La exploración de la verdad sobre la ciudadanía por el derecho de nacimiento

Ramón Arias | 24 de agosto de 2015

No se puede negar que el candidato presidencial Donald Trump está capturando la atención de los estadounidenses con las soluciones audaces que está presentando a la mayoría de los problemas que afligen a la nación. Su declaración acerca de la deportación de los inmigrantes ilegales, a pesar de que tengan niños nacidos en los EE.UU., ha provocado reacciones positivas y negativas; por supuesto, la Decimocuarta Enmienda es el punto focal en ambos puntos de vista. Es un tema bastante sensible que está ganando tracción. A estas alturas, algunos de los otros candidatos presidenciales están del lado de Trump.

Bill O'Reilly, de Fox News, quería educar a Trump en la 14ta. Enmienda al afirmar que "si naces aquí, eres un ciudadano estadounidense". Luego pasó a sustentar su comentario en una decisión unánime de la Corte Suprema de los Estados Unidos que declara que cualquier persona nacida en los EE.UU. es un ciudadano. Por supuesto, O'Reilly pone toda su credibilidad en la rama judicial que ha demostrado ser constitucionalmente equivocada. De todos los casos de inconstitucionalidad, sólo mencionaré dos. En enero de 1973, La Corte Suprema declaró la pena de muerte para los seres humanos inocentes, cuando la madre o ambos padres deciden hacerlo, y el segundo caso es la reciente imposición a la sociedad mediante la redefinición de matrimonio entre personas del mismo sexo.

Bill O'Reilly presume ser un historiador, pero una y otra vez demuestra estar en lo incorrecto, precisamente porque carece de la capacidad para comprender los hechos históricos de manera exacta. Él es unilateral y ¡ay de aquel que lo contradiga! No es el único, la mayoría de los comentaristas de Fox News están de acuerdo con él.

La interpretación de la Constitución no era para los "expertos", fue escrita para que todos pudieran entenderla y saber cuando el gobierno se está saliendo de los límites; y declara cómo la gente puede frenarlo.

Una palabra de advertencia a los cristianos, no malinterpreten la compasión con lo que la Biblia define claramente como el papel de los ciudadanos, inmigrantes, extranjeros, y otros temas relacionados. Sean prudentes, discernidores y en oración adquieran la comprensión para que no sean arrastrados por el torbellino de emociones que están prevaleciendo con respecto a este tema.

El debate en curso traerá a la luz el conocimiento si la 14ta. Enmienda dice que cualquier persona nacida aquí se convierte en un ciudadano estadounidense o no. Una cosa es cierta, que cada nación tiene una definición clara en sus leyes de lo que constituye un ciudadano, y están en su derecho de aplicar esas leyes de la manera que consideren conveniente para proteger a sus ciudadanos. 

Lee el tema siguiente, que se utiliza con autorización, procura tener una mente abierta. Compártelo con tus familiares y amigos: 

La inconstitucionalidad de la ciudadanía por nacimiento a los no estadounidenses la 14ª. Enmienda

Por P.A. Madison
El ex investigador en Estudios Constitucionales
1 de febrero de 2005

Sabemos bien cómo los tribunales y las leyes han pronunciado sobre el tema de los niños nacidos de los no ciudadanos (extranjeros ilegales) dentro de la jurisdicción de los Estados Unidos al declarar que son ciudadanos estadounidenses. Pero ¿qué dice la constitución de los Estados Unidos acerca de la cuestión de dar la ciudadanía estadounidense a cualquiera nacido dentro de sus fronteras? A medida que exploramos la cláusula de la ciudadanía constitucional, como se encuentra en la Decimocuarta Enmienda, no podemos encontrar ninguna autoridad constitucional para conceder dicha ciudadanía a las personas nacidas a los ciudadanos no estadounidenses dentro de los límites de los Estados Unidos de América. 

Todos estamos, o deberíamos estar, familiarizados con la frase que dice: "Todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos, y sujetas a su jurisdicción, son ciudadanos de los Estados Unidos y de los Estados en que residen". Esta puede ser referida como la cláusula de la ciudadanía de la Decimocuarta Enmienda, pero ¿qué significa "sujeto a la jurisdicción"? Jurisdicción puede tomar diferentes significados que pueden tener nada que ver con los límites físicos solamente – y si los legisladores pretenden fronteras geográficas habrían simplemente utiliza el término "límites" en lugar de "jurisdicción", ya que esa era la costumbre en la época cuando hacían distinción entre los límites físicos y alcance de la ley.

