Los peligros acechantes son iguales a los de antaño

Ramón Arias | 29 de febrero de 2016

El pasado tiene mucho que enseñarnos acerca de nuestra condición actual como nación. También nos advierte de las cosas que podemos esperar si se repiten las mismas trayectorias. A medida que continuamos esta temporada electoral turbulenta, haremos bien en recordar a los que experimentaron el antes y después del experimento americano—el primero y único de su tipo de gobierno en la historia del mundo.

El patriota, historiador de la revolución americana, educador, y "Padre de la Geografía de América" el ​​Dr. Jedidiah Morse, en su mensaje Exhibiting the Present Dangers and Consequent Duties of the Citizens of the United States of America,  (Exhibiendo los peligros actuales y deberes consecuentes de los ciudadanos de los Estados Unidos de América) emitido en el Día Nacional de Ayuno, el 25 de abril de 1799, dijo:

"Es a la amable influencia del cristianismo que le debemos el grado de libertad civil y la felicidad política y social que la humanidad ahora disfruta. Todos los esfuerzos realizados para destruir los cimientos de nuestra Santa Religión en última instancia, tienden a la subversión también de nuestra libertad política y la felicidad. A medida que los efectos reales de la cristiandad se ven disminuidos en cualquier nación ... en la misma proporción la voluntad del pueblo de esa nación se alejará de las bendiciones de la verdadera libertad—Cada vez que caen los pilares del cristianismo, nuestras actuales formas de gobierno republicanas—y todas las bendiciones que emanan de ello—caerán con ellos".

Cada cristiano profeso en esta nación tiene una inmensa deuda moral y espiritual al pasado, presente y futuras generaciones. Considera en lo que Estados Unidos se ha convertido en los últimos 217 años desde que el Dr. Morse entregó su mensaje de advertencia a la nueva sociedad que estaba disfrutando el fruto de su sacrificio.

La influencia del cristianismo bíblico no debe seguir siendo ignorada por la abrumadora mayoría de los cristianos en los Estados Unidos. Es un hecho histórico bien conocido que no hay libertad social, estabilidad política y progreso fuera de la filosofía bíblica; esto no es un sentimiento religioso o expresión de deseos, como ya he dicho, la historia lo demuestra.

El desmantelamiento gradual de la rica cultura bíblica de Estados Unidos es una garantía de la pérdida de la libertad en todos los ámbitos de la vida. Los cristianos deberían tomar nota de que la eliminación de los pilares del cristianismo significa que van a ser sustituidos por otros que sólo pueden ser imitaciones pobres y siempre demostrarán su debilidad y conducirán el sistema social al colapso.

Los cristianos deben entender lo vital que es el cristianismo bíblico, no sólo en su vida personal y familiar, sino también a nivel nacional e internacional. Los cristianos deben entender la realidad de lo que son delante de Dios y lo que espera de aquellos a quienes Él ha elegido para producir los resultados que les encomendó. 

No es suficiente leer que nosotros tenemos la mente de Cristo, (1 Corintios 2:16), o que Su vida en nosotros es la esperanza para la humanidad, (Colosenses 1:27). Debemos manifestar cualidades humanas excepcionales; nadie está exento si queremos ser de Él.

Aquellos que implementan la nefasta perspectiva humanista para cumplir su objetivo final han utilizado, en su mayoría, a los cristianos incautos como aliados. No es de extrañar que la gente que rechaza los absolutos de Dios utilizan todos los medios posibles de comunicación como armas para persuadir a las mentes de los que no viven guiados por el Espíritu Santo. Somos constantemente bombardeados con información falsa tal como se expresa en los medios sociales y digitales, revistas, periódicos, material impreso y una serie de otras herramientas de comunicación. Somos responsables de clasificar lo que es falso y lo que es verdadero.

Para un tipo que no conoce bien su Biblia, Trump tiene razón cuando dice que Estados Unidos va al infierno. Permíteme añadir que no se trata de ir en una cesta de mano; EE.UU. va al infierno rápidamente en una forma amplia y a una velocidad cada vez mayor, siempre ganando más y más impulso.

Como pueblo de Dios, estamos en constante necesidad de discernimiento, que sólo se proporciona por el Espíritu Santo y las Escrituras. La mentira es tan común hoy en día, que las personas nos  mienten a la cara con una destreza una y otra vez, y no me refiero sólo durante la época de elecciones. La mayoría de los políticos mienten para reinventarse y vender su mensaje mesiánico falso a las masas garantizando la salvación, y una buena vida para todos.

Desde el origen de esta nación, hasta ahora, los cristianos se han enfrentado a la élite y sus intereses especiales, grupos de presión, millonarios y multimillonarios que han descompuesto la maquinaria política de ambos sistemas de partidos. El único poder que tienen los cristianos contra dicha maquinaria es el que proviene de un compromiso total en un pacto con el Dios de la Biblia.

Nunca me retractaré de mi afirmación de que el futuro de esta nación está colocado en las manos del pueblo de Dios que han sido comisionados por él. Ellos son los defensores más capaces y restauradores de sus fundamentos. La pregunta es, ¿estamos dispuestos a obedecer a Dios en este plan antes que a los hombres?

¡Los peligros acechantes de entonces no eran cuento de hadas y tampoco son un cuento de hadas ahora!

“Los tuyos reedificarán las ruinas antiguas. Tú levantarás los cimientos de generaciones pasadas, Y te llamarán reparador de brechas, restaurador de calles donde habitar."(Isaías 58:12)