Podemos aprender de cada tragedia

Ramón Arias | 7 de diciembre de 2015

No hay duda de que la masacre de San Bernardino, California fue un acto de terrorismo. No fue un acto al azar por un empleado descontento que fue ofendido por la fiesta de Navidad que hemos oído de muchos en los medios de comunicación que distorsionan la situación más allá de cualquier lógica. ¿Te has dado cuenta de las tendencias en crecimiento en los Estados Unidos donde los cristianos son los únicos culpados por casi todo?

¿Qué causó que el FBI anunciara que se trataba de un acto de terrorismo y no violencia en el trabajo? La evidencia es clara a partir de la publicación de una promesa de lealtad al Estado Islámico (ISIS) de uno o ambos de los atacantes, sus intentos de destruir sus rastros digitales, incluso aplastando y destruyendo sus teléfonos celulares, el arsenal de armas y explosivos en la cochera de su casa, el arsenal incluía una docena de bombas caseras de tubo y miles de cartuchos de municiones. Parece que estaban listos para llevar a cabo otros ataques.

Los izquierdistas y sus expertos están haciendo lo que mejor saben hacer, ¡enfocando la culpa en las armas y gritando por un estricto control de armas! No necesitamos más leyes de armas sólo el cumplimiento de las que ya tenemos.

Pocas horas después del tiroteo masivo, Obama no perdió tiempo en exigir reformas al control de armas. Un día después del tiroteo masivo perpetuado por los islamistas radicalizados en San Bernardino, California, la Senadora Barbara Boxer (D-CA) no perdió tiempo y comenzó a empujar la agenda, de nuevo para que se establezcan las enmiendas de control de armas y afirmó que "las leyes sensatas de armas funcionan. Lo hemos demostrado aquí en California. Y no vamos a renunciar". ¡De verdad que esto no se puede inventar! Que le diga eso a las familias que perdieron a un ser querido, que también le diga eso a aquellos que están heridos y que les pregunte cómo esas leyes sensatas de armas les funcionaron para protegerlos. Es inconcebible pensar que hay quienes estuvieron de acuerdo con la Senadora Boxer; ¿verdaderamente son delirantes o hay algo más siniestro en su visión del mundo?

¿Sabías que California tiene algunas de las leyes más estrictas de control de armas en el país? ¿Cómo puede la Senadora Boxer y todos sus compinches explicar esto con sentido común y por qué esas leyes maravillosas no pudieron detener el tiroteo del miércoles? Uno de los terroristas era ciudadano estadounidense y empleado del gobierno sin antecedentes penales.

Sabemos que a los criminales les importan poco las leyes de armas; los religiosos o los ideólogos que tienen una agenda política / religiosa de gran envergadura se han comprometido a llevar a cabo su violencia y les importa poco el estricto control de armas una vez que han determinado que es el momento de utilizar los ataques de estilo militar, como el de San Bernardino, CA.

Estas leyes de armas no están diseñadas para disuadir o detener a los criminales, sino hacer a los ciudadanos respetuosos de la ley más indefensos puesto que les impide estar armados; hay aquellos en el poder que desprecian a las personas que se aferran a sus Biblias y a sus armas de fuego.

La Segunda Enmienda es una disposición para que los ciudadanos respetuosos de la ley se puedan defender contra el crimen, la tiranía y lo que estamos viendo ahora en los actos de terrorismo. Esta es la razón del por qué los alguaciles mismos en todo el país están haciendo el llamando a los residentes de su condado que se armen, incluso el alguacil del condado de Ulster, en el Estado de Nueva York. Los alguaciles tienen razón en favorecer esto pero los expertos políticos, los medios de comunicación y todos los individuos ricos santurrones que quieren desarmar a la población, pero ellos no van a renunciar a sus guardias de seguridad personales que andan armados; están mal, muy mal. Los alguaciles no están solos en pedirle a los ciudadanos respetuosos de la ley que se armen, también lo están haciendo otros funcionarios del gobierno y los candidatos presidenciales, excepto Hillary Clinton, quien se une en el mantra favorita del coro de izquierdistas sobre el "control de armas".

Históricamente, el gobierno no puede garantizar la seguridad de sus ciudadanos y miente en hacer creer a la ciudadanía que mediante el control de la utilización de armas lo están haciendo para la protección de las personas; en realidad, estas medidas son la eliminación de la libertad y la responsabilidad personal. Su verdadero objetivo es el control social total.

En resumidas cuentas, si conectamos los puntos, vamos a encontrar una conexión entre los liberales / progresistas / marxistas / socialistas / comunistas y musulmanes radicales. Ese hilo común es la erradicación del cristianismo en el mundo porque amenaza sus agendas malévolas, pero por supuesto, el giro que le dan es que dicen que los cristianos bíblicos son los malvados. La forma en que avanzan sobre la destrucción del cristianismo varía de país a país.

Los cristianos en Estados Unidos tienen derechos que la mayoría de los otros no tienen en sus naciones. Entre estos derechos está la responsabilidad de ser capaces de defenderse a sí mismos. Eso es lo que hicieron los Padres Fundadores en su tiempo contra la dominación opresiva por la corona británica y este es el legado que dejaron para las generaciones venideras.

¿De dónde salió la idea entre los Fundadores de defenderse para preservar sus libertades dadas por Dios? Se deriva de un entendimiento correcto acerca de lo que Las Escrituras revelan acerca de la defensa a través de la aplicación de la fuerza letal. Muchos teólogos y pastores que están mal informadas sobre la Biblia afirman que la Revolución Americana fue un acto de rebelión contra Dios y la Biblia. El problema con sus argumentos es que no tienen conocimiento de los debates teológicos que se llevaron acabo antes y durante la Revolución Americana. Un pueblo bien informado sobre la Biblia y la historia no será una comida fácil para los lobos rapaces.

Hay mucho que aprender de la última tragedia terrorista y los cristianos tienen la responsabilidad de entender mejor lo que Dios está diciendo y cómo deben interpretar con eficacia los tiempos que vivimos desde Su perspectiva. Y no, no es el fin del mundo; es un tiempo para responder con el compromiso incondicional para hacer la voluntad de Dios en la tierra como en el cielo.

Mientras los  medios principales de comunicación se burlan de peticiones para orar por las familias que perdieron a un ser querido y para los heridos en este último ataque terrorista, no dejemos de orar por ellos. Y oremos para que se dé la próxima Reforma bíblica, realmente es nuestra única esperanza.