo.

Desde el inicio del experimento gubernamental estadounidense, los fundadores nos advirtieron de los peligros de los partidos políticos, y también dieron la solución para hacer que funcione y cómo evitar estos peligros. En el discurso de despedida del presidente George Washington, él dijo:

La dominación alterna de una facción sobre otra, agudizada por el espíritu de venganza, natural de la discordia entre partidos, que en diferentes épocas y países ha perpetrado las atrocidades más horribles, es en sí misma un despotismo espantoso. Pero esto conduce al final a un despotismo más formal y permanente. Los trastornos y las miserias resultan poco a poco a inclinar la mente de los hombres a buscar seguridad y reposo en el poder absoluto de un individuo; y tarde o temprano al jefe de una facción dominante, más capaz o más favorecido que sus competidores, convierte a esta disposición a los efectos de su propia elevación, sobre las ruinas de la libertad pública.

Sin mirar hacia adelante a una extremidad de este tipo (que sin embargo no debe estar completamente fuera de la vista), los males comunes y continuos del espíritu de partido son suficientes para que sea el interés y el deber de un pueblo sabio para desalentar y frenarlo.

Sirve siempre para distraer a los consejos públicos y debilitar a la administración pública. Se agita la comunidad con celos infundados y falsas alarmas, enciende la animosidad de una parte contra la otra, de vez en cuando fomenta disturbios y la insurrección. Se abre la puerta a la influencia y la corrupción en el extranjero, que encuentra un acceso facilitado al propio gobierno a través de los canales de pasiones partidarias. Así, la política y la voluntad de un país son sometidas a la política y a la voluntad de otro.

Existe la opinión de que los partidos en los países libres son útiles controles sobre la administración del gobierno y sirven para mantener vivo el espíritu de la libertad. Esto dentro de ciertos límites es probablemente cierto; y en los gobiernos monárquicos, el patriotismo puede mirar con indulgencia, si no con buenos ojos, al espíritu de partido. Pero en los de carácter popular, en los gobiernos puramente electivos, es un espíritu que no debe ser alentado. Desde su tendencia natural, lo cierto es que siempre habrá suficiente de ese espíritu saludable para cada propósito. Y existiendo peligro constante de exceso, el esfuerzo debe ser por la fuerza de la opinión pública, para mitigar y aliviar. Un fuego que no se apaga, lo que exige una vigilancia uniforme para evitar su estallido en una llama, no sea que, en lugar de calentamiento, se consumirá.

John Adams declaró:

No hay nada que me atemoriza más que se documente tanto como una división de la república en dos grandes partidos, cada uno dispuestos en virtud de su líder, y la concertación de medidas en oposición entre sí. Esto, en mi humilde comprensión, es de temer como el mayor mal político bajo nuestra Constitución.1

Adams reconoció que era muy probable que la Constitución iba a ser utilizada para promover programas malévolos de aquellos que tienen un desprecio total por la visión original de los antepasados ​​de una sociedad construida sobre principios bíblicos. El mal es un concepto bíblico, que lo expone y lo hace muy fácil de entender, incluso por los ateos. Vivimos a diario con la siempre presente amenaza de la maldad y sus resultados. Si se niegan los hechos sólo se acelerará el incremento del mal.

En una carta a Zabdiel Adams el 21 de junio de 1776, John Adams escribió:

Los estadistas, mi querido señor, pueden planificar y especular con la libertad, pero es la religión [el cristianismo bíblico] y la moral por sí sola, lo que puede establecer los principios en los que la libertad puede apoyarse de forma segura. El único fundamento de una constitución libre es la virtud pura, y si esto no puede ser inspirado en nuestro pueblo en una mayor medida de lo que tiene ahora, es posible que sus promesas una vez recogidas y estar libre de sus gobernantes y las formas de gobierno, pero no obtendrán una libertad duradera. Sólo se intercambiarán los tiranos y las tiranías.2

El carácter moral da forma a la convicción en los principios divinos, y el resultado está en hacer las cosas bien a sabiendas de que respondemos a una autoridad superior que está por encima de todos los hombres y las instituciones. No reconocer esta verdad eterna siempre ha derribado civilizaciones. Adams nos recuerda que sin elecciones basadas en virtud pura sólo se cambiará un tirano por otro.

En una carta a Thomas Jefferson el 28 de junio de 1813, John Adams dijo:

Los principios generales en los que los padres fundadores lograron la independencia, fueron ... los principios generales de la cristiandad, en la que se unieron todas esas sectas, y los principios generales de la libertad inglesa y de Estados Unidos, en la que todos los hombres jóvenes se unieron, y que se había unido todos los partidos en Estados Unidos, en las mayorías lo suficiente para afirmar y mantener su independencia. Ahora voy a confesar, a continuación, que yo creía y ahora aun creo que esos principios generales del cristianismo que son tan eternos e inmutables como la existencia y los atributos de Dios; y que esos principios de libertad son tan inalterables como la naturaleza humana y nuestro sistema terrestre mundano.3

Haremos bien en tomar la advertencia de Adams en lo más profundo del corazón al recordar que nuestra historia fue formada por los principios bíblicos del cristianismo, de no hacerlo, no dejará a nadie a quien culpar sino a nosotros mismos. 