Afortunadamente, tenemos la autoridad más alta posible en expediente de responder a esta pregunta de cómo el término "jurisdicción" debería ser interpretado y aplicado, el autor de la cláusula de la ciudadanía, el senador Jacob M. Howard (Michigan) para decirnos exactamente el énfasis para la aplicación prevista como él lo introdujo en el Senado de Estados Unidos en 1866:

Sr. HOWARD: Ahora paso a presentar la resolución conjunta No.127 de la Casa.

En la moción se acordó; y el Senado, como en Comisión Plenaria, se reanudó la consideración de la resolución conjunta (H.R. No. 127) que propone una enmienda a la Constitución de los Estados Unidos.

La primera modificación es a la sección número uno, declarando que todas las personas "nacidas en los Estados Unidos y sujetas a su jurisdicción, son ciudadanos de los Estados Unidos y de los Estados en que residen. No me propongo decir nada sobre ese tema, excepto que la cuestión de la ciudadanía ha sido discutida plenamente en este cuerpo que no se necesita ninguna aclaración más, en mi opinión. Esta enmienda, que he ofrecido es simplemente declarativa de lo que considero como la ley de la nación ya que cada persona nace dentro de los límites de los Estados Unidos, y sujetas a su jurisdicción, es en virtud de la ley natural y la ley nacional un ciudadano de los Estados Unidos. Esto no incluirá, por supuesto, a las personas nacidas en los Estados Unidos que son extranjeros, y foráneos, que pertenecen a las familias de los embajadores o ministros extranjeros acreditados ante el Gobierno de los Estados Unidos, sino que incluirá a todas las demás clases de personas. Se asienta la gran cuestión de la ciudadanía y elimina toda duda en cuanto a cuales personas son o no son ciudadanos de los Estados Unidos. Esto ha sido durante mucho tiempo un gran desiderátum en la jurisprudencia y la legislación de este país. [1] 

Está claro que los autores de la Decimocuarta Enmienda no tenían ninguna intención de dar libremente la ciudadanía estadounidense a cualquiera, simplemente porque pudieron haber nacido en suelo estadounidense, algo que nuestros tribunales han asumido erróneamente. Pero ¿qué exactamente significa "sujeta a su jurisdicción" para los redactores de la Decimocuarta Enmienda? Una vez más, tenemos la dicha de tener constancia de la autoridad más alta para decirnos, el senador Lyman Trumbull, presidente del Comité Judicial, y autor de la Decimotercera Enmienda, y el que insertó la frase:

[L]a disposición es, que "todas las personas nacidas en los Estados Unidos y sujetas a la jurisdicción de la misma, son ciudadanas". Eso quiere decir "sujeto a la jurisdicción completa de la misma". ¿Qué entendemos por "completa jurisdicción de la misma"? No deberle lealtad a nadie más. Eso es lo que significa.

Trumbull continúa: "¿Se le puede demandar a un indio Navajo en la corte? ¿Están en algún sentido sujetos a la jurisdicción completa de los Estados Unidos? De ninguna manera. Hacemos tratados con ellos, y por lo tanto no están sujetos a nuestra jurisdicción. Si ellos lo estuvieran, no haríamos tratados con ellos ... Es sólo a aquellas personas que están completamente dentro de nuestra jurisdicción, y que están sujetas a nuestras leyes, que pensamos en hacerlas ciudadanas, y no puede haber ninguna objeción a la propuesta de que tales personas deben ser ciudadanas. [2]

El senador Howard está de acuerdo con la construcción de Trumbull:

Sr. HOWARD: estoy de acuerdo del todo con el digno senador de Illinois [Trumbull], en lo que sostiene que la palabra "jurisdicción", como aquí se emplea, debe ser interpretada de manera que implicaría una jurisdicción plena y completa por parte de los Estados Unidos, ya sea ejercido por el Congreso, el ejecutivo, o por el departamento judicial; es decir, la misma jurisdicción en extensión y calidad que se aplica a todos los ciudadanos de los Estados Unidos ahora. [3] 

En otras palabras, sólo los niños nacidos de ciudadanos estadounidenses pueden ser considerados ciudadanos de los Estados Unidos, ya que sólo un ciudadano estadounidense podría disfrutar de la "extensión y calidad" de la jurisdicción de un ciudadano estadounidense como lo es ahora. El senador Johnson, hablando en la sala del Senado, ofrece sus comentarios y comprensión de la nueva propuesta de enmienda a la Constitución:

