43 años de infamia y contando

Ramón Arias | 25 de enero de 2016

A pesar del mal tiempo que azotó a Washington, D.C., decenas de miles de activistas pro-vida se reunieron para la masiva Marcha por la Vida, que es un evento anual. Cada 22 de enero se conmemora el aniversario de la infame decisión de la Suprema Corte en el caso de Roe v. Wade en 1973, que legitimó el aborto, el asesinato de los bebés, supuestamente una opción fundamental de acuerdo a siete hombres que distorsionaron la Declaración de Independencia y la Constitución para "justificar" esta sentencia de muerte a los no nacidos.

Es alentador ver a los miles de jóvenes y otras personas de todas las edades que abarrotaron el National Mall (esplanada nacional) y las calles cercanas para la Marcha por la Vida. Esos hermosos rostros de las jóvenes y los hombres sosteniendo pancartas indicando su posición, "Fin al aborto ahora", "Defendamos la vida", "Somos la generación Pro-Vida", “La vida importa", "Acéptalo el aborto mata a una persona", "La vida ¡Qué hermosa elección!" "Yo soy la voz de los que no la tienen", "Gracias a Dios, mi mamá está a favor de la vida", "Demócratas por la Vida", "No más fondos para Planned Parenthood" [Planificación Familiar], cánticos de "¡Hey, hey , Ho, Ho, se tiene que ir Roe", "Rabinos Pro-Vida de NY"," Judíos Pro-Vida de NY", y miles votaron a favor de la vida con su presencia. Había carteles en español y en hebreo. Uno de los carteles más conmovedores era el de muchas mujeres que indican "Me arrepiento de mi Aborto".

Si bien existe un porcentaje de personas que aceptan la legalización del aborto, la mayoría aún está en contra de ello. Históricamente, los que están a favor de la vida están en lo cierto y los que están a favor del aborto están equivocados. Siempre hay un alto precio social a pagar por esta elección aberrante donde los humanos se encargan de decidir si otros seres humanos inocentes e indefensos vivirán o morirán.

Estados Unidos inició una tendencia mundial hace 43 años del asesinato en masa de los bebés mediante la elección de la madre. Desde 1973, en los Estados Unidos de América, se informa por el sitio Lifematterstv.org que, 58,648,398 de bebés han sido asesinados en el momento de la redacción de este artículo, y ese número se incrementa por 3,000 abortos al día en los EE.UU. desde 1980, se informa de que en el mundo, 1,402,280,000 han sido asesinados por el aborto, y estamos añadiendo 125,000 por día a ese número. Los del movimiento "Black Lives Matter" (las vidas de los negros importan) deberían tomar nota y demostrarse a sí mismos que su lema es real y demostrar indignación por los 17,594,520 de bebés negros que han sido asesinados a través de la elección del "aborto". Por cierto, ese número sigue aumentando a pasos agigantados.

Cuando los antepasados ​​dejaron las costas de Inglaterra, vinieron con una visión para el Nuevo Mundo. John Winthrop, un prominente ministro puritano y líder en el inicio, expuso la agenda puritana en su notable exhortación a los puritanos en 1630. A medida que estaban listos para zarpar hacia el Nuevo Mundo, declaró a los primeros colonos su verdadero propósito. " ... debemos tener en cuenta que hemos de ser como una ciudad sobre una colina; los ojos de todas las personas están sobre nosotros ... " Sus descendientes han fracasado rotundamente en seguir siendo una nación bajo el gobierno de Dios y han exportado más oscuridad que luz la mundo.

Cada año, durante el evento Marcha por la Vida, hay oradores que abordan a las multitudes, entre ellos hay funcionarios electos Pro-Vida. Todos ellos tienen cosas buenas que decir y las buenas intenciones de poner al fallo Pro-elección de la Corte Suprema. La representante Cathy McMorris Rodgers, (R-Washington) lo resume todo. Ella tiene un hijo de 7 años de edad con síndrome de Down. Ella dijo que su hijo la ha hecho aún más comprometida con la lucha contra el aborto al afirmar que: "Cada niño y cada vida es un regalo".

¿Cuánto tiempo antes de que termine esta masacre? ¿Es realmente tan difícil de poner fin a esta pesadilla nacional maldita? En este país, hay mucha sangre que tiñe nuestro suelo, de costa a costa y de frontera a frontera.

