Los peligros de ser un neófito de la Biblia

Ramón Arias | 6 de junio de 2016

Obama defiende sin descanso su decisión de ordenar que las escuelas públicas abran sus baños hacia ambos sexos para que permitan al estudiante usarlos de acuerdo a su preferencia de género. Durante su reunión en el ayuntamiento de Elkhart, Indiana, el 2 de junio, mencionó su "fe cristiana" como base para tomar la decisión, "Mi lectura de las Escrituras me dice que la regla de oro es bastante elevada allí en términos de mi creencia cristiana".

Hemos conocido del empleo incorrecto de Obama de la Biblia para impulsar su ideología izquierdista a favor de la transformación fundamental en curso de Estados Unidos. Cuando sus auditorios no tienen conocimiento de la verdadera fe cristiana, él destroza la Biblia y a los cristianos. ¿Reconoces un patrón en lo que él hace? En 2006 se burló de las Escrituras y las enseñanzas de Jesús en el Sermón del Monte. Véanlo aquí.

En Elkhart, Obama mencionó la "Regla de Oro" como una de las principales prioridades de su “fe cristiana”. Es más que obvio que Obama no sabe que el Sermón del Monte abarca tres capítulos enteros en Mateo 5, 6 y 7. Él piensa que la regla de oro; "Todo cuanto quieres que los hombres hagan contigo" quiere decir que se anulan todos los absolutos morales y deben ser arrojados por la ventana. La Regla de oro de Jesús no es una licencia para hacer caso omiso a la ley moral de Dios.

La declaración completa de Cristo dice: “Así que en todo traten ustedes a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes. De hecho, esto es la ley y los profetas.” (Mateo 7:12, NVI); esto significa que tenemos que estar bien informado de lo que es todo el contexto de la ley de Dios y lo que los profetas tenían que decir.

Antes de mencionar la Regla de Oro en el mismo mensaje, Jesús dijo:

“No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a anularlos sino a darles cumplimiento.  Les aseguro que mientras existan el cielo y la tierra, ni una letra ni una tilde de la ley desaparecerán hasta que todo se haya cumplido. Todo el que infrinja uno solo de estos mandamientos, por pequeño que sea, y enseñe a otros a hacer lo mismo, será considerado el más pequeño en el reino de los cielos; pero el que los practique y enseñe será considerado grande en el reino de los cielos. Porque les digo a ustedes, que no van a entrar en el reino de los cielos a menos que su justicia supere a la de los fariseos y de los maestros de la ley.” (Mateo 5:17-20, NVI) (Énfasis añadido) 

La ley moral de Dios no está sujeta a las tendencias culturales de la sociedad; la violación de esos absolutos es la razón que las naciones están en constante agitación en todos los ámbitos de la vida. Cuando un verso bíblico es aislado con el fin de hacerlo decir lo que queremos que diga, y nuestro punto de vista se opone al consejo completo de la verdad revelada de Dios, el daño es significativo. Leamos la perspectiva completa de esta regla en Mateo 7:12-16 (NVI):

 “Así que en todo traten ustedes a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes. De hecho, esto es la ley y los profetas. Entren por la puerta estrecha. Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella.  Pero estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la vida, y son pocos los que la encuentran. Cuídense de los falsos profetas. Vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos feroces.  Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos?”

Una vida significativa con verdadero propósito sólo puede ser entendida y experimentada bajo las condiciones de Dios. El amor al prójimo exige que ellos sepan si su estilo de vida viaja por el camino ancho que lleva a la destrucción. Debemos compartir amorosamente con ellos una mejor opción y mostrarles el camino de salida para pasarse a la senda estrecha más segura pero que va en contra de lo que hace la mayoría. Es triste decir que multitudes se determinan para arrastrar a otros a una vida sin sentido aquí y ahora con consecuencias eternas. Las cartas del Nuevo Testamento están llenas de advertencias para aquellos cuyo estilo de vida es contrario al plan de Dios. Los siguientes son algunos ejemplos: Gal. 5:19-21; Ef. 5:5-7; 1 Timoteo 1:9; Revelación 22:15; Hebreos 2:14.

Obama es el reflejo perfecto de lo que está mal con la mayoría de los cristianos en Estados Unidos. La interpretación equivocada de las Escrituras es siempre una certeza para el caos social. Hace dos mil años, el apóstol Pedro escribió en su segunda carta a los creyentes de su tiempo:

“Ante todo, tengan muy presente que ninguna profecía de la Escritura surge de la interpretación particular de nadie.  Porque la profecía no ha tenido su origen en la voluntad humana, sino que los profetas hablaron de parte de Dios, impulsados por el Espíritu Santo."  (2 Pedro 1:20-21, NVI)

Los seres humanos son falibles, y sólo la Palabra de Dios es infalible. Siempre debemos verificar todo lo que oímos y leemos en las Escrituras. ¿Porque es esto importante? La Biblia es la única autoridad auténtica para interpretar la Biblia; esto significa que debemos ser estudiantes serios de la Palabra de Dios, nada menos satisface nuestra hambre por el conocimiento, y me refiero a todo el conocimiento.

Todos somos neófitos en muchas cosas, pero ninguno de nosotros debería ser neófito cuando se trata de entender el punto de vista bíblico.

 Así dice el Señor: «Que no se gloríe el sabio de su sabiduría, ni el poderoso de su poder, ni el rico de su riqueza. Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe de conocerme y de comprender que yo soy el Señor, que actúo en la tierra con amor, con derecho y justicia, pues es lo que a mí me agrada —afirma el Señor —.»” (Jeremías 9: 23-24, NVI)