[Ahora], lo que esta enmienda [cláusula de la ciudadanía] ofrece es, que todas las personas que nacen en los Estados Unidos y no están sujetas a alguna potencia extranjera – pues eso, sin duda, es el significado de la comisión que ha llevado el asunto ante nosotros – serán considerados como ciudadanos de los Estados Unidos. Eso parece ser no sólo una sabia provisión sino una disposición necesaria. Si hay que ser ciudadanos de los Estados Unidos debería haber alguna definición cierta de lo que es la ciudadanía, lo que ha creado el carácter de ciudadano entre la persona y los Estados Unidos, y la enmienda dice que la ciudadanía puede depender de nacimiento, y sé que no hay mejor manera de dar lugar a la ciudadanía que el hecho de nacer en el territorio de los Estados Unidos, nacido de padres que en el momento estaban sujetos a la autoridad de los Estados Unidos. [4]

Sin duda en el Senado en cuanto a lo que la cláusula de la ciudadanía significa está evidenciado más por el senador W. Williams:

En un sentido, todas las personas nacidas dentro de los límites geográficos de los Estados Unidos están sujetas a la jurisdicción de los Estados Unidos, pero no están sujetas a la jurisdicción de los Estados Unidos en todos los sentidos. Por ejemplo el niño(a) de un embajador. En cierto sentido, ese niño(a) nacido en los Estados Unidos está sujeto(a) a la jurisdicción de los Estados Unidos, porque si ese niño comete el delito de asesinato, o comete cualquier otro delito contra las leyes del país, hasta cierto punto, está sujeto a la jurisdicción de los Estados Unidos, pero no en todos los aspectos; y así, es con estos indios. Todas las personas que viven dentro de un distrito judicial puede decirse que, en cierto sentido, están sometidos a la jurisdicción de la corte en ese distrito, pero no lo son en todos los sentidos sujetos a la jurisdicción de la corte hasta que son pasados por el proceso adecuado, dentro del alcance del poder de la corte. Entiendo las palabras aquí que, "sujeto a la jurisdicción de los Estados Unidos," para decir total y completamente sometida a la jurisdicción de los Estados Unidos. [5]

El Rep. John Bingham, de Ohio, considerado el padre de la Decimocuarta Enmienda, confirma la comprensión y construcción que los legisladores utilizaron con respecto a la primogenitura y la jurisdicción, mientras hablaban sobre los derechos civiles de los ciudadanos en la Cámara el 9 de marzo de 1866:

[Yo] no hallo falla con la cláusula introductoria [S 61 Bill], que es simplemente declarativa de lo que está escrito en la Constitución, que todo ser humano que nace dentro de la jurisdicción de los Estados Unidos de padres que no le deben lealtad a ninguna soberanía extranjera es, en el idioma de su propia Constitución, un ciudadano por nacimiento ... [6]

Una prueba más convincente de la demanda de lealtad completa requerida para la ciudadanía se puede encontrar en el "Juramento de Naturalización de Lealtad a los Estados Unidos de América", un juramento necesario para convertirse en un ciudadano americano de los Estados Unidos. Se dice en parte:

Por la presente declaro, bajo juramento, que absoluta y enteramente renuncio y abjuro toda lealtad y fidelidad a cualquier príncipe extranjero, potentado, estado o soberanía, de los cuales, o del cual he sido sujeto o ciudadano ...

Por supuesto, este mismo juramento no deja lugar para la doble ciudadanía, pero eso es otro desconocimiento preocupante para nuestros principios nacionales de gobierno moderno. Menos personas están dispuestas a renunciar por completo su lealtad a su país natural de origen, lo que hace aún más una burla de nuestras leyes de ciudadanía. De hecho, recientemente en Los Ángeles se puede encontrar la bandera estadounidense descartada por la bandera de México en la celebración después de tomar el juramento de ciudadanía estadounidense.

Es destacable señalar un fallo por la Corte Suprema en el caso Afroyim v. Rusk, 387 EE.UU. 253 (1967), donde el tribunal descartó por completo el alcance y la intención de la Cláusula de Ciudadanía de la decimocuarta [enmienda] al reemplazarla con su propia Cláusula de Ciudadanía inventada. La corte, en efecto, dictaminó que la decimocuarta enmienda había elevado la ciudadanía a un nuevo derecho protegido por la Constitución, y por lo tanto, impide la cancelación de la ciudadanía de una persona a menos que esté de acuerdo.

