Lo que la Declaración de Independencia no es

Ramón Arias | 1 de julio de 2016

Los Estados Unidos de los siglos 19, 20 y 21 no son los de la intención original, que nos llevó a la Declaración de Independencia. Cada vez más la nación se ha convertido en lo que otros imperios y grandes naciones hicieron al construir sobre las ideas destructivas que corrompen a la naturaleza misma de la humanidad. 

Me alegro de que el Sr. Benjamín Franklin, quien hizo un llamado a la oración en la Convención Constitucional de Filadelfia, y los otros fundadores, no pueden ver lo que Estados Unidos se ha convertido. Franklin sabía que sólo Dios podía ayudarles a enfrentar los retos y las dificultades que él percibía en el gran esfuerzo de traer una buena formación de esta nueva nación. Esto es lo que dijo:

"En esta situación de esta Asamblea donde a tientas, por así decirlo, andamos en la oscuridad para encontrar la verdad política, y apenas capaces de distinguir lo que a nosotros corresponde hacer, ¿cómo ha sucedido, señor, que no hemos hasta ahora pensado de solicitar humildemente al Padre de luces para que ilumine nuestro entendimiento? En el inicio de la contienda con G. Bretaña, cuando estábamos sensibles del peligro tuvimos la oración diaria en esta sala para la Protección Divina. – Nuestras oraciones, señor, se escucharon, y fueron contestadas amablemente. Todos los que nos hemos dedicado a la lucha debimos haber observado casos frecuentes de una Providencia supervisando a nuestro favor. A esa amable Providencia debemos esta feliz ocasión de consultar en paz para encontrar el medio de establecer el futuro de nuestra felicidad nacional. Y ahora ¿hemos olvidado a ese poderoso amigo? O nos imaginamos que ya no necesitamos Su ayuda.

He vivido, señor, mucho tiempo y cuanto más vivo, las pruebas más convincentes que veo de esta verdad – es que Dios gobierna en los asuntos de los hombres. Y si un gorrión no puede caer al suelo sin su conocimiento, ¿es probable que un imperio pueda levantarse sin su ayuda? Nos han asegurado, señor, en los escritos sagrados que "si el Señor no construye en vano trabajan los que la edifican". Creo firmemente que esto; y también creo que sin Su ayuda concurrente tendremos éxito en este edificio político no mejor que los constructores de Babel: Nos separaremos por nuestros pequeños intereses locales parciales; nuestros proyectos serán confundidos, y nosotros mismos nos convertiremos en un reproche y una burla a la edad futura. Y lo que es peor, el género humano puede de aquí en adelante de este desafortunado ejemplo, desanimarse de establecer gobiernos por la sabiduría humana, y dejarlo al azar, la guerra y la conquista.

Por lo tanto, pido licencia para mover – sucesivamente, en oraciones implorando la ayuda del cielo, y sus bendiciones en nuestras deliberaciones, se lleve a cabo en esta Asamblea cada mañana antes de proceder a los negocios, y que uno o más de los Clérigos de esta ciudad sea solicitado para oficiar en ese servicio". (énfasis añadido)

No hay nada en la exhortación de Franklin que denota cualquier rastro de que él fuese un deísta o aquellos a los que se dirigía. El deísta cree que Dios es el creador del mundo, pero lo dejó solo y no está interesado en interferir.

La siguiente lista es de lo que la Declaración de Independencia no es. Esta no es una lista exhaustiva, ya que mucho más podría añadirse, sin embargo, la idea que quiero transmitir es que nos demos cuenta de lo lejos que nos hemos desviado de nuestro origen como nación:

La Declaración de Independencia no es un documento deísta.

La Declaración de Independencia no es un documento humanista.

La Declaración de Independencia no es un documento ateo.

La Declaración de Independencia no tiene la intención de crear un gobierno centralizado.

La Declaración de Independencia no está diseñada para crear un gobierno autócrata: un gobernante con poder absoluto.

La Declaración de Independencia no es la promoción de la tiranía: ejercicio arbitrario o despótico del poder.