¿Cuántas marchas y discursos más se necesitan para poner fin a esta práctica milenaria bárbara? ¿Qué tan comprometidos están los funcionarios electos Pro-Vida y las organizaciones Pro-Vida para terminar realmente toda esta locura que no puede quedar sin castigo indefinidamente por el Juez Supremo real del Universo? 

En 1973, siete hombres cambiaron la moral de la nación que la inundaría con el derramamiento de sangre inocente y perversiones. Sin embargo, también dejaron la puerta abierta para ponerle fin de inmediato; le dejaron esa responsabilidad al Congreso.

La propia Corte Suprema admitió en la decisión en el caso de Roe que una vez que el Congreso estableciera la persona de los niños no nacidos, ellos deben ser protegidos por la Enmienda Decimocuarta de la Constitución, que dice claramente: "tampoco podrá Estado alguno privar a cualquier persona de la vida, la libertad o la propiedad".

La Corte Suprema dijo:

"No necesitamos resolver la difícil cuestión de cuándo comienza la vida... El poder judicial en este punto en el desarrollo del conocimiento del hombre no está en condiciones de especular en cuanto a la respuesta".

Esto es lo que el Tribunal Supremo admitió:

"Si se establece esta sugerencia de persona, el caso del recurrente [es decir, ‘Roe’ que buscaba un aborto], por supuesto, se derrumba, y el derecho a la vida del feto entonces es garantizada específicamente por la [14a] Enmienda".

¿Y qué dice la Enmienda Decimocuarta con claridad?

"... Ni ningún estado privará a ninguna persona de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso de ley, ni negará a cualquier persona dentro de su jurisdicción la igual protección de la ley".

Por otra parte, la Enmienda 14, dice: 

"El Congreso tendrá facultades para hacer cumplir la legislación apropiada, las disposiciones del presente artículo".

Desde el 22 de enero de 1973, la Corte Suprema está esperando que el Congreso de Estados Unidos decida que la ley califica a los bebés no nacidos como personas.

Richard Nixon fue reelegido como presidente; él tomó el juramento constitucional con su mano sobre la Biblia, en enero de 1973. ¿A caso él peleo esta decisión anti-bíblica y anti-constitucional de asesinato por estos siete jueces de la Corte Suprema? ¡No, él no lo hizo!

¿El Congreso de Estados Unidos cumplió de inmediatamente con la petición de la Corte Suprema de los Estados Unidos en aclarar de cuándo comienza la vida? ¡No, no lo hizo! Hubiera sido una solución científica inmediata.

¿Acaso el liderazgo de la iglesia y los cristianos se movilizaron en todo el país para exigir que el Congreso detuviera el HOLOCAUSTO que se vendría? ¡No, no lo hicieron!

Tengamos en cuenta que, desde 1973, la inmensa mayoría de los Representantes de Estados Unidos en el Congreso, la Corte Suprema y todos los ejecutivos en la Casa Blanca han profesado ser "cristianos". ¿Hemos de creer que en 43 años el Congreso de EE.UU. ha sido incapaz de llegar a la conclusión científica de cuándo comienza la vida humana? 

Este problema está muy cerca de mi corazón y seguiré luchando contra esta práctica diabólica.

Estoy a favor de manifestaciones masivas contra el asesinato de bebés no nacidos. Yo tengo mi propia experiencia personal de hacer precisamente eso. Cuando me enteré de que la Ciudad de México, el Distrito Federal, tenía la intención de legislar el aborto, trabajé inmediatamente con organizaciones no gubernamentales para hacer una protesta masiva en la segunda ciudad más grande del país. En ese evento masivo, casi cuarenta mil personas marcharon. Después del éxito de la manifestación masiva sabía que no era suficiente. Yo tenía que demostrar dos cosas por escrito a los legisladores: en primer lugar, tuve que presentar la prueba científica de que la vida humana comienza en la concepción y que los métodos bárbaros utilizados en el "aborto" sí matan a bebés en el vientre de la madre. Se incluyeron cuadros completos a color de ese proceso. En segundo lugar, presenté lo que la historia reciente revela sobre el gobierno nazi de Hitler y las técnicas utilizadas para los abortos promovidas por Margaret Sanger, la fundadora de Planned Parenthood (Planificación Familiar). El método de matar a los no deseados se extendió a las razas no-Aria. Un tercer documento era para los legisladores para que aprobaran leyes para proteger la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

Se prepararon paquetes personalizados con toda esta información para cada legislador federal y estatal en la Nación de México, que consiste de 31 estados y un distrito federal. Individuos dispuestos y atentos se unieron a mí con la urgencia requerida; esto significa que no apelamos a las organizaciones para llevar a cabo el plan. Que yo sepa, desde agosto de 2008, 17 legislaturas estatales aprobaron leyes que respeten la vida desde la concepción hasta la muerte natural; la Ciudad de México fue la única que aprobó el asesinato de bebés en el vientre de la madre.