Por desgracia para la corte, el senador Howard dispara con eficacia este intento débil de reemplazar a su cláusula con su cosecha propia de la Cláusula de Ciudadanía. En primer lugar, Howard no encuentra ninguna incompatibilidad con la expatriación y Cláusula de Ciudadanía de la decimocuarta, cuando él dice: "Doy por sentado que, cuando un hombre se convierte en un ciudadano de los Estados Unidos en virtud de la Constitución, no puede dejar de ser un ciudadano, sino por la expatriación por la comisión de algún delito por el cual se perderá su ciudadanía". 

En segundo lugar, el senador Howard dice expresamente: "Yo aún no estoy preparado para pasar un acto radical de la naturalización por el cual todos los indios primitivos, salvajes o domesticados, que pertenecen a una relación tribal, han de ser mis conciudadanos y acudir a las urnas y votar conmigo y tener tierras y hacer frente en todos los aspectos que un ciudadano de los Estados Unidos tiene derecho a hacer".

La pregunta plantea: Si Howard no tenía intención de pasar un acto radical de naturalización – ¿cómo puede la corte elevar la Cláusula de Ciudadanía de Howard a un nuevo derecho constitucionalmente protegido que no puede ser quitado, ya que esto sin duda requerirá un acto extenso con lenguaje explícito para enumerar un nuevo derecho constitucional? Recuerde, el tribunal no puede crear derechos nuevos que no están expresamente concedidos por la Constitución.

Un tercer problema para la corte es el hecho de que Howard y Bingham vieron la cláusula de la ciudadanía como simplemente "declarativo" de lo que ellos consideraban "como la ley de la tierra". Esto requiere entonces un vuelo de la fantasía para elevar el propósito expreso de Howard de la inserción de la cláusula de la ciudadanía como la simple eliminación de "toda duda en cuanto a lo que qué personas son o no son ciudadanas de los Estados Unidos", y no para elevar la ciudadanía a un nuevo derecho constitucional protegido. La ciudadanía es un privilegio, no un derecho como por ejemplo el derecho a la libertad de religión es, y por lo tanto, puede ser quitado al igual que cualquier otro privilegio puede ser.

James Madison define quien buscaba Estados Unidos para ser ciudadanos entre nosotros, junto con algunas palabras de sabiduría:

Cuando estemos considerando las ventajas que pueden derivarse de un modo fácil de naturalización, debemos también considerar las precauciones necesarias para protegerse contra el abuso. Es sin duda muy deseable que tendamos tantos alicientes como sea posible para que la parte digna de la humanidad llegue y se instale entre nosotros, y lance sus fortunas en un destino común con la nuestra. Pero ¿por qué es esto deseable? No sólo para engrosar el catálogo de la gente. No, señor, es para incrementar la riqueza y la fuerza de la comunidad; y las personas que adquieran los derechos de la ciudadanía, sin aumentar la fuerza o la riqueza de la comunidad no son las personas que nos hace falta. [7]

¿Que significa todo esto?

En pocas palabras, significa esto: La Constitución de los Estados Unidos no otorga la ciudadanía al nacer a cualquiera que suele nacer dentro de las fronteras estadounidenses. Es la lealtad (jurisdicción completa) de los padres biológicos del niño en el momento de nacimiento que determina la nacionalidad del niño – ubicación no geográfica. Si los Estados Unidos no tiene jurisdicción completa, por ejemplo, para obligar a los padres de un niño al Servicio de Jurado – entonces los EE.UU. no tiene total y completa jurisdicción demandada por la Decimocuarta Enmienda para que su hijo sea un ciudadano de los Estados Unidos por nacimiento. ¿Cómo podría posiblemente ser de otra manera?

Los legisladores tuvieron éxito en su deseo de eliminar toda duda en cuanto a qué personas son o no son ciudadanas de los Estados Unidos. También lograron en hacer que su intención y construcción fuera clara para las futuras generaciones de las cortes y el gobierno. Si nuestro gobierno o los tribunales comenzaran a honrar y respetar la ley suprema de la tierra a la cual están obligados por juramento, es otra cuestión muy preocupante. 

Nota a pie de página

[1]. Congreso Globe, Congreso 39o (1866) pág. 2890
[2]. Id. en 2893
[3]. Id. en 2895
[4]. Id. en 2893
[5]. Id. en 2897
[6]. Id. en 1291
[7]. James Madison en la Regla de Naturalización, 1er Congreso, 3 de febrero de 1790.