La Declaración de Independencia no es la promoción de la anarquía: donde las personas hacen lo que quieran con impunidad o de confusión política.

La Declaración de Independencia no es la promoción de la oligarquía: gobernado por unos pocos

La Declaración de Independencia no es promover la esclavización de las personas.

La Declaración de Independencia no es promover la dependencia en el  gobierno.

La Declaración de Independencia no es promover la educación secular.

La Declaración de Independencia no es promover la supuesta política correcta.

La Declaración de Independencia no es promover el multiculturalismo.

La Declaración de Independencia no es promover el pluralismo moral.

La Declaración de Independencia no es promover el amor al dinero.

La Declaración de Independencia no es promover la inmoralidad.

La Declaración de Independencia no es promover la redefinición de la familia.

La Declaración de Independencia no es promover poner fin a la vida del no nacido.

La Declaración de Independencia no es de anular un sinnúmero de documentos del gobierno con referencia a Dios, a Jesucristo y a la Biblia.

La Declaración de Independencia no es promover la eliminación de Dios de la vida social y las instituciones.

La Declaración de Independencia no es para silenciar las enseñanzas de la visión bíblica del mundo.

La Declaración de Independencia no es ser independiente del gobierno de Dios Todopoderoso como se revela en la Biblia.

La Declaración de Independencia reconoce totalmente la soberanía de Dios

La Declaración de Independencia afirma la absoluta dependencia del Creador y Juez Supremo del mundo y es la única que garantiza los derechos.

El 6 de julio de 1775, una declaración titulada "Enunciando las causas y la necesidad de tomar las armas" fue elaborado por los Representantes de las Colonias Unidas de América del Norte que se reunieron en el Congreso de Filadelfia. Esto es lo que Thomas Jefferson y John Dickinson declararon:

"Con los corazones fortificados con estas reflexiones que animan, nosotros solemnemente, ante Dios y el mundo, declaramos, que, ejerciendo la máxima energía de esos poderes, que nuestro Creador benéfico generosamente nos ha concedido, asumimos las armas que nuestros enemigos nos han obligado, que, a despecho de todos los peligros, con firmeza y continua perseverancia emplear para la preservación de nuestras libertades; con una sola mente resueltos a morir hombres libres que vivir como esclavos". (énfasis añadido)

El punto de vista bíblico domina el documento de la Declaración de Independencia. Las enseñanzas de la Biblia están en todo el documento que reconoce la Divinidad y las responsabilidades hacia Dios.

El Dios de la Biblia se menciona abiertamente y sin vergüenza cinco veces en la Declaración de Independencia:

Cuando en el curso de los acontecimientos humanos se hace necesario que un pueblo disuelva los vínculos políticos que lo han ligado a otro y tome entre las naciones de la Tierra el puesto separado e igual al que las leyes de la naturaleza y del Dios de esa naturaleza le dan derecho, un justo respeto al juicio de la humanidad exige que declare las causas que lo impulsan a la separación.

Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios, el pueblo tiene derecho a reformarlo o a abolirlo, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad….

Por tanto, nosotros, los representantes de los Estados unidos de América, reunidos en Congreso General, apelando al Juez Supremo del universo, por la rectitud de nuestras intenciones, y en el nombre y con la autoridad del pueblo de estas Colonias, publicamos y declaramos lo presente: que estas colonias son, y por derecho deben ser, Estados libres e independientes; que están absueltos de toda obligación de fidelidad a la corona británica: que toda conexión política entre ellos y el estado de la Gran Bretaña, es y debe ser totalmente disuelta,…

Así que, para sostener esta declaración con una firme confianza en la protección de la divina Providencia, nosotros empeñamos mutuamente nuestras vidas, nuestras fortunas y nuestro sagrado honor.