Las elecciones determinan quién estará en los diferentes puestos públicos y las políticas que se implementarán. Si no lo son las políticas correctas, solo continuarán trayendo divisiones más profundas y más destrucción; si son las correctas basadas en la verdadera virtud van a unir y a reconstruir. La carga recae sobre aquellos que quieren ver a esta nación tomar el camino correcto, aquellos que quieren permanecer al margen por no votar deberían saber, y no deben engañarse al pensar que hay tal cosa como "no votar". No votar es ya un voto. Cuando una persona se dice ser apolítica se están negando, o permitiéndose engañar al aceptar la no existencia de tal creencia. Si bien es cierto que la mayoría de los individuos elegidos traicionan a sus constituyentes, también es cierto que no es una excusa válida para que los ciudadanos no participen en exigirles que rindan cuentas. A pesar de que han sido elegidos ahora pueden votar para sacarlos.

Considera lo que dijo William Penn (1644 -1718): 

Pero finalmente, cuando todo está dicho, no hay casi una forma de gobierno en el mundo tan mal diseñada por sus primeros fundadores que en buenas manos no haría bastante bien, y la historia nos dice esto mejor cuando dice que los de mala intención no pueden hacer nada que sea grande o bueno; testigo de ello son los estados judíos y romanos.

Los gobiernos, como los relojes, van desde el movimiento que los hombres les dan, y como los gobiernos se hacen y se mueven por los hombres, por ello también se arruinan. Por tanto, los gobiernos dependen de los hombres y no los   los hombres de los gobiernos. Que los hombres sean buenos, y el gobierno no puede ser malo; y si es malo, lo pueden sanear. Pero si los hombres son malos,  el gobierno no será nunca tan bueno, se esforzarán para deformar y echar a perder cuando llegue su turno.

Sé que algunos dicen, vamos a tener buenas leyes y no importa quien sean los hombres que las ejecuten. Pero deben considerar que a pesar de que las leyes sean buenas y harán bien, los hombres buenos hacen mejor; porque a las leyes les pueden faltar hombres buenos, y ser suprimido o invadido por hombres malos; pero a los hombres buenos nunca les faltarán buenas leyes, ni sufrirán o tolerarán leyes malas. Es verdad que a las leyes buenas le tienen cierto temor  los ministros malos, pero es donde ellos no tienen poder para escapar o suprimirlas, y la gente es generalmente buena y sabia; pero un pueblo desenfrenado y depravado (que es la pregunta) aman las leyes y una administración desenfrenada como ellos. Por lo tanto, si se hace una buena constitución, debe mantenerse; a saber, hombres de sabiduría y virtud, cualidades que debido a que no descienden de herencias mundanas, deben ser cuidadosamente propagadas a través de una educación virtuosa en la juventud, por lo que después de años de edad tendrán más cuidado y apreciarán la prudencia de los fundadores, y la magistratura sucesiva, que a sus padres por sus patrimonios privados.4

Cristianos tengan cuidado de no jactarse de la justicia propia y volvamos al mundo real donde Dios quiere que hagamos la diferencia por ser "sal y luz". Los anfiteatros políticos y sociales de la vida exigen nuestra contribución para hacer que todo sea mejor. Los verdaderos cristianos no se sienten intimidados por el mal; sino que corren hacia el mal no sólo para exponerlo, sino también, para presentar mejores opciones que vienen de los absolutos de Dios. Los gobernantes malvados nunca pueden producir una legislación adecuada. Sólo los justos pueden hacerlo como el rey Salomón dejó claro en Proverbios 29:2, “Cuando los justos aumentan, el pueblo se alegra; pero cuando el impío gobierna, el pueblo gime”.

¿Quién está mejor calificado para comprender los principios divinos? Sólo cuando los cristianos bíblicos ejercen estos principios, vienen a ser la base duradera de los sistemas políticos, judiciales y educativos. Los principios bíblicos revelan que Dios es la fuente de la libertad verdadera y duradera; ningún otro sistema ha sido capaz de lograrlo, si tú no lo crees, verifícalo en la historia humana.

Es totalmente inaceptable que los cristianos bíblicos sean apáticos, política y socialmente inactivos; esta perspectiva no representa todo el consejo de Dios tal como se revela en Su Palabra. Nuestra lealtad nunca debe ser de un partido político, sino al gobierno de Dios, que es la única solución fiable, no sólo para darle un giro a esta nación, sino también para impactar a todas las naciones. Durante demasiado tiempo la mayoría de los cristianos se han dejado pisotear por las leyes de los hombres, que desafían todo el sentido común; esta es la razón por la que debe ser corregido, más pronto que tarde, y comenzar a promover los principios bíblicos que dan forma al carácter moral de las personas, lo que hace a una nación grande.

Querido lector, puedes esperar que yo escriba más sobre este tema durante este ciclo electoral.