¿Dónde está ese niño ahora?

Ramón Arias | 21 de diciembre de 2015

La verdad revelada más importante acerca de Jesús se dio alrededor de 700 a.C. al profeta Isaías 9:6-7: 

“Porque un Niño nos ha nacido, un Hijo nos ha sido dado, Y la soberanía reposará sobre Sus hombros. Y se llamará Su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz.  El aumento de Su soberanía y de la paz no tendrán fin. Sobre el trono de David y sobre su reino, Para afianzarlo y sostenerlo con el derecho y la justicia. Desde entonces y para siempre. El celo del Señor de los ejércitos hará esto.” (Isaías 9:6-7)

Este pasaje declara que el gobierno de las naciones estaría sobre Su hombro. Esta es una declaración poderosa; quiere decir que el gobierno de todas las cosas le pertenece a Jesucristo. “El aumento de Su soberanía y de la paz no tendrán fin”. El Niño Jesús establecería Su Reinado como Salvador y Señor, en un mundo dominado por el pecado y la rebelión contra Dios Todopoderoso. Esto significa que en medio de toda la hostilidad y la guerra contra él y Sus seguidores, Su poder, Su gobierno y la paz siguen creciendo.

Jesús vino, “Para afianzarlo y sostenerlo con el derecho y la justicia. Desde entonces y para siempre”. No hay ninguna discontinuidad de Su logro, es un dominio constante hasta que todos Sus enemigos estén bajo Sus pies (Mateo 22:44; Salmo 110:1; 1 Corintios 15:25; Hebreos 2:8). Lo creas o no, ¡Jesús reina sobre el mundo!

Es imposible alcanzar la paz mundial sin reconocer al Rey Jesús. No importa cuantos  intentos y tratados los hombres firmen para lograr la paz, la naturaleza pecaminosa del hombre trae el conflicto. La verdadera paz es el resultado de los gobiernos que están bajo Dios, Él es la única fuente de la ley y el orden (Isaías 33:22). “El aumento de Su soberanía y de la paz no tendrán fin”. El ignorar y / o rebelarse contra los absolutos morales de Dios es darle la espalda a Su ley y al orden; el resultado final es caos sociales, la anarquía, la guerra, las revoluciones y contrarrevoluciones. 

Jesús: Y se llamará Su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz”.  Es una tontería pensar de la paz en la tierra sin Cristo como Salvador, Señor y Rey.

Las siguientes son las palabras del famoso himno, Al Mundo Paz, por el escritor Inglés, Isaac Watts, en 1719. Las palabras se basan en la segunda mitad del Salmo 98, en la Biblia. 

Al mundo Paz, nació Jesús
nació ya nuestro Rey,
el corazón ya tiene luz,
y paz su Santa Grey,
y paz su Santa Grey,
y paz, y paz su Santa Grey.
Al mundo Paz, el salvador
en Tierra reinará
ya es feliz el pecador
Jesús perdón le da
Jesús perdón le da
Jesús, Jesús perdón le da.
 
Al mundo Paz, él gobernará
con Gracia y con poder:
a las naciones probará
su amor y su poder
su amor y su poder
su amor, su amor y su poder.
 

¿Dónde está el Niño Jesús ahora? Él está sentado a la diestra de Dios Padre (Marcos 16:19; Hechos 7:55; Efesios 1:20; Hebreos 8:1; 12:20). También está en la vida de cada persona que verdaderamente ha nacido de nuevo.

A cada persona se le ofrece una nueva vida en Cristo, que es el regalo eterno más grande e incomparable de Dios. El requisito es que cada corazón le prepare un lugar.  La paz, el poder y el gobierno de Cristo comienzan en el corazón de cada individuo. Es la única manera de enfrentar con éxito los desafíos diarios en un mundo de locura y de convulsiones.