  1. Las leyes de la naturaleza. Esta afirmación no está diciendo que aprendemos la moralidad de la naturaleza, sino que de nuestro Creador quien establece las leyes que rigen la naturaleza, y que Sus absolutos morales son dados para gobernar a los hombres, que son creados de manera diferente que los animales y las plantas. (Génesis 1-2)
  2. El Dios de la naturaleza les da derecho.
  3. Sostenemos que estas verdades son evidentes, que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, libertad y la búsqueda de la felicidad
  4. Nosotros, por lo tanto, los Representantes de los Estados Unidos de América, en Congreso General, reunido, apelando al Juez Supremo del mundo por la rectitud de nuestras intenciones…
  5. Con una firme confianza en la protección de la Divina Providencia, empeñamos mutuamente nuestras vidas, nuestras fortunas y nuestro sagrado honor.

Samuel Adams, conocido como el padre de la revolución americana, durante su firma de la Declaración afirma: 

"En este día restauramos al Soberano a quien todos los hombres deben ser obedientes. Él reina en el cielo y desde la salida hasta la puesta del sol, que  venga Su reino".

John Adams escribió:

"Tiendo a creer que se celebre, por sucesivas generaciones, como el gran Festival de aniversario.

Debe ser conmemorado como el día de la liberación con actos solemnes de devoción al Dios Todopoderoso.

Debe ser solemnizado con pompa y desfiles, con demostración de juegos, deporte, armas, campanas, fogatas e iluminaciones de un extremo de esta continente a otro en este tiempo y para siempre".

John Adams continuó:

"Usted creerá que me he transportado con entusiasmo, pero no. Estoy muy consciente de la fatiga y sangre y dinero, que nos va a costar mantener esta Declaración, y apoyar y defender estos Estados.

Sin embargo, a través de toda la oscuridad puedo ver los rayos de luz deslumbrantes y gloria. Puedo ver que el final es más que digno de todos los medios.

La posteridad triunfará en las jornadas de transacciones, incluso aunque hay que lamentar, confío que en Dios no se considerará ese lamento".

No hubo desacuerdo con respecto a estas referencias a Dios y al énfasis de Él a lo largo de la Declaración de Independencia por cualquiera de los participantes en ese momento, tampoco hay que inclinarse ante aquellos que han traicionado el espíritu de la letra y el odio a Dios y a Su Palabra, que se mantiene como el único fundamento seguro para toda la vida.

El plan original de Dios para la humanidad se llevará a cabo. Los Fundadores se basaron en la idea de la visión bíblica traído por los antepasados ​​que dieron origen a los Estados Unidos de América. ¿Puede sobrevivir esta nación al hacer caso omiso de ello, rebelarse o luchar contra Dios y su pueblo?

John Quincy Adams dijo:

"Desde el día de la Declaración ... ellos (las personas liberadas de Gran Bretaña) fueron obligados por las leyes de Dios, que todos ellos, y por las leyes del Evangelio, que casi todos, reconocen que son las reglas de su conducta".

Daniel Webster dijo:

"Si nos atenemos a los principios que se enseñan en la Biblia, nuestro país continuará prosperando y prosperará; pero si nosotros y nuestra posteridad descuidamos sus instrucciones y la autoridad, nadie puede decir cómo repentinamente una catástrofe nos puede abrumar y enterrar toda nuestra gloria en profunda oscuridad". 

Thomas Jefferson dijo:

"Dios que nos dio la vida nos dio la libertad. Y ¿se pueden considerar seguras las libertades de una nación cuando hemos quitado su única base firme, una convicción en la mente de las personas que estas libertades son el Regalo de Dios? Que no se deben violar sino ¿con su ira? De hecho, tiemblo por mi país cuando pienso que Dios es justo, que su justicia no puede dormir para siempre".

No te equivoques; el futuro de Estados Unidos está en manos de los cristianos bíblicos. Sólo un retorno a los principios de Dios revelado en Su Palabra nos puede salvar. Si descuidamos la responsabilidad de hacerlo, vamos a seguir la dirección del precipicio con esta transformación fundamental, la cual empezó con el experimento de gobierno civil en 1789.

"La libertad nunca está más de una generación lejos de la extinción. No se la pasamos a nuestros hijos en el torrente sanguíneo. Se debe luchar por ella, ser protegida, y ser dada para que hagan lo mismo, o un día vamos a pasar nuestros años dorados diciéndole a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos lo que los Estados Unidos una vez fue, donde los hombres eran libres". – Ronald Reagan