Cuando la ley y el orden se derrumban, la anarquía surge

Ramón Arias | 18 de julio de 2016

Cada vez más personas están preguntando, ¿qué le está pasando al mundo? ¿Hacia dónde se dirige Estados Unidos con tanto desorden y crimen? ¿Por qué se está erosionando la seguridad? Estas verdades innegables y los hechos están a nuestro alrededor; el orden social se derrumba y no se puede negar que hay más preguntas sin respuestas claras a la vista.

Para una mejor comprensión, vamos a desmenuzar qué es la anarquía. En su forma más simple, tenemos la definición del diccionario Merriam-Webster: “una situación de confusión y comportamiento salvaje en el que las personas de un país, grupo, u organización, etc., no son controlados por reglas o leyes”. La definición más amplia es:

1 a: ausencia de gobierno

   b: un estado de anarquía o desorden político debido a la ausencia de la autoridad

       gubernamental

   c: una sociedad utópica de las personas que disfrutan de total libertad y sin gobierno

2 a: ausencia o negación de cualquier autoridad o el orden establecido

   b: ausencia de orden.

Los sinónimos de la anarquía son: el caos, la confusión, la hostilidad, el nihilismo, la rebelión, motín, disturbios, la desorganización, la indiferencia, el mal gobierno, revolución, ley de la muchedumbre, no gubernamental y el régimen del terror.

Con esta definición en mente, pregúntate, ¿es difícil de entender lo que está ocurriendo en la nación y en el mundo? ¿Has oído hablar de la frase "las ideas tienen consecuencias"? ¿Qué hay de Newton de la tercera Ley de Acción y Reacción en la física? Aquí está: "Cada acción tiene una reacción igual y opuesta". ¿Crees que esta ley puede aplicarse también a la conducta humana? Luego está lo que el apóstol Pablo escribió hace dos mil años, utilizando como referencia la ley de la siembra y la cosecha: No se dejen engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará” (Gálatas 6:7). Las ideas son de gran alcance, que revelan cómo las personas viven y actúan, por lo que como se puede ver, no podemos escapar del mundo de las ideas, pero podemos filtrar las ideas que producen los mejores resultados, comprobados por la historia.

Hace más de treinta años empecé a advertir a la gente de las muchas naciones que he visitado, sobre la venida del ciclo más destructivo en la historia humana. Desde los albores de la raza humana, todo se ha estado moviendo y continúa moviéndose en ciclos: los ciclos de la naturaleza y los ciclos del comportamiento humano. Hay ciclos en la naturaleza que revelan que los humanos tienen mucho que ver con el resultado de la sociedad, ya que está relacionada con su comportamiento, que se manifiesta en la descomposición social. La humanidad pasa por diferentes ciclos en la economía, la guerra civil, guerra entre las naciones, la migración masiva, los problemas de las minorías, el poder de la élite, el gobierno intruso, el control del Estado, la religión, la política, el consumo de drogas, el suicidio, el colapso de la familia, el aborto, la eutanasia, el racismo, la desaparición de la autoridad y el orden público, etc. Un error común que hacen las generaciones es un total desprecio por el pasado. Yo respeto los registros de la historia no adulterada y siempre estoy vigilante para detectar a aquellos que sienten que deben reescribir los acontecimientos pasados ​​para impulsar su propia agenda utópica.

Durante miles de años, hay los que miran al pasado para comprender el presente y saber lo que traerá el futuro; esta es una gran mezcla de personas de diferentes orígenes filosóficos y religiosos. El desafío ha sido siempre discernir la exactitud de sus predicciones; ninguna mente sana puede negar que todas las personas están interesadas en el futuro.

El más destructivo de todos los ciclos es la anarquía moral. En el siglo XV, Europa estaba en una ruina social; la gente quería ser su propia ley para hacer lo que quisiera. Este caos social condujo inevitablemente a ser gobernados por la fuerza y ​​la tiranía.

La anarquía moral a nivel del Estado no puede exigir la responsabilidad moral de una sociedad en decadencia; nunca ha funcionado y nunca lo hará. Cuando la sociedad se descompone en su ley y orden, tenemos la ilegalidad; es imposible para este comportamiento producir orden. Lo que rescató a Europa a salir del colapso total fue lo que un cura católico, con el nombre de Martin Luther, hizo al producir Noventa y cinco tesis, y las clavó en la puerta de la Iglesia llamada All-Saints’ Church (iglesia de Todos-los Santos) en Wittenberg, Alemania el 31 de octubre, 1517. Estas tesis fueron en protesta de las indulgencias y los abusos de la Iglesia Católica romana. La Reforma de la Iglesia y la política cambió a la mayoría de las instituciones en Europa.

El enfoque de la Reforma Protestante del siglo 16 fue dirigido al corazón y a la mente de las personas de todas las edades y condición social. Fue contra el desconocimiento generalizado de la verdad revelada de Dios como está registrada en Su Palabra.

El resultado del presente ciclo horrible en el que nos encontramos sólo aumentará su intensidad y dependerá de la reacción de la gente a la ley de la relevancia moral de Dios en todas las áreas de la vida. Podemos estar seguros de que si funcionó hace quinientos años, puede volver a funcionar hoy con mayores resultados positivos y dejar un legado superior a las futuras generaciones. ¿Por qué? La respuesta es sencilla, porque el Todopoderoso ha demostrado que Su palabra es la verdad superior de todos los tiempos.

Los cambios positivos verdaderos sólo pueden producirse una vez que se aceptan de forma individual en el corazón y la mente. La anarquía moral y social no sucede con los animales y las plantas, es lo que domina a las personas internamente y rige sus acciones lo que la produce. Para lograr la paz y la prosperidad, nuestra cultura y sus instituciones sociales deben reformarse con los cambios históricos bíblicos comprobados. Estados Unidos y el mundo necesitan personas que se reformen desde adentro hacia afuera con el poder de Dios y luego trabajar por la reconciliación social; no tenemos otra opción si queremos lo mejor:

“Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo! Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación."  (2 Corintios 5:17-18, NVI)

Como nota al margen: Se les recuerda que estamos en el medio de elecciones nacionales, estatales, del condado, y locales. Haz tu debida diligencia y elige a aquellos que están más capacitados para darle un giro a la sociedad hacia algo mejor. El candidato perfecto puede que no esté allí, pero esto no es una buena razón para que no hagas nada. Yo sé que te interesa el futuro de Estados Unidos; haz tu parte y esperemos que más gente temerosa de Dios va a intensificar su participación en futuras elecciones.