A los estadounidenses que les interesa, y respetan el valor de los no nacidos, tienen una gran oportunidad ya que después de 43 años, la Corte Suprema todavía está en espera de que el Congreso determine cuándo comienza la vida. Por favor, no me digas lo difícil que ha sido; si dejamos de lado la política y la ganancia financiera por muchas organizaciones que se benefician del aborto, y exigimos de los que se llaman "cristianos" en el Congreso lean lo que el Tribunal Supremo está esperando, se puede hacer de tal manera que ni siquiera la persona pro-abortista que se sienta en la Casa Blanca podría detenerlo.

Si los cristianos estadounidenses y ciudadanos solidarios no paran esta masacre bárbara y exigen el respeto a la vida y la libertad de los no nacidos, entonces debemos ser recordados por los escritos de Thomas Jefferson lo que nos espera:

“Dios quien nos dio la vida nos dio la libertad. ¿Pueden las libertades de una nación estar seguras cuando hemos eliminado la convicción de que estas libertades son el regalo de Dios? De hecho tiemblo por mi país cuando pienso que Dios es justo, que Su justicia no puede dormir para siempre”.

Dios Todopoderoso y Padre de todos nosotros, es el dador de la vida y Él tiene el control del asunto en Sus propias manos y dará la última palabra. Él sabe cuánta sangre inocente se ha derramado en Estados Unidos y en el mundo. En Su propio tiempo, Él tiene que actuar para hacer justicia a los que han sido asesinados por el simple placer de hacerlo. El Sexto Mandamiento "No matarás" es Su ley inmovible y nadie queda impune cuando la violan, ¡absolutamente NADIE!

No nos dejemos engañar por los que dicen que el hombre hace la "ley suprema de la nación" y que es aceptable matar a los bebés, incluso antes de que estén fuera del vientre de su madre.

Caín mató a su hermano Abel

"Caín dijo a su hermano Abel: «Vayamos al campo.» Y aconteció que cuando estaban en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel y lo mató. Entonces el Señor dijo a Caín: «¿Dónde está tu hermano Abel?» Y él respondió: «No sé. ¿Soy yo acaso guardián de mi hermano?» Y el Señor le dijo: «¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a Mí desde la tierra. Ahora pues, maldito eres de la tierra, que ha abierto su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano.»" (Génesis 4:8-11) 

Dios Todopoderoso es el único que puede dar vida, y Él guarda Su carácter sagrado

“Porque ciertamente yo demandaré de la vida de ustedes esa sangre; la demandaré de las manos de todo animal, y de las manos del hombre; demandaré la vida del hombre de manos del hombre, su hermano. La sangre del que derrame sangre humana será derramada por otro hombre, porque el hombre ha sido hecho a imagen de Dios”. (Génesis 9:5-6)

No hay que contaminar la tierra por el derramamiento de sangre inocente

“No contaminen la tierra donde vivan, porque la sangre derramada hará impura la tierra, y sólo se purificará de la sangre derramada en ella con la sangre del que la derramó”. (Números 35:33)

“… y así derramaron sangre inocente; sangre que fue ofrecida a los dioses de Canaán, sangre que dejó manchada la tierra”. (Salmo 106:38)

Estas vidas inocentes asesinadas claman a Dios por justicia, y la justicia se servirá en contra de esta nación y el mundo, si esta práctica diabólica no cesa:

“Al abrir el Cordero el quinto sello, debajo del altar vi a las almas de los que habían muerto por causa de la palabra de Dios y de su testimonio. A gran voz decían: «Señor santo y verdadero, ¿hasta cuándo seguirás sin juzgar a los habitantes de la tierra y sin vengar nuestra sangre?» Entonces se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansaran todavía un poco más de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y hermanos, que también sufrirían la muerte como ellos”. (Apocalipsis 6:9-11)

Han pasado ya 43 años infames y sigue la cuenta de este derramamiento bárbaro de sangre, pero no por mucho tiempo. Dios está esperando, si no le exigimos al Congreso que deje de jugar con la muerte muy pronto, entonces se hará sentir la ira del Todopoderoso en una forma no conocida en esta nación y en el